viernes, 29 de noviembre de 2013

ISON: ¿Sigue vivo?

ISON: ¿estás ahí?

¿Qué queda del cometa después de su paso por el perihelio?

Las observaciones desde tierra, permitirán conocer si conserva su núcleo.

ISON pudiera estar “vivo”. Es difícil conocer su actual estado, precisar si solo ha sobrevivido la cola o todavía queda algo del núcleo helado del cometa. Las únicas imágenes disponibles son las proporcionadas por los telescopios solares espaciales (principalmente SOHO, ver imagen) que no tienen resolución suficiente para poder distinguir detalles de la condensación central más brillante donde normalmente se encuentra el núcleo de los cometas. La única conclusión posible con los datos disponibles es que ISON sigue vivo,  pero no sabemos en qué estado.

Desde el Observatorio del Teide, el único telescopio que pudo realizar un seguimiento de ISON, cerca del perihelio, fue el Telescopio Solar THEMIS (INSU-CNRS, Francia).

THEMIS intentó su detección el día 27 de noviembre, justo un día antes del paso por el perihelio. "Estamos observando una estrella de magnitud 5 al lado del cometa ISON. La vemos en pleno día , pese a su cercanía al Sol. En cambio, no hay ni rastro del cometa. Eso quiere decir que o bien tiene una magnitud inferior a  5, o bien no tiene núcleo y la luz está repartida por una zona amplia de forma más o menos homogénea." comenta Arturo López Ariste astrónomo de THEMIS.


“El cometa ha reaparecido después del paso por el perihelio. A pesar de las altas temperaturas y la intensa radiación solar las cámaras del Telescopio Solar Espacial SOHO han detectado a ISON después del perihelio. Es difícil predecir lo que puede suceder en los próximos días pero es muy probable que podamos detectar la cola del cometa en los próximos días desde tierra” comenta Serra-Ricart. “Debemos volver a dirigir las miradas al cielo de madrugada. Suponiendo que el cometa tenga un brillo parecido a los días antes del perihelio, el cometa volverá a ser visible a partir del día 4-5 de diciembre justo una hora antes del amanecer. La expectación es muy grande pues no sabemos la imagen que nos ofrecerá ISON” añade Serra-Ricart.   

“Aún es pronto para certificar la destrucción del núcleo de ISON; la información que tenemos no es concluyente. Como era de esperar la cola sigue ahí. Está formada por el polvo y gas que salió del cometa antes del encuentro y aunque el núcleo estuviera destruido y el cometa por tanto no emitiera más polvo, seguiríamos viendo esta cola durante días hasta que el polvo se disperse en el espacio”, asegura Javier Licandro astrofísico del IAC.

“El hecho de que con Themis no detectaran la región central del cometa, donde se encuentra el objeto en sí mismo, es significativo. Indica que si el núcleo sobrevivió, no está emitiendo grandes cantidades de polvo. Si así fuera deberíamos ver una condensación central muy brillante. Parece en cambio que esa zona de la cabellera del cometa está muy difuminada, dando a entender que el polvo en ella está muy disperso y que es mayoritariamente, por tanto, polvo emitido hace ya algunos días. Podría ser entonces que el núcleo se ha destruido y no hay nada emitiendo, o que lo que queda de él es muy pequeño. Para saberlo sólo nos queda seguirlo observando y esperar unos días a ver como evoluciona y en particular, a verlo cuando se aleje del Sol con telescopios que permitan ver en mayor detalle la cabellera del cometa” observa Javier Licandro.

Para conocer el desenlace final, deberemos esperar las observaciones desde tierra. Será entonces cuando realmente podremos saber si ISON conserva, o no, un núcleo.




Enlace original: IAC

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada