lunes, 9 de septiembre de 2013

El asteroide Steins en 3D


Esta semana se cumplen cinco años de la aproximación de Rosetta al asteroide Steins, en su camino hacia el cometa Churyumov-Gerasimenko. La sonda europea alcanzará su objetivo el año que viene, tras una década de viaje.

Esta imagen está basada en los datos recogidos por Rosetta durante su aproximación al asteroide Steins el 5 de septiembre de 2008, cuando pasó a 800 kilómetros de esta roca de 5 km de diámetro y forma de diamante.

Para apreciarla en todo su esplendor, se recomienda utilizar gafas anaglifo con filtros rojo y verde o rojo y azul.

En la superficie del asteroide se pueden distinguir unos 40 cráteres de impacto, entre los que destacan el gran cráter de la parte ‘superior’, de 2 kilómetros de diámetro y 300 metros de profundidad, y la cadena de cráteres que lo conectan con el polo norte del asteroide (parte inferior, en esta imagen).


Desde aquella, Rosetta visitó el asteroide Lutecia en julio de 2010 y actualmente se encuentra en modo de hibernación mientras surca el espacio profundo. Se despertará a finales de enero de 2014 para empezar a prepararse para su encuentro con el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, al que llegará unos meses más tarde.

Rosetta acompañará a este cometa en su órbita alrededor del Sol, estudiando por primera vez cómo se transforma su superficie helada bajo el calor del Sol.

La misión también cuenta con un módulo de aterrizaje, Philae, que se posará sobre la superficie del cometa en noviembre de 2014, en una maniobra sin precedentes.

Se piensa que los cometas son los elementos constitutivos del Sistema Solar primitivo, y es probable que ayudasen a ‘sembrar’ la Tierra con agua, el ingrediente fundamental para la vida tal y como la conocemos.

Al estudiar los componentes sólidos y gaseosos de los cometas, Rosetta nos ayudará a comprender mejor el papel que jugaron en la evolución de nuestro Sistema Solar.





Enlace original: ESA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada