viernes, 24 de mayo de 2013

Hubble descubre la auténtica estructura de la Nebulosa del Anillo


Uno de los objetos más destacados del firmamento es sin duda la nebulosa planetaria M57, más popularmente conocida como Nebulosa del Anillo. Esta popular nebulosa, observable con pequeños telescopios, está situada en la constelación de Lyra, a unos 2.000 años luz de distancia. Las nebulosas planetarias se forman cuando al final de sus vidas, las estrellas expulsan las capas exteriores de su atmósfera.

Ahora, el Telescopio Espacial Hubble (HST) de la NASA ha mostrado la verdadera estructura de esta nebulosa. En la imagen se ve la combinación de la imagen tomada en el visible por el Hubble y en infrarrojo tomada por el Large Binocular Telescope en Arizona. La región azulada corresponde a helio excitado por la radiación de la enana blanca (estrella central)

Se ha estimado que la nebulosa se creó hace unos 4.000 años y que seguirá siendo visible durante al menos otros 10.000, cuando finalmente se disipe complemente y quede mezclada con el medio interestelar. Para dicha estimación se ha realizado una comparación con observaciones (realizadas también por el Hubble) de 1998, estimándose que se expande a una velocidad de 69.000 kilómetros por hora.

Se puede consultar más información en el enlace de la NASA.

miércoles, 22 de mayo de 2013

Recorriendo Marte con Opportunity



En este vídeo se recogen 309 imágenes capturadas por el róver Opportunity durante su travesía marciana de tres años, desde el cráter Victoria hasta el cráter Endeavour.

Marte: todo lo que tienes que saber del planeta rojo. Parte 3ª: geología marciana.

Características geológicas de Marte

Ahora nos centraremos un poco más en las peculiaridades geológicas del planeta rojo. ¿Qué tiene Marte que lo hace tan diferente y especial entre los planetas del Sistema Solar?

Entre el pico más elevado del planeta y la cuenca más profunda del planeta rojo, encontramos una diferencia de 30.000 metros. El punto más bajo del planeta es la inmensa cuenca de impacto Hellas, cuyo borde exterior está marcado por un anillo de montañas de más de 1.000 kilómetros de ancho. Este cráter se excavó durante el bombardeo intenso, y buena parte del enorme volumen de roca arrancada contribuyó a formar el elevado terreno circundante.


El punto más alto es el Monte Olympo, que se eleva hacia el cielo 25.000 metros, lo que lo sitúa por encima de la mayor parte de la atmósfera marciana.

En este mapa que se recoge la altura de los terrenos marcianos, se puede contemplar la diferencia de alturas entre los hemisferios marcianos. En la parte inferios izquierda se observa la cuenca Hellas y en la superior derecha el monte Olympo.


Pero tal vez el rasgo geográfico más importante de Marte lo constituya la gran diferencia de altura entre el terreno del hemisferio norte y el del sur. Las regiones montañosas del sur son muy frías y están muy craterizadas desde el bombardeo, mientras que la cuenca norte es sobre todo llana y uniforme, lo que delata su juventud.

La Luna sale sobre la Tierra



La sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) captó el 3 de marzo de 2005 a la Luna elevándose por encima de las nubes que cubren el océano Pacífico. La imagen, facilitada ahora por la ESA, se tomó pocos minutos antes de que la nave pasara a 1.950 km de la Tierra, su máximo acercamiento a nuestro planeta durante su viaje hacia el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Nuestro satélite aparece bastante oscuro en la fotografía, con su ‘océano’ de las Tormentas de frente.


Enlace original: SINC.

lunes, 20 de mayo de 2013

¿Cómo suena un púlsar?

Un pulsar es una estrella de neutrones altamente magnetizada, con un radio de 10 a 15 km, teniendo una masa mucho más grande que el Sol, el cual tiene un radio de aproximadamente 1 millón de kms. La radiación emana por los polos magnéticos y estos pulsos de radiación son recibidos mientras cruzan la Tierra, de la misma forma como el rayo de un faro. Son uno de los mejores relojes conocidos por la humanidad.

Este sonido corresponde directamente a ondas de radio emitidas por un púlsar.


Detectados neutrinos muy energéticos en la Antártida

El telescopio de neutrinos IceCube, situado en la Antártida, ha informado de la detección de 28 neutrinos de alta energía que podrían tener su origen en fuentes cósmicas. Dos de ellos alcanzaron energías superiores a 1 petaelectronvoltio (PeV), miles de veces mayores que las de los neutrinos producidos en aceleradores de partículas. El hallazgo respalda la construcción de un telescopio similar en el hemisferio norte, el KM3NeT, un proyecto en el que participan científicos españoles.

Un total de 28 neutrinos de alta energía han sido capturados por IceCube entre mayo de 2010 y mayo de 2012, coincidiendo con la estancia en la base antártica del físico Carlos Pobes, primer winter over español en hacerse cargo de este telescopio de neutrinos en el invierno antártico.

La colaboración internacional de IceCube ha presentado estos resultados durante una conferencia en la Universidad Wisconsin–Madison (EE UU).

Según los expertos de IceCube, los eventos detectados son incompatibles con los que se esperarían si los neutrinos tuvieran un origen atmosférico, aunque todavía es pronto para especular sobre la fuente de estas partículas. Estos resultados amplían las primeras detecciones de neutrinos altamente energéticos realizadas en abril de 2012, y se publicarán próximamente.

Un antiguo oasis sobrevive bajo tierra durante dos mil millones de años


Un equipo de científicos británicos y canadienses ha encontrado agua con 2.640 millones de años de antigüedad en una mina de Timmins (Ontario, Canadá), según revelan los análisis isotópicos. El estudio, que publica esta semana la revista Nature, evidencia que los depósitos de agua pueden permanecer aislados en las profundidades de la corteza terrestre –a 2,4 km bajo la superficie en este caso– durante millones de años. Los investigadores plantean que estos sistemas podrían ser un reservorio para los seres vivos, por lo que el descubrimiento abre nuevos interrogantes sobre la conservación, evolución y propagación de la vida a escalas de tiempo planetarias.


Enlace original: SINC.

Marte: todo lo que tienes que saber del planeta rojo. Parte 2ª: Atmósfera marciana.

Atmósfera de Marte


La atmósfera de Marte está compuesta por las siguientes divisiones:

    -Baja Atmósfera: Es cálida, afectada por el calentamiento del polvo en suspensión y el suelo.
    -Atmósfera media: Marte tiene una corriente de chorro que fluye en esta región.
    -Atmósfera superior, o termosfera: Esta región tiene temperaturas muy altas causadas por el calor del Sol. En este nivel, los gases empiezan a separarse el uno del otro en lugar de fusionarse, tal como ocurre en la atmósfera inferior.
   - Exosfera: 200 km o más. Esta región es donde se delimitan los últimos vestigios de la atmósfera y el espacio. No hay un límite claro debido a que el gas es extremadamente delgado.

El componente principal de la atmósfera de Marte es el dióxido de carbono (CO2). Durante el invierno polos marcianos entran en un período de oscuridad continua, lo que enfría la superficie de tal manera que el 25% de CO2 en la atmósfera se condensa en dióxido de carbono sólido (hielo seco) que forma una capa de hielo en los polos. Cuando los polos vuelven a exponerse a la luz solar durante el verano marciano, se sublima el CO2 congelado, regresando a la atmósfera. Este proceso conduce a una gran variación de la presión atmosférica y a la composición en torno a los polos marcianos.

La atmósfera de Marte está considerablemente enriquecida con el gas noble argón, especialmente en comparación con otras atmósferas de otros planetas en el Sistema Solar. A diferencia del dióxido de carbono, el argón no se condensa, por lo que la cantidad total de argón en la atmósfera es constante. Sin embargo, las concentraciones locales pueden variar debido al flujo de dióxido de carbono de un lugar a otro. Los últimos datos de satélite muestra un aumento del argón en la atmósfera sobre el polo sur en el otoño, que se disipa en la primavera siguiente.

Otros aspectos de la atmósfera marciana varían significativamente. Con la sublimación del dióxido de carbono durante el verano, el viento marciano sufre ráfagas de gas que alcanzan una velocidad de alrededor de 250-400 km / h. Estas tormentas estacionales llevan grandes cantidades de vapor de agua y polvo en las nubes cirros se elevan las nieblas de forma similar a como lo hacen en la Tierra. Estas nubes de hielo de agua fueron fotografiadas por el Opportunity en 2004.

Animación de nubes de hielo moviéndose en el sitio de amerizaje del Phoenix

domingo, 19 de mayo de 2013

Marte: todo lo que tienes que saber del planeta rojo. Parte 1ª: Características y observación.

Características generales del planeta rojo




 Observación de Marte


Si hay un cuerpo en el Sistema Solar que ha recibido la atención de los astrobiólogos, es Marte. Durante largos periodos de tiempo se ha aceptado la existencia de formas de vida en su superficie, con variaciones estacionales de vegetación. Los defensores más célebres de esta creencia fueron los astrónomos Percival Lowell y Giovanni Schiaparelli.

El mapa de Marte publicado por Schiaparelli en 1888.

viernes, 17 de mayo de 2013

Observando impactos en la Luna


Son conocidas por todos las lluvias de estrellas. Pequeños meteoros impactan contra la atmósfera terrestre volatilizándose y dejando a su paso un destello de luz. Pero muchos astrónomos aprovechan estos fenómenos para observar cómo impactan estos pequeños cuerpos contra la superficie de la Luna. En el vídeo superior se puede ver un impacto detectado el pasado 17 de marzo junto a una explicación del fenómeno.

El baile de las lunas y los anillos


En el gif superior se puede apreciar a las lunas Mimas y Pandora en órbita alrededor de Saturno. Esta animación ha sido creada gracias a las imágenes enviadas por la sonda Cassini esta semana.

jueves, 16 de mayo de 2013

Mundos alienígenas en la Tierra. (Curso de Astrobiología, capítulo 3)

Tercer artículo del Curso de Astrobiología que se irá completando en los próximos días con los siguientes capítulos:

 -Extremófilos: las fronteras de la superviviencia.
-Clasificación de los extremófilos.
-Mundos alienígenas en la Tierra.
-Panspermia y teorías del comienzo de la vida.
-Vida en el Sistema Solar.
-Requisitos cósmicos para la Vida en otros mundos.



Mundos alienígenas en la Tierra


¿Cómo pueden llegar a saber los científicos qué tipos de vida podemos encontrar en los distintos mundos encontrados?

Estudiar los lugares donde los microbiólogos han hallado los diferentes tipos de extremófilos nos puede dar pistas sobre la naturaleza de estos cuerpos. Por ello, la astrobiología está interesada en el estudio de diversos puntos de nuestro planeta que se consideran muy semejantes a entornos extraterrestres que ya conocemos. Repasemos algunos de estos lugares.

1)    Los valles secos de la Antártida.

Aunque nos pueda llamar la atención, la Antártida alberga es de los lugares más secos del planeta. La atmósfera tiene una humedad casi nula debido a que no se registran precipitaciones. Esto es debido a que las bajísimas temperaturas constantes del interior antártico, provocan que el agua se encuentre en estado sólido, faltando por ello brumas, neblinas, nubes, lluvias o nieves.

Pero en este mundo de muerte, no todo es lo que parece. Podemos encontrar algunos organismos vivos que se alimentan de bacterias y detritos descongelados en el breve periodo estival. Estos organismos moran en minúsculas grietas abiertas. Estas rendijas mantienen un microclima mucho más agradable que el aire gélido del exterior

Algunos científicos creen que estos hábitats son posibles en la superficie de Marte, ya que las grietas de las rocas marcianas podrían absorber el suficiente calor como para acumular agua fundida y mantener la vida durante breves periodos de tiempo a lo largo del verano marciano.

2)    Cráter Haughton, de Isla Devon.


La Isla Devon es la segunda mayor isla del archipiélago de las Islas de la Reina Isabel, en Nunavut, Canadá. Es la 27ª mayor isla del mundo y la 6ª de Canadá. Es la mayor isla deshabitada de la Tierra.

El oculto lazo de Orión

Una visión de APEX de la formación estelar en la Nebulosa de Orión

Esta nueva e impactante imagen de nubes cósmicas en la constelación de Orión revela lo que parece ser un encendido lazo en el cielo. Este brillo anaranjado representa la débil luz que proviene de granos de frío polvo interestelar, en longitudes de onda demasiado largas para ser vistas por el ojo humano. Fue observado por el experimento APEX (Atacama Pathfinder Experiment), operado por ESO en Chile.

Las nubes de gas y polvo interestelar son la materia prima de la cual se componen las estrellas. Pero esos diminutos granos de polvo bloquean nuestra visión de lo que se encuentra dentro y detrás de las nubes — al menos en longitudes de onda visibles — dificultando la observación del proceso de formación estelar.

Este es el motivo por el cual los astrónomos necesitan utilizar instrumentos capaces de ver en otras longitudes de onda de la luz. En longitudes de onda submilimétricas, en lugar de bloquear la luz, los granos de polvo brillan debido a sus temperaturas de unas decenas de grados por encima del cero absoluto [1]. El telescopio APEX, con la cámara LABOCA, que trabaja en el rango submilimétrico, situado a una altitud de 5.000 metros sobre el nivel del mar, en el Llano de Chajnantor, en los Andes chilenos, es la herramienta ideal para este tipo de observaciones.

Una lupa espacio temporal

 
En esta fotografía tomada por el Telescopio Espacial NASA/ESA Hubble se pueden distinguir unos brillantes arcos alrededor del núcleo del cúmulo de galaxias Abell S1077. Son las imágenes de galaxias muy lejanas, distorsionadas por el enorme campo gravitatorio del cúmulo.

Los cúmulos son enormes agrupaciones de galaxias, cada una con millones de estrellas en su interior. Son las estructuras más grandes del Universo, que se mantienen unidas por la atracción gravitatoria.

La cantidad de materia en estas agrupaciones es tan grande que su campo gravitatorio es capaz de distorsionar el tejido espacio-temporal, alterando la trayectoria de la luz que atraviesa el cúmulo.

En algunos casos, este fenómeno puede producir un efecto similar al de una lupa, haciendo posible observar objetos que se encuentran detrás del cúmulo y que en principio sería imposible detectar desde la Tierra.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Neith, la no luna de Venus

Ilustración de Francesco Fontana del supuesto satélite de Venus. Xilografías de los trabajos de Fontana (1646). Los rayos que surgen de la mancha blanca (cara iluminada de Venus) es un efecto óptico.
Neith es el nombre que recibió un hipotético satélite natural del planeta Venus cuya existencia fue discutida durante los siglos XVII, XVIII y XIX.

Ya en 1645, el astrónomo italiano Francesco Fontana afirmó haber descubierto un satélite alrededor de Venus, si bien su anuncio no tuvo ningún eco o repercusión. Sin embargo en 1672, el astrónomo Giovanni Cassini creyó localizar también un satélite de Venus. Al no estar seguro de su observación dejó pasar el acontecimiento, pero en 1686, tras volver a observarlo, hizo público su descubrimiento, estimando que el cuerpo tenía aproximadamente 1/4 del tamaño de Venus.

En 1740 el astrónomo inglés James Short observó de nuevo el satélite, seguido en 1759 por Andreas Mayer y en 1761 por Joseph Louis Lagrange, quien tras observar de nuevo el satélite, estimó que éste tenía un plano orbital perpendicular al plano orbital terrestre. Durante ese mismo año el objeto se haría visible alrededor de 18 veces a otros 5 observadores.

Especialmente interesantes fueron las observaciones de Scheuten el 6 de junio de 1761: vio a Venus en tránsito sobre el disco solar, siendo acompañado por un punto oscuro más pequeño a un lado, siguiendo su tránsito. No obstante otro astrónomo contemporaneo del fenómeno, Samuel Dunn, en Chelsea, Inglaterra, que también observó el tránsito, afirmó no haber visto el citado punto acompañando al planeta. A lo largo de 1764 otros dos observadores documentaron ocho observaciones del satélite Neith.

domingo, 12 de mayo de 2013

Una región anárquica de formación estelar

Crédito:ESO

El Telescopio Danés de 1,54 metros ubicado en el Observatorio La Silla de ESO, en Chile, ha captado una sorprendente imagen de NGC 6559, un objeto que muestra la anarquía reinante en el interior de una nube interestelar cuando se forman estrellas.

NGC 6559 es una nube de gas y polvo situada a una distancia de unos 5.000 años luz de la Tierra, en la constelación de Sagitario (El Arquero). La brillante región es un objeto relativamente pequeño, de tan solo unos pocos años luz de tamaño, en contraste con su famoso vecino, la Nebulosa de La Laguna (Messier 8), que abarca cien años luz. Pese a que suele pasar desapercibida en favor de su distinguida compañera, en esta imagen NGC 6559 tiene el papel protagonista.

El gas que hay en las nubes de NGC 6559, principalmente hidrógeno, es la materia prima a partir de la cual se forman las estrellas. Cuando una región del interior de la nebulosa acumula material suficiente, empieza a colapsar bajo su propia gravedad. El centro de la nube crece, haciéndose más denso y más caliente, hasta que se inician las fusiones termonucleares y nace una estrella. Los átomos de hidrógeno se combinan para formar átomos de helio, liberando energía, lo que hace que la estrella brille.

Estas jóvenes y calientes estrellas brillantes nacidas de la nube vigorizan el hidrógeno aún presente en el entorno de la nebulosa [1]. Entonces, el gas reemite esta energía, produciendo la brillante nube roja en forma de hilo que puede verse cerca del centro de la imagen. Este objeto se conoce como una nebulosa de emisión.

sábado, 11 de mayo de 2013

Cassini continúa estudiando la atmósfera de Saturno

La sonda espacial Cassini ha capturado estas fotografías del señor de los anillos este mes de mayo. Con ellas, los científicos esperan comprender mejor cómo funciona la dinámica de la atmósfera del gigante gaseosos para descubrir los secretos de su hexágono. 



Atlántica, el posible 'continente' hundido frente a la costa de Brasil

El minisubmarino japonés Shinkai 6500 que ha logrado detectar el continente hundido/ JAMSTEC.
Científicos brasileños y japoneses han explorado, a bordo del Shinkay 6500 –el único submarino tripulado del mundo capaz de descender hasta los 6.500 metros de profundidad–, el fondo del Atlántico Sur hasta hallar lo que podría ser un continente hundido a unos 1.500 kilómetros de la costa de Brasil. Los investigadores creen que el continente pudo haberse sumergido en el fondo marino cuando América del Sur se separó de África.

Una expedición del Servicio Geológico de Brasil (CPRM) y la Agencia Japonesa de Ciencia y Tecnología de la Tierra y del Mar (JAMSTEC) ha hallado evidencias de lo que podría ser un continente hundido frente a la costa de Brasil, a unos 4.200 metros de profundidad. Los científicos encontraron rocas continentales, en concreto de granito, en una montaña submarina que se creía de origen volcánico.

“Las primeras muestras de rocas graníticas en la montaña submarina conocida como Elevado del Río Grande se recogieron hace dos años, durante las investigaciones del Servicio Geológico de Brasil en la región. En este tiempo hemos denominado Atlántica a este probable continente hundido”, explica Roberto Ventura Santos, presidente de la compañía de Investigación de Recursos Minerales (CPRM) de Brasil.

Dada la naturaleza inusual del descubrimiento, los investigadores brasileños también plantearon la posibilidad, en un primer momento, de que estas muestras pudiera ser producto de un recipiente de lastre, es decir, que las hubiera depositado en ese lugar algún tipo de embarcación.

viernes, 10 de mayo de 2013

Exoplanetas localizados alrededor de dos enanas blancas en las Hyades

Crédito: NASA, ESA, STScI, y G. Bacon (STScI).
El Telescopio Espacial Hubble de NASA / ESA ha encontrado indicios de planetas similares a la Tierra en un lugar inesperado: en las atmósferas de un par de enanas blancas en un cúmulo de estrellas cercano. Las estrellas estudiadas están contaminadas por desechos rocosos como asteroides. Los científicos creen que estos pequeños cuerpos están siendo perturbados gravitatoriamente por los planetas que orbitan a las estrellas, lo que provoca que se aproximen a los astros sobre los que posteriormente se precipitan, contaminando sus atmósferas.

Estas estrellas se encuentran en el conocido cúmulo de las Hyades a 150 años luz de la Tierra, en la constelación de Tauro. Es un cúmulo relativamente joven, contando con tan sólo 625 millones de años de edad.

Los astrónomos creen que todas las estrellas se formaron en el grupo. Los científicos han tratado de encontrar anteriormente planetas en estas agrupaciones sin mucho éxito. De los 800 exoplanetas conocidos, sólo 4 se han localizado en estas formaciones. Esta escasez puede deberse a la naturaleza de las estrellas de los cúmulos estelares, que suelen ser jóvenes y muy activas, produciendo llamaradas estelares y otros estallidos que hace que sea difícil estudiarlas en detalle.

Pero un nuevo estudio dirigido por Jay Farihi, de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, se ha centrado en las estrellas viejas de estos cúmulos para buscar exoplanetas.

Una joya en el cielo


Esta hermosa imagen pertenece a un objeto conocido como  SNR B0519-69.0 o SNR 0519 para abreviar. Esta nebulosa son los restos de una estrella progenitora que explotó en forma de supernova hace unos 600 años. Se encuentra a 150.000 años luz de la Tierra en la constelación austral de el Dorado.


Más información en el enlace.



La fotografía directa de exoplanetas sigue avanzando con grandes pasos

Cuatro planetas orbitando en torno a la estrella HR 8799
 Muy lejos han quedado los días en los que podíamos contar con los dedos de las manos el número de exoplanetas descubiertos. Hoy en día, hay más de 800 exoplanetas confirmados y existen miles de candidatos más por corroborar su existencia.

Desgraciadamente aún estamos lejos de poder observar en detalle estos mundos. Estudiar sus características geofísicas está muy lejos de nuestro alcance. Por ello, en los últimos años, los científicos están desarrollando nuevas técnicas para poder avanzar en el estudio de estos nuevos mundos descubiertos.

Los telescopios terrestres han comenzado a capturar imágenes directas de estos exoplanetas. Estas fotografías, capturadas en el infrarrojo son de gran importancias, ya que si los astrofísicos pueden estudiar la luz que reflejan los planetas, pueden tener entre sus manos la "huella digital" de estos mundos.

Obtener estas fotografías no es sencillo ya que los planetas orbitan muy cerca de sus brillantes estrellas y son mucho más débiles que éstas. Para lograrlo, los científicos instalan cámaras infrarrojas en los telescopios terrestres equipados con espectrógrafos. Los espectrógrafos son instrumentos que sirven para medir las propiedades de la luz en una determinada porción del espectro electromagnético. Esto permite que se pueda analizar la firma de las moléculas presentes en el cuerpo a estudiar.

El agua de la Luna tiene el mismo origen que la terrestre

El agua de las muestras lunares traídas en los 70 por el programa Apolo de la NASA proviene del mismo lugar que la de la Tierra. Este nuevo dato, aportado por una investigación estadounidense, cuestiona la teoría que asume que el agua no pudo sobrevivir al gran impacto que dio lugar a la Luna.

Hace 4.500 millones de años un objeto gigantesco chocó contra la Tierra y, de los fragmentos desprendidos, nació la Luna. El impacto provocó tal calor que todo el hidrógeno se evaporó y se perdió en el espacio, dejando tanto a la Tierra como a su satélite secos. Más tarde, el agua volvió a la Tierra en meteoritos y a la Luna en cometas.

Hasta hoy, esta era la creencia más aceptada. Pero, ahora, una investigación ha demostrado que el origen del agua encontrada de las rocas traídas por las misiones Apolo es el mismo que el del agua terrestre.

“La explicación más simple es que el hidrógeno ya estaba en la Tierra en el momento del gran impacto y que no hubo una pérdida significativa durante la formación de la Luna”, explica Alberto Saal, científico de la Universidad de Brown (EE UU) y autor del artículo que recoge hoy los resultados en Science Express.

Para determinar el origen, los investigadores analizaron la proporción de deuterio –un isótopo del hidrógeno– en la muestra. Las moléculas de agua formadas cerca del Sol tienen, en general, menos deuterio que las formadas en los bordes exteriores del Sistema Solar.

Algunos núcleos atómicos tienen forma de pera

Experimentos realizados en el CERN por un equipo internacional de científicos han constatado que los núcleos atómicos de algunos elementos tienen forma periforme. Estos resultados, además de su valor para refinar las teorías sobre la estructura nuclear, pueden ayudar a establecer el dominio de la materia sobre la antimateria, e incluso la validez del modelo estándar de la física de partículas.

Un equipo internacional del Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), en la frontera franco-suiza, ha demostrado que algunos núcleos atómicos pueden adquirir formas periformes exóticas más allá de las tradicionales.

Ya se sabía que la mayoría de los núcleos que existen en la naturaleza tienen forma 'de pelota de rugby' en su estado fundamental. Según un nuevo estudio, publicado esta semana en la revista Nature, algunos otros –con números de protones y neutrones concretos– logran adquirir forma 'de pera'. Aunque esto había sido predicho teóricamente, hasta el momento no se contaba con evidencia experimental suficiente.

De acuerdo con las teorías modernas que describen la dinámica nuclear, la forma del núcleo atómico está determinada por el número de protones y neutrones que lo componen, así como por las interacciones entre estas partículas. En su estado fundamental, los núcleos tienden a ser esféricos cuando el numero de protones y/o neutrones esta cerca de los denominados 'números mágicos'.

jueves, 9 de mayo de 2013

Clasificación de los extremófilos. (Curso de Astrobiología, capítulo 2)

Segundo artículo del Curso de Astrobiología que se irá completando en los próximos días con los siguientes capítulos:

-Clasificación de los extremófilos.
-Mundos alienígenas en la Tierra.
-Panspermia y teorías del comienzo de la vida.
-Vida en el Sistema Solar.
-Requisitos cósmicos para la Vida en otros mundos.



 Clasificación de los extremófilos.


Hace algún tiempo, se pensaba que la vida sólo existía en un número muy limitado de ambientes y  con unas condiciones muy bien definidas. No obstante, este pensamiento ha sido descartado puesto que se ha encontrado vida en prácticamente todos los rincones explorados, incluso en aquellos que se consideraba que no reunían las condiciones necesarias para albergar rastros de vida. 

Así tenemos que estos ambientes considerados inhabitables por el hombre, son hogar de distintos microorganismos, capaces de habitar en estos nichos ecológicos y, no solo adaptarse fácilmente, sino también florecer y desarrollar su metabolismo básico sin problema alguno. Es más, muchos de estos microorganismos necesitan de estas condiciones para poder subsistir.



 MICROORGANISMOS EXTREMÓFILOS 


En primer lugar, debemos comenzar definiendo el término: “extremófilo”. Un extremófilo es un microorganismo que vive en condiciones extremas, entendiéndose por tales aquellas que son muy diferentes a las que viven la mayoría de las formas de vida en la Tierra. La palabra extremófilo proviene del griego filo, que significa afecto o amor. Es decir, el significado de extremófilo es "amante" de las condiciones extremas.


miércoles, 8 de mayo de 2013

Herschel descubre que el agujero negro de la Vía Láctea se alimenta de gas caliente


  El observatorio espacial Herschel de la ESA ha detectado gas molecular a una temperatura extraordinaria que podría estar en órbita o cayendo hacia el agujero negro supermasivo que se oculta en el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

El agujero negro de nuestra galaxia se encuentra en la región de Sagitario A∗ - Sgr A∗ - conocida por el nombre de una fuente de radio cercana. Su masa es cuatro millones de veces superior a la de nuestro Sol, y se encuentra a unos 26.000 años luz de la Tierra.

Incluso a esta distancia, está cientos de veces más cerca de nosotros que cualquier otra galaxia con un agujero negro activo en su centro, lo que lo convierte en un laboratorio natural ideal para estudiar el entorno de estos enigmáticos objetos.

El plano de la Vía Láctea contiene una gran cantidad del polvo, que hace difícil observar el centro galáctico en la banda de la luz visible. No obstante, en las longitudes de onda del infrarrojo lejano, es posible mirar a través de todo este polvo. De esta forma, Herschel ofrece a los científicos la oportunidad de estudiar la turbulenta región central de nuestra galaxia con un gran nivel de detalle.


Moléculas en el menú del agujero negro de la Vía Láctea


 Herschel ha detectado una gran variedad de moléculas simples en el corazón de la Vía Láctea, entre las que destacan el monóxido de carbono, el vapor de agua o el ácido cianhídrico. Al estudiar las huellas de estas moléculas, los astrónomos han sido capaces de derivar algunas propiedades fundamentales del gas interestelar que rodea al agujero negro.

“Herschel ha resuelto la emisión en el infrarrojo lejano a tan sólo un año luz del agujero negro, haciendo posible, por primera vez en estas longitudes de onda, distinguir entre la emisión de la cavidad central y la del denso disco molecular que la rodea”, explica Javier Goicoechea, del Centro de Astrobiología, España, autor principal de la publicación que presenta estos resultados.

La mayor sorpresa ha sido la temperatura que puede llegar a alcanzar el gas molecular en el corazón del centro galáctico. Una buena parte se encuentra a unos 1000 °C, una temperatura extraordinaria si se compara con la de las nubes interestelares convencionales, que se encuentran a unas pocas decenas de grados por encima de los -273 °C del cero absoluto.

Expertos europeos se reúnen en Madrid para evaluar las opciones ante un asteroide como el de Chelyabinsk

 En febrero de 2013 un asteroide explotó en el cielo sobre la región rusa de los Urales cuando viajaba a 66.000 kilómetros por hora, causando cientos de heridos y daños multimillonarios. ¿Qué opciones tenemos si se produjese un suceso similar – o mayor – en el futuro?

De los más de 600.000 asteroides de los que se tiene constancia en nuestro Sistema Solar, unos 10.000 están catalogados como NEOs (Objetos Próximos a la Tierra), es decir, sus órbitas pasarán cerca de la de nuestro planeta.

La prueba definitiva de que podrían llegar a impactar contra la Tierra llegó el pasado día 15 de febrero, cuando un objeto desconocido de unos 17-20 metros de diámetro explotó en el cielo sobre Chelyabinsk, Rusia, liberando una energía equivalente a 20-30 veces la de la bomba atómica de Hiroshima.

La onda expansiva de la explosión causó cientos de heridos y daños generalizados. Fue el mayor objeto natural en entrar en la atmósfera terrestre desde el que en 1908 destruyó un área forestal en Tunguska, Siberia.

lunes, 6 de mayo de 2013

La gran aventura de la fusión



El proyecto que promete traer a la Tierra la energía de las estrellas acumula retrasos. Según sus responsables, el primer plasma obtenido de la fusión nuclear, previsto para 2020, se podría demorar hasta 2022. Pero el ITER sigue adelante. La Autoridad de Seguridad Nuclear francesa ha dado el permiso, se ha inaugurado el ‘cuartel general’, los apoyos antisísmicos del reactor están listos y se acaba de aprobar el diseño del escudo protector.

Enlace original: SINC.

Un nuevo tipo de destello cósmico puede revelar el nacimiento de un agujero negro

Cuando una estrella masiva agota su combustible, se colapsa bajo su propia gravedad produciendo un agujero negro, un objeto tan denso que ni siquiera la luz puede escapar de su control gravitacional. De acuerdo con un nuevo análisis de un astrofísico del Instituto de Tecnología de California (Caltech), justo antes de que se forme un agujero negro, la estrella moribunda puede generar una clara explosión de luz que permitirá a los astrónomos presenciar el nacimiento del nuevo agujero negro.

Tony Piro describe esta firma explosiva en un artículo publicado en la revista Astrophysical Journal Letters. Los casos en los que algunas estrellas moribundas que dan lugar a posteriores agujeros negros explotan emitiendo rayos gamma, unos de los fenómenos más energéticos del Universo, son raros y requieren ciertas condiciones exóticas. Piro explica que no cree que la mayoría de los agujeros negros se formen de esa manera, ya que en la mayoría de los casos, de acuerdo con una hipótesis, una estrella moribunda genera un agujero negro sin que se produzca una explosión: la estrella parece desaparecer del cielo en un evento conocido como unnova, es decir, no se ve una explosión, sino una desaparición.

Sabemos que cuando una estrella masiva muere, su núcleo colapsa bajo su propio peso. Durante el colapso, los protones y los electrones de los átomos se fusionan produciendo neutrones. Durante unos segundos, antes de que se colapse totalmente la estrella en un agujero negro, el núcleo de la estrella se convierte en una estrella de neutrones, un cuerpo extremadamente denso. Si comprimimos el Sol hasta convertirlo en una estrella de neutrones, su radio sería de tan sólo 10 kilómetros. En este proceso de colapso también se generan neutrinos, que son partículas capaces de atravesar la materia, y a nosotros mismos,a la velocidad de la luz. Cuando los neutrinos proceden de la zona central de la estrella, arrastran una cantidad de energía equivalente a la décima parte de la masa solar (recordar que energía y masa son equivalentes por la ecuación de Einstein E= mc2).

Tierras con forma de globo ocular: nuevo destino para la búsqueda de vida extraterrestre

La estrella enana roja calienta sólo una cara de estos mundos. En ella el agua podría permanecer en estado líquido formando un gran océano. En la cara nocturna, sin embargo, se formaría una gran capa de hielo, debido a las bajas temperaturas, debajo de la cual, podría existir un océano líquido.

Exoplanetas con una apariencia de ojos gigantes podrían existir alrededor de estrellas enanas rojas. Ahora los científicos estudian estos mundos para ver cómo podrían sustentar la vida.

Las enanas rojas son estrellas pequeñas y tenues que poseen alrededor de una quinta parte de la masa solar, y siendo su brillo hasta 50 veces menor. Son las estrellas más comunes de la galaxia y constituyen el 70% de las estrellas existentes en nuestro Universo, una cantidad que hace que sea muy importante saber si pueden sustentar vida en sus planetas. De hecho, los últimos resultados de la sonda espacial Kerpler revelan que al menos la mitad de estas estrellas rojas albergan planetas rocosos con masas que oscilan entre la mitad y un cuarto de la masa terrestre.

En la búsqueda de la vida, tal y como la conocemos, los científicos suelen centrarse en los mundos que poseen agua, ya que la vida aparece en prácticamente todas las zonas de la Tierra en las que existe este preciado líquido. El agua se concentra en la zona habitable de las estrellas, un área que rodea al astro en la que la temperatura superficial de un planeta es la suficiente como para que el agua se mantenga en estado líquido. Dado que las enanas rojas son muy frías, sus zonas de habitabilidad se encuentran a menudo más cerca que la distancia que separa Mercurio del Sol. Esto hace que sea relativamente fácil para los astrónomos detectar este tipo de planetas ya que regularmente pasan por delante del disco de sus estrellas eclipsando parte de la luz de éstas.
Ilustración de un planeta globo ocular

Cuando un planeta orbita alrededor de su estrellas a muy poca distancia, la fuerza gravitatoria del astro provoca que el mundo muestre siempre la misma cara a su sol, como la Luna nos muestra siempre su misma cara a nosotros. Este fenómeno, denominado acoplamiento por mareas, provoca que el planeta tenga una de sus caras siempre en una oscuridad perpetua, mientras que en la otra, la luz de la estrella incide eternamente sobre su superficie.

Este escenario de luz permamente sobre una de las caras del planeta podría dar lugar a un mundo sorprendente con una forma semejante a la de un globo ocular. Su lado nocturno estaría cubierto por una capa de hielo, mientras que el diurno podría albergar un gigantesco océano de agua líquida.

Kepler descubre los planetas más pequeños que hasta ahora se han encontrado dentro de la "zona habitable"

El diagrama compara los planetas internos de nuestro sistema solar con aquellos de Kepler-62, un sistema planetario de cinco planetas que se encuentra a una distancia de 1200 años luz de la Tierra.

La misión Kepler, de la NASA, ha descubierto dos nuevos sistemas planetarios que incluyen tres planetas de tamaño "súper Tierra" dentro de la "zona habitable", el rango de distancia medido desde una estrella, y dentro del cual la temperatura de un planeta en órbita podría permitir la existencia de agua en estado líquido.

Los dos sistemas planetarios son Kepler-62 y Kepler-69. El sistema Kepler-62 posee cinco planetas; 62b, 62c, 62d, 62e y 62f. El sistema Kepler-69 posee dos planetas; 69b y 69c. Kepler-62e, 62f y 69c son las tres "super Tierras" que están ubicadas dentro de la "zona habitable".

"El descubrimiento de estos planetas rocosos dentro de la zona habitable representa un paso adelante en el propósito de encontrar un lugar como nuestro hogar", comenta John Grunsfeld, quien es el administrador asociado del Directorio de Misiones Científicas, en las oficinas centrales de la NASA. "Solo es cuestión de tiempo antes de que sepamos si nuestra galaxia es el hogar de una multitud de planetas como la Tierra, o si somos una rareza".

Los planetas del sistema Kepler-62 orbitan alrededor de una estrella clasificada como enana tipo K2, con dimensiones de dos tercios el tamaño de nuestro Sol y tan solo un quinto de su brillo. Con una edad de siete mil millones de años, la estrella es algo más vieja que el Sol y se encuentra ubicada a una distancia aproximada de 1200 años luz de la Tierra, en la constelación de Lira (Lyra).

La lluvia de meteoros del cometa ISON

Vista del Cometa ISON (C/2012 S1) registrada por el telescopio espacial Hubble, el 10 de abril de 2013. Esta imagen fue tomada en luz visible. El color azul falso fue agregado para resaltar los detalles en la estructura del cometa. Crédito: NASA, ESA, J. Y. Li (Instituto de Ciencias Planetarias) y el Equipo Científico de Imágenes del Cometa ISON tomadas por el telescopio Hubble

A finales de este año, se espera que el cometa ISON se convierta en un objeto detectable a simple vista cuando pase rasando la atmósfera del Sol. El telescopio espacial Hubble acaba de obtener una primicia.

El telescopio Hubble fotografió a ISON el 10 de abril. En ese momento, el cometa estaba a 621 millones de kilómetros (386 millones de millas) del Sol y a 634 millones de kilómetros (394 millones de millas) de la Tierra, justo dentro de la órbita de Júpiter. Incluso a esa distancia tan grande el cometa ya está activo debido a que la luz del Sol calienta la superficie y provoca que los gases congelados se evaporen. Un análisis detallado de la imagen revela un fuerte chorro de partículas de polvo que emana desde la cara del núcleo del cometa que mira al Sol.

Los astrónomos están utilizando imágenes tomadas por el telescopio Hubble con el fin de medir el nivel de actividad del cometa y limitar el tamaño de su núcleo de hielo. Mediciones preliminares sugieren que el núcleo de ISON no tiene más que 5 ó 6 kilómetros (alrededor de 3 ó 4 millas) de ancho. Esto es notablemente pequeño considerando el nivel alto de actividad observada en el cometa hasta el momento, dijeron los investigadores.


La atmósfera polvorosa del cometa, o "coma", tiene aproximadamente 4.989 kilómetros (3.100 millas) de ancho, o 1,2 veces el ancho de Australia. Una cola de polvo se extiende a más de 91.733 kilómetros (57.000 millas), mucho más allá del campo de visión que tiene el telescopio espacial Hubble.

Se está llevando a cabo un análisis más cuidadoso con el propósito de mejorar estas mediciones y predecir la actividad del cometa cuando pase rasando a 1.126.541 kilómetros (700.000 millas) por arriba de la superficie turbulenta del Sol, el 28 de noviembre.

viernes, 3 de mayo de 2013

Descubren la relación entre la topografía y los terremotos

Un equipo internacional de científicos, con participación española, ha medido con una resolución sin precedentes la deformación que precede a un sismo en el Norte de Chile. Según sus resultados, la estructura de la placa superior en la zona de subducción controla dichos sismos.

Gracias a la combinación de técnicas de geodesia espacial (InSAR y GPS), un equipo internacional formado por investigadores del del Instituto Geológico y Minero de España, del Institut de Physique du Globe de París y del Instituto de Ciencias de la Tierra franceses, del departamento de Geofísica de la Universidad de Chile y del Instituto de Tecnología de California (EEUU) han medido con una resolución sin precedentes, la deformación intersísmica en la laguna sísmica del Norte de Chile, donde podría producirse un gran terremoto de subducción.

Sus resultados muestran una relación clara entre la extensión del acoplamiento intersísmico y la topografía de la placa superior, controlada por fallas activas. Esto sugiere, por tanto, que existe una relación mecánica entre la segmentación de la zona de subducción y las estructuras tectónicas de la placa superior, responsables del levantamiento del margen andino, es decir, se ha encontrado evidencias significativas de la relación entre lo que ocurre en el plano de subducción y la placa superior.

La novedad del estudio es que hasta ahora, la mayoría consideraban que lo que controlaba la extensión de los terremotos de subducción (por tanto su tamaño) eran o bien las propiedades friccionales del contacto de placas, o bien la topografía de la placa que subduce (la batimetría de la placa oceánica), desestimándose a menudo el papel de las estructuras de la placa superior.

La antimateria también se ve afectada por la gravedad

Científicos de la colaboración ALPHA del CERN han presentado la primera evidencia directa de cómo los átomos de antimateria interactúan con la gravedad. El estudio, que publica Nature Communications, se ha centrado en medir la masa gravitacional del antihidrógeno.

En 2010 los miembros del experimento ALPHA del CERN ya consiguieron atrapar antihidrógeno, el átomo de antimateria neutra más simple. Ahora han medido por primera vez su masa gravitacional –fuerza de atracción en un campo gravitatorio– y ver su proporción respecto a su masa inercial –resistencia al cambio de velocidad–.

Los resultados revelan que si un átomo de antihidrógeno cae hacia abajo, su masa gravitacional es no más de 110 veces mayor que su masa inercial. Pero si cayera hacia arriba, su masa gravitacional es a lo sumo 65 veces mayor. Los datos permiten establecer estos límites.

En cualquier caso lo que demuestra el estudio es que se puede medir la gravedad de la antimateria. La técnica para hacerlo se publica ahora en la revista Nature Communications , y el equipo confía en que vaya adquiriendo cada vez más precisión.

jueves, 2 de mayo de 2013

¿Quieres enviar tu nombre a Marte? La NASA te invita a incluirlo en la misión MAVEN

 La NASA está invitando a los ciudadanos a enviar su nombre y mensajes para completar un CD que viajará a bordo de la sonda MAVEN que estudiará la atmósfera superior marciana.

El lanzamiento de MAVEN está programado para noviembre. El DVD llevará todos los nombres presentados pero sólo se seleccionarán tres mensajes en forma de un poema de tres líneas o haiku. La fecha límite para todas las propuestas es el 1 de julio.

"De esta manera, la NASA ofrece a todas las personas realizar una conexión con el espacio", dijo Stephanie Renfrow.

Los participantes que envíen sus nombres podrán imprimir un certificado para documentar su participación en este proyecto.

Cómic de la misión Marco Polo-R

Ver todo el cómic
Todos los cuerpos celestes del Sistema Solar se formaron a partir de la agregación de pequeñas partículas sólidas que, o bien se condensaron en la nebulosa que daría origen al Sol, o bien lo hicieron en las atmósferas o entornos circunestelares de otras estrellas. 

Pero por la propia evolución de los planetas, estos materiales han sufrido transformaciones por lo que sólo en los cuerpos menores, como en los asteroides, podemos encontrar el material perteneciente al disco protoplanetario original a partir del cual nacerían los planetas. Por ello, son varias las misiones puestas en marcha para estudiar los cuerpo menores y así resolver definitivamente todos los enigmas que encierra la teoría de la formación del Sistema Solar. Una de las misiones propuestas para este tipo de investigación es la misión Marco Polo en la que la sonda tendría el objetivo de recoger material de un asteroide y traerlo a la Tierra para su análisis.

"Un muchacho y su átomo", la película más pequeña del mundo




Los científicos de IBM han presentado la película más pequeña del mundo, un trabajo revolucionario hecho con un microscopio muy potente que muestra los movimientos de los átomos expandidos 100 millones de veces.

Este cortometraje, que dura alrededor de 1 minuto y 30 segundos, se titula 'Un muchacho y su átomo' y cuenta la historia de un pequeño personaje que juega con un átomo y sigue sus movimientos, bailando y saltando. El cortometraje es una manera de explicar la ciencia de una manera educativa.

"La posición y la forma de los átomos para crear una película de animación original es una ciencia exacta y completamente nueva", ha asegurado Andreas Heinrich, científico de IBM Research. Esta película es una divertida forma de compartir el mundo a escala atómica al tiempo que permite un diálogo abierto con los estudiantes y abre nuevas fronteras en el mundo de las matemáticas y la ciencia", ha añadido.

miércoles, 1 de mayo de 2013

Cassini observa un enorme huracán en Saturno


La sonda internacional Cassini ha logrado fotografiar el potente huracán que se encuentra sobre el polo norte de Saturno, rodeado por una curiosa banda hexagonal de nubes.

Las imágenes fueron tomadas el 27 de noviembre de 2012, y muestran por primera vez esta tormenta, que lleva activa al menos desde el año 2006, de cerca y en luz visible.

La sonda Voyager 2 de la NASA no pudo observar directamente esta parte del polo norte de Saturno cuando se aproximó al planeta en 1981, aunque sí constató la presencia de una banda hexagonal de nubes tan grande que podría rodear a cuatro planetas como la Tierra. 

Cassini llegó a Saturno en el año 2004, en mitad del invierno, cuando el polo norte del planeta estaba sumido en la oscuridad. 

Para poder fotografiar el polo norte en la banda de la luz visible, la sonda tuvo que esperar hasta el equinocio de agosto de 2009, cuando la luz comenzó a inundar el hemisferio norte del planeta. La toma también requería cambiar el ángulo de la órbita de Cassini.

En las imágenes y en el vídeo, de alta resolución obtenidos durante la maniobra, los científicos descubrieron que el ojo del huracán tiene una extensión de 2.000 kilómetros, unas 20 veces más grande que el tamaño medio del ojo de un huracán terrestre, y está rodeado por una banda de nubes finas y brillantes que se desplazan a 540 km/h. Los vientos en la pared del ojo soplan cuatro veces más fuerte que en los huracanes de nuestro planeta. 

Este huracán se parece asombrosamente a los que nos podemos encontrar en la Tierra, pero a una escala mucho mayor, y más rápida. No obstante, también presenta algunas diferencias dignas de mención.

Herschel cierra sus ojos al universo


El observatorio espacial Herschel de la ESA ha agotado el helio líquido de su sistema de refrigeración, poniendo fin a más de tres años de observaciones del Universo más frío.

La noticia no llegó por sorpresa: la misión comenzó con más de 2.300 litros de helio líquido, que se han estado evaporando lentamente desde el mismo momento en que se terminó de llenar el depósito del satélite el día antes de su lanzamiento, el 14 de mayo de 2009.  

La evaporación del helio líquido era fundamental para mantener los instrumentos del observatorio a una temperatura cercana al cero absoluto, lo que permitió a Herschel observar la cara más fría del Universo con una sensibilidad sin precedentes. 

Esta tarde, al comienzo de la sesión diaria de comunicaciones del satélite con su estación de seguimiento en Australia Occidental, se detectó un ligero aumento en la temperatura de todos los instrumentos de Herschel, lo que confirma que el helio se ha agotado. 

“Herschel ha superado todas las expectativas, proporcionándonos un valiosísimo archivo de datos que mantendrá ocupados a los astrónomos durante muchos años”, explica Álvaro Giménez, Director de Ciencia y Exploración Robótica de la ESA.

Herschel ha realizado más de 35.000 observaciones científicas, acumulando más de 25.000 horas de datos para unos 600 programas de observación diferentes. La misión también dedicó unas 2.000 horas de observación a la calibración del archivo de datos, que se mantiene en el Centro Europeo de Astronomía Espacial de la ESA en España, cerca de Madrid.