lunes, 24 de febrero de 2014

¿Cómo afectó el Bombardeo Intenso Tardío a la Corteza Terrestre?

Crédito: NASA Discovery Program
Astrobiólogos del Instituto de Astrobiología de la NASA han evaluado los efectos que tuvieron los impactos en la corteza terrestre primitiva. Esta investigación podría ayudar a determinar si todavía existen registros geológicos en nuestro planeta que delaten estos eventos.

Durante los primeros mil millones de años tras su formación, el Sistema Solar interior estaba repleto de escombros. Esto dio lugar a frecuentes colisiones, que no sólo jugaron un importante papel en la formación y evolución de los planetas como Marte o la propia Tierra, sino que también contribuyeron a crear las condiciones idóneas para que nuestro mundo albergase vida. Pero hoy en día, es difícil determinar hasta qué punto influyeron estas colisiones en los jóvenes planetas.

Un nuevo estudio estima los efectos térmicos que sufrió la Tierra en un periodo conocido como el Bombardeo Intenso Tardío. 


El bombardeo intenso tardío (conocido también como cataclismo lunar, último bombardeo intenso o LHB) es un período, en torno a hace 3800-4100 millones de años, en el que la Luna y otros cuerpos del Sistema Solar interior sufrieron frecuentes impactos muy violentos de grandes asteroides. Este período es el causante de la mayor parte de los cráteres que actualmente se observan tanto en la Luna como en Mercurio. La intensidad de este bombardeo sobre nuestro planeta provocó la generación de un gran calor. Se produjeron grandes eyecciones de material y las rocas carbonizadas cubrieron la superficie del planeta abarcando un grosor de un kilómetro.

Los astrobiólogos se preguntan si restos de estos impactos podrían permanecer todavía sobre las rocas antiguas de la Tierra, como las encontradas en Jack Hills, en Australia .

Para responder a esta pregunta, lo científicos se centraron en analizar un mineral llamado circón o zircón. Este mineral contiene plomo, siendo este elemento afectado posiblemente por los impactos.

Los científicos han elaborados sofisticados modelos para determinar si los circones podrían incluir firmas del LHB en base a la cantidad de plomo que poseen. Pero llegaron a la conclusión de que no es probable de que el circón haya sobrevivido en las rocas superficiales del planeta, en las vastas capas de fusión de materiales.

Habrá que esperar a nuevos resultados...



Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada