martes, 4 de junio de 2013

¿Cómo de comunes son las tierras alrededor de pequeñas estrellas?



La misión Kepler ha revolucionado el estudio de las estadísticas sobre exoplanetas mediante el incremento del número de planetas extrasolares conocidos y candidatos a planeta en factor de cinco, y mediante el descubrimiento de sistemas con periodos orbitales mayores y radios planetarios menores que cualquier estudio previo sobre exoplanetas. Hay por supuesto un considerable interés en la localización de planetas de tamaño terrestre situados en las zonas de habitabilidad de sus estrellas, esto es, con órbitas que permiten temperaturas superficiales adecuadas para la existencia de agua en forma líquida -un prerequisito para el desarrollo de la vida-.

Resulta que pequeñas estrellas, denominadas enanas de tipo M cuyas masas son alrededor de la mitad de una masa solar y cuyas temperaturas superficiales rondan los 4.000 K, son mucho más numerosas que las estrellas de tipo solar -cerca de veinte veces-. La caza de planetas de tamaño terrestre alrededor de estrellas enanas de tipo M, es por ello, de particular interés. Aunque la idea de buscar planetas habitables alrededor de enanas de tipo M había sido discutida hace ya 15 años, las posibilidades se consideraron bajas por dos motivos. El primero, debido a que la estrella es más fría y menos luminosa que el Sol, el planeta necesitaría estar más cerca de la estrella para tener una temperatura superficial más adecuada, pero entonces por efectos gravitatorios mostraría siempre la misma cara a la estrella (como la Luna, que siempre muestra la misma cara a la Tierra). Con una cara perpetuamente orientada (y la otra cara en dirección opuesta) a la estrella, la superficie planetaria  podría ser tanto muy caliente como muy fría [en la cara opuesta]. La segunda dificultad era que las pequeñas estrellas tienden a tener erupciones, afectando posiblemente la atmósfera planetaria.

Nuevos estudios, sin embargo, sugieren que regiones habitables adecuadas para algún planeta podrían haberse desarrollado en estas situaciones. Dado que hay muchas más pequeñas estrellas, y dado que es mucho más sencillo el estudio de planetas transitando debido a que están más cercanos y tienen periodos orbitales menores, un equipo de científicos de la misión Kepler ha comenzado a centrarse en el estudio de exoplanetas alrededor de pequeñas estrellas. Los astrónomos Courtney Dressing y David Charbonneau del CfA, han presentado sus conclusiones en el ejemplar del Astrophysical Journal de este mes. Usando el Kepler, han identificado 64 estrellas enanas con 95 candidatos a planetas (todavía esperando confirmación). Este ejemplo es lo suficientemente grande para alcanzar algunas conclusiones estadísticas: de media cada 6 estrellas pequeñas podrían albergar un planetas de tamaño terrestre en su zona habitable; y con un 95% de confianza, debido a que las estrellas pequeñas son tan comunes, el planetas más cercano situado en la zona de habitabilidad podría situarse a menos de 15 años luz de la Tierra.

[Fuente del artículo: Phys.org]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada