lunes, 11 de noviembre de 2013

El módulo de aterrizaje de la ExoMars llevará el nombre del científico Giovanni Schiaparelli

ExoMars es un proyecto conjunto de la ESA y de la agencia espacial rusa, Roscosmos, y está formado por dos misiones que partirán hacia Marte en los años 2016 y 2018.

La misión de 2016 estará compuesta por el Satélite para el estudio de Gases Traza y por el módulo Schiaparelli, y la de 2018 por el vehículo de exploración ExoMars, su módulo de transferencia y la plataforma de superficie. Juntos, el satélite y el vehículo de exploración buscarán pruebas de la existencia de vida en el pasado o en el presente del planeta.

Schiaparelli pondrá a prueba tecnologías claves para Europa realizando un aterrizaje controlado sobre la superficie de Marte. El módulo ingresará en la atmósfera marciana a 21.000 km/h y utilizará paracaídas y retrocohetes para reducir su velocidad en menos de ocho minutos hasta unos 15 km/h.

El módulo recogerá datos sobre la atmósfera marciana durante las fases de entrada y descenso y estudiará el entorno local del punto de aterrizaje, situado en una llanura conocida como Meridiani Planum.

La misión de 2016 llegará a Marte en plena temporada de tormentas de polvo, por lo que los datos recogidos por el módulo de descenso serán de gran utilidad para mejorar los modelos de la atmósfera y comprender mejor los mecanismos que desencadenan este tipo de tormentas.

“Si tenemos en cuenta la importancia de las observaciones de Marte realizadas por Giovanni Schiaparelli, el poner su nombre al módulo de ExoMars que preparará el camino para la futura exploración del Planeta Rojo fue una decisión muy sencilla”, explica Álvaro Giménez, Director de Ciencia y Exploración Robótica de la ESA.

Un grupo de científicos italianos propuso el nombre de Schiaparelli al presidente de la agencia espacial italiana, que a su vez trasladó la propuesta a la ESA. Italia realiza la mayor contribución europea al programa ExoMars.

Giovanni Virginio Schiaparelli (1835-1910) fue un reconocido científico que dedicó gran parte de su carrera a catalogar y bautizar los principales accidentes geográficos de la superficie de Marte. Schiaparelli estudió el Planeta Rojo durante la ‘Gran Oposición’ de 1877, cuando Marte se encontraba relativamente cerca de la Tierra. A través de su telescopio, observó una serie de líneas que recorrían la superficie del planeta y, asumiendo que eran cauces naturales de agua, los bautizó con el término italiano ‘canali’.

Esta denominación se tradujo erróneamente como ‘canales’, dando lugar a la falsa creencia de que existía una red de canales de regadío en Marte, excavados por una civilización inteligente.

Muchas de las líneas observadas por Schiaparelli y por otros astrónomos, entre los que también destaca Percival Lowell, resultaron ser ilusiones ópticas producidas por el telescopio. No aparecían en las primeras fotografías de la superficie del Planeta Rojo, y la llegada de las sondas espaciales en la década de los 60 confirmó que Marte era el lugar árido y frío que conocemos hoy en día.

De todas formas, la exploración de Marte con vehículos espaciales, entre los que destaca la sonda Mars Express de la ESA, confirmó que el agua sí había fluido de forma natural por cauces y valles del Planeta Rojo en algún momento de su pasado, respaldando en cierta medida la hipótesis inicial de Schiaparelli. El astrónomo italiano sentó las bases para documentar los accidentes geográficos de otros planetas, y muchos de los nombres que utilizó para bautizar los paisajes marcianos siguen utilizándose en la actualidad.

Schiaparelli también es conocido por descubrir que las lluvias de meteoros que cada año parten de una región concreta del firmamento se producen cuando la órbita de la Tierra intercepta los rastros de escombros dejados por los cometas que surcan el Sistema Solar, y por medir con precisión los periodos de rotación de Venus y Mercurio. Schiaparelli también era un fuerte defensor de la divulgación científica, escribiendo varios libros de astronomía y dando charlas al gran público.

“Schiaparelli es reconocido internacionalmente por su dedicación a las ciencias planetarias y a la divulgación científica, y por ello queremos conmemorar sus logros poniendo su nombre a una parte fundamental de la misión ExoMars”, explica Rolf de Groot, Responsable de la Oficina de Coordinación para el Programa de Exploración Robótica de la ESA.

“El módulo Schiaparelli preparará la tecnología necesaria para aterrizar en Marte, tomará muestras de la atmósfera y nos ayudará a comprender mejor el entorno local de una nueva región del planeta – una exploración que Schiaparelli sólo podría haber soñado hace más de 135 años, cuando empezó a trazar sus bocetos del Planeta Rojo”.


El módulo demostrador de entrada, descenso y aterrizaje de la misión ExoMars 2016 ha sido bautizado con el nombre de ‘Schiaparelli’ en honor al astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli, conocido por cartografiar la superficie del Planeta Rojo en el siglo XIX.



Enlace original: ESA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada