miércoles, 24 de julio de 2013

¿Por qué no hay olas en los lagos de Titán?

En Titán no se han detectado olas
Uno de los descubrimientos más importantes de los últimos 10 años ha sido descubrir que la superficie de Titán es muy parecida a la de la Tierra. Al igual que nuestro planeta azul, Titán está salpicado de mares y lagos, posee ríos, canales, islas, nubes de lluvia y hasta tal vez, arcos iris. Esta luna gigante es innegablemente húmeda.

Pero el líquido presente en Titán no es agua. Con una temperatura superficial de -290 grados F, esta luna se encuentra muy fría como para mantener agua líquida. Los investigadores creen que el líquido presente en Titán está compuesto por una mezcla de metano, etano y otros hidrocarburos.

La idea de que Titán es un mundo húmedo es ampliamente aceptada por los científicos planetarios. Basta con contemplar las imágenes obtenidas por la sonda Cassini para percatarnos de ello. Desde el año 2004, la sonda ha sobrevolado esta luna más de 90 veces y su rádar ha cartografiado su superficie. Y la sonda Huygens de la ESA aterrizó en la propia luna en el año 2005, descendiendo a través de sus húmedas nubes hasta aterrizar en su superficie.

Sin embargo, algo ha estado inquietando a Alex Hayes, un científico planetario del equipo del rádar de la Cassini en la Universidad Cornell.

"Si Titán es realmente tan húmedo", se pregunta, "¿Dónde están las olas?".

Lagos en Titán fotografiados por Cassini

En nuestro planeta, las superficies líquidas raramente están quietas. El viento sopla a través de ellas generando no sólo una rugosidad superficial, sino también a las conocidas olas. Sin embargo, en Titán, las superficie de los lagos son extremadamente suaves, sin la acción de un oleaje perceptible a escala milimétrica, de acuerdo con los datos de rádar de la Cassini.

"Sabemos que hay viento en Titán", dice Hayes. "Las magníficas dunas de arena de la luna lo demuestran."

 Además, la gravedad de Titán es del sólo 1/7 partes la terrestre, por lo que ofrecería poca resistencia a la actividad del viento sobre los lagos. Así que es un misterio el por qué no se observan olas en la luna.

Los investigadores han barajado varias hipótesis.

La primera es que los lagos estén congelados. Pero Hayes cree que esto es poco probable porque se han detectado precipitaciones y las temperaturas superficiales están por encima del punto de fusión del metano.

Luz reflejada en un lago de la luna
Otra hipótesis, es que los lagos esté cubiertos con una sustancia similar al alquitrán que amortiguaría los movimientos de las olas. Esta teoría no se puede descartar todavía.

Teniendo en cuenta la gravedad de Titán, la baja viscosidad de los hidrocarburos líquidos, la densidad de la atmósfera de la luna, y otros factores, se calcula  que la velocidad del viento en Titán tendría que ser la suficiente como para provocar olas.

Esto sugiere una tercera posibilidad: que los vientos no han soplado lo suficientemente rápidos. Desde que Cassini llegó a Saturno en 2004, el hemisferio norte de Titán (donde se encuentran la mayoría de los lagos) está atrapado en las garras del invierno. El aire frío, más pesado, apenas se movería, por lo que rara vez se alcanzaría el umbral necesario para crear olas.

Pero ahora las estaciones están cambiando. En agosto de 2009 el Sol cruzó hacia el norte del ecuador de Titán. Se acerca el verano al hemisferio norte, por lo que la luz, el calor y el viento se aproximan a los  lagos de Titán.

"De acuerdo con los modelos climáticos, los vientos serán más rápidos a medida que nos acercamos al solsticio en 2017 y deberían ser lo suficientemente fuertes como para crear ondas en la superficies de los lagos", dice.

Si las olas aparecieran, Cassini podría detectarlas. Los datos de rádar nos darían muchos datos sobre ellas: dimensiones, viscosidad de los fluidos adyacentes, composición química, velocidades,..., lo que nos ayudaría a crear modelos climáticos de Titán.

Hayes está muy entusiasmado. "Para conocer la oceanografía de otro mundo, todo lo que necesitamos son mares agitados".



Más información en el enlace.


7 comentarios:

  1. Gracias, Verónica, no cesas de darnos a conocer curiosas y sorprendentes noticias! Me encanta este blog! ^_^

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que esta noticia es muy curiosa. A muchas personas les sorprende cuando leen que la Antártida es uno de los lugares más secos de la Tierra. Como alli el agua está congelada, no se sublima para formar las nubes de lluvia,por lo que no hay precipitaciones. Los vientos también sufren las consecuencias de este frío ambiente. Podemos tomar a la Antártida como un símil con lo que ocurre en Titán.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Wow! Un mundo apasionante y sorprende la no existencia de olas!
    Tras la anterior noticia sobre exoplanetas alrededor de sistemas binarios, segunda astro-sorpresa del día!
    ^_^

    Un saludo,
    Fran

    ResponderEliminar
  4. Apasionante Titán, me encantaría poder ver esos lagos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente en la actualidad no hay ninguna misión encaminada a pasarse de nuevo en Titán.
      Un saludo!

      Eliminar
  5. Todos estos valiosos hallazgos en nuestro sistema solar, nos deberían hacer recapacitar y valorar, tanto la fauna, flora de nuestro Planeta que es el único en nuestro sistema solar, que se creo a la distancia precisa y perfecta, para originar la diversidad de vida que existe.
    Sin duda, la Tierra es un mundo perfecto.

    ResponderEliminar