miércoles, 27 de noviembre de 2013

Cometa ISON: una historia con tres finales posibles

Mike Hankey, de Auberry, California
El cometa ISON se encuentra ahora dentro de la órbita de la Tierra y se precipita de cabeza hacia el Sol para culminar en un encuentro ardiente el 28 de noviembre. El cometa está montando un buen espectáculo para los observadores de todo el sistema solar, en especial después de una explosión que tuvo lugar el 13/14 de noviembre, la cual aumentó el brillo del cometa 10 veces más. Las naves de la NASA y los astrónomos aficionados están tomando fotografías nítidas de la fina atmósfera verde del cometa y de la cola repentinamente descontrolada.

Debido a que el cometa ISON nunca antes había pasado por el sistema solar interior (nos visita por primera vez desde la lejana nube de Oort), los expertos no están seguros de lo que sucederá después. ¿Podrá el cometa sobrevivir a su acercamiento al Sol el Día de Acción de Gracias? ¿Aparecerá como un objeto brillante visible a simple vista?

El astrónomo del Observatorio Lowell, Matthew Knight, quien es miembro de la Campaña de Observación del Cometa ISON, de la NASA, presenta algunas de las posibilidades.

“He agrupado los resultados posibles en tres escenarios, que se analizan en orden cronológico”, dice Knight. “Es importante tener en cuenta que no importa lo que pase, ahora que el cometa ISON ha ingresado a la órbita de la Tierra, cualquiera de estos o todos estos escenarios son científicamente emocionantes. Vamos a aprender mucho, sin importar lo que suceda”.

1 Desintegración espontánea antes del Día de Acción de Gracias

El primer escenario, que podría suceder en cualquier momento, es que el cometa ISON se desintegre espontáneamente. Una pequeña fracción (menos del 1 %) de los cometas se ha desintegrado, sin razón aparente. Ejemplos recientes incluyen al cometa LINEAR (C/1999 S4), en el año 2000, y al cometa Elenin (C/2010 X1), en el año 2011. El cometa ISON está llegando a la región del espacio, dentro de las ~0,8 UA (Unidades Astronómicas) del Sol, donde cometas de este tipo se han desintegrado.

El cometa ISON está siendo observado por una gran variedad de telescopios en la Tierra y más allá. Si efectivamente se desintegra, sería el caso de desintegración más observado en la historia y probablemente aporte una vasta cantidad de nueva información sobre cómo mueren los cometas.

2 Muerte por quemaduras de Sol cerca del Día de Acción de Gracias

Suponiendo que el cometa ISON sobreviva intacto las próximas semanas, se enfrenta a un reto aún más difícil: trasladarse alrededor del Sol. En su máximo acercamiento al Sol, la temperatura de equilibrio del cometa se acercará a los 5000 °F, lo que es suficientemente caliente como para causar que la mayor parte del polvo y de la roca que hay en la superficie de ISON se vaporicen.

Aunque pueda parecer increíble que algo sobreviva a este infierno, la velocidad a la que el cometa ISON probablemente pierda masa es relativamente pequeña en comparación con el tamaño real del núcleo del cometa. Para sobrevivir, ISON tiene que tener un ancho de 200 metros; las estimaciones actuales señalan que su medida está en un rango de 500 metros a 2 kilómetros. El hecho de que el cometa se está moviendo muy rápidamente ayuda, ya que no estará expuesto a temperaturas tan extremas durante mucho tiempo.

Lamentablemente para el cometa ISON, se enfrenta a un doble riesgo con su proximidad al Sol: incluso si sobrevive a la rápida vaporización de su exterior, se acerca tanto al Sol que la gravedad del mismo podría hacerlo pedazos.

Sin embargo, los cometas destruidos pueden ser también espectaculares. Otro cometa rasante del Sol, llamado Lovejoy, por ejemplo, pasó a 100.000 millas de la superficie del Sol en diciembre de 2011. Lovejoy se desintegró, formando así una larga cola de polvo que asombró a los observadores en la Tierra.


3 Supervivencia

El último caso es el más sencillo: el cometa ISON sobrevive a su paso rasante por el Sol y emerge con material nuclear suficiente para continuar como un cometa activo. Si el cometa ISON sobrevive intacto, lo más probable es que pierda suficiente polvo cerca del Sol como para producir una cola bonita. En el mejor de los casos realistas, la cola se extendería por decenas de grados e iluminaría el cielo de las primeras horas de la mañana como lo hizo el cometa McNaught (C/2006 P1), en el año 2007.

El mejor de los casos posibles sería que el cometa ISON se divida un poco; por ejemplo, en algunas piezas de gran tamaño. Esto arrojaría suficiente material extra como para que el cometa se vea muy brillante desde la Tierra y, al mismo tiempo, brindaría a los astrónomos piezas de un cometa para estudiar durante los próximos meses.

“Claramente espero con ansías que se produzca el escenario 3”, dice Knight.

“Pase lo que pase, vamos a estar contentos”, pronostica. “Mediante el uso del mayor despliegue de telescopios de la historia, los astrónomos tienen la oportunidad de estudiar un cometa único, que ha emprendido un viaje de 4500 millones de años de congelación profunda hacia un paso rasante por el horno solar”.

“Estén atentos”, dice, “porque este viaje recién comienza”.


Enlace original: NASA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada