domingo, 16 de febrero de 2014

Descubiertas dos nuevas moléculas en el espacio

Gran Nebulosa de Orión, donde se ha detectado etil mercaptano, captada por el observatorio Infrared. / DiCYT
Investigadores de la Universidad de Valladolid han identificado etil mercaptano e isocianuro de hidromagnesio en el medio interestelar. Sus datos sirven para predecir el espectro de estas moléculas en otras frecuencias, como son las que detecta el interferómetro ALMA desde Chile.

El Grupo de Espectroscopia Molecular (GEM) de la Universidad de Valladolid ha publicado en la revista The Astrophysical Journal sendos artículos sobre la identificación de dos nuevas especies químicas en el medio interestelar: el etil mercaptano y el isocianuro de hidromagnesio.

El etil mercaptano, una molécula estable y que puede sintetizarse en laboratorio, “se ha estudiado mediante espectroscopia de milimétricas, analizando su espectro de rotación, unos datos que sirven para predecir su espectro en otras frecuencias como son las que detecta el interferómetro ALMA”, explica el investigador Carlos Cabezas del GEM.

La otra molécula, el isocianuro de hidromagnesio, es muy inestable y ni existe en la Tierra ni se puede sintetizar. “Hemos conseguido generarla en el laboratorio con técnicas de ablación láser y descargas eléctricas a partir de una mezcla de gases y de una muestra sólida de magnesio. Después hemos realizado el mismo estudio que en el anterior caso, analizando el espectro de rotación y prediciendo este espectro en las frecuencias que puede detectar el interferómetro ALMA”, detalla Cabezas.


En concreto, el etil mercaptano se ha detectado en nubes moleculares de Orión, mientras que el isocianuro de hidromagnesio se ha hallado en los alrededores de la estrella IRC+10216.

Aunque los estudios que han realizado en torno a estas dos moléculas son similares, cada una de ellas tiene sus peculiaridades. “En el caso del etil mercaptano es una novedad el hecho de que contenga azufre, mientras que en el caso del isocianuro de hidromagnesio lo novedoso está en que contiene magnesio”, precisa el investigador, quien avanza que prevén publicar un nuevo artículo próximamente con otro hallazgo.

Solo otro grupo científico ubicado en Arizona (EE UU), trabaja en la misma línea de investigación en todo el mundo. “Hasta ahora se han detectado 150 moléculas en el medio interestelar, la mayoría por este grupo que lleva trabajando 40 años. Nosotros investigamos desde 2010 en esta línea y desde entonces hemos localizado tres, las dos moléculas publicadas y una más que esperamos publicar próximamente”, concluye.

ALMA y el proyecto Astromol

El Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) es un telescopio de vanguardia ubicado en la Cordillera de los Andes, en Chile, con el que pueden detectar la presencia de estas especies químicas en el medio interestelar.

Este interferómetro, puesto en marcha el pasado año por el Observatorio Europeo Austral (ESO) y sus socios, tiene como fin último estudiar la luz de algunos de los objetos más fríos del Universo. Esta luz tiene longitudes de onda alrededor de un milímetro, entre el infrarrojo y las ondas de radio, por lo que se conoce como radiación milimétrica o submilimétrica.

La luz en estas longitudes de onda proviene de grandes nubes frías en el espacio interestelar (a temperaturas sólo unas pocas decenas de grados por encima del cero absoluto) y de algunas de las galaxias más tempranas y distantes del Universo. Los astrónomos pueden usar dicha luz para estudiar las condiciones químicas y físicas que se dan en estas nubes moleculares, densas regiones de gas y polvo donde están naciendo nuevas estrellas.

Esta potente herramienta no es la única que aportará nuevos datos sobre el origen y la evolución del universo en los próximos años. A ella se une el satélite Herschel de la Agencia Espacial Europea, lanzado en 2009 y capaz de observar las fuentes de luz infrarroja más débiles y lejanas del universo, o los instrumentos de espectroscopia y espectropolarimetría de alta resolución de los telescopios del Observatorio Europeo Austral y de los Observatorios de Canarias.

Con el fin de avanzar en la explotación científica de todos los datos que van a aportar estas nuevas herramientas de observación espacial, 12 grupos de investigación nacionales especializados en espectroscopía molecular y astrofísica colaboran en el proyecto Consolider Astromol, entre ellos GEM, unidad asociada al CSIC. Su responsable, José Luis Alonso, es además subcoordinador de la red científica Astromol.



Enlace original: SINC.

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Una cosita que te quería comentar (no tiene nada que ver pero no sé cómo enviarlo si no):
    Quizás ya estás enterada del concurso que organizó el CERN y la Fundación Príncipe de Asturias para estudiantes de escuelas españolas. Aquí está el enlace: http://www.cernland.net/concurso/
    Me parece una idea fantástica que muevan a los alumnos a pensar sobre el papel de la ciencia en su vida y a sacar su lado más creativo. A mí me apasiona la Física, he participado con vídeo en la categoría de secundaria (4º ESO).
    En la categoría audiovisual, según las bases, el ganador final "será seleccionado por el público que podrá expresar vía Facebook sus preferencias del 16 de febrero hasta el 28 de febrero".
    Hasta aquí, bien. El caso es que ni el CERN ni la Fundación Príncipe de Asturias han hecho nada para anunciar el concurso fuera de esa página web, y como te puedes imaginar, la votación está resultando totalmente injusta. Los votos no miden la calidad del trabajo, sino la cantidad de amigos que tenga el autor.
    Así que me preguntaba si aquí, blog al que acuden españoles interesados por la ciencia (como yo), se podría dar a conocer el concurso, para que dichas personas voten por sus trabajos favoritos y que los resultados les hagan justicia.
    Muchas gracias,
    Ana.
    P.D.: Aquí está mi vídeo, "24 HORAS DE FÍSICA".
    http://www.cernland.net/concurso/work.998.html
    Estuve horas (días) componiendo la música, grabando y montando; algo que no especifico en la descripción. A ver si alguien se cree que me han ayudado. Eso sí: el resultado vale la pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana!

      Precisamente por lo que comentas hace mucho que no participo en ningún concurso de blogs. Y aunque a veces participo en el Carnaval de la Física, lo hago bajo la condición de no aceptar el premio en el caso de ser la ganadora ( y ya me ha pasado). El que se de un premio por el número de votos del público tiene este defecto, pero aunque sabemos que no es justo, está en las bases del concurso y cuando uno acepta participar en él, acepta estas bases. Siento mucho lo que te está pasando. Pero ya que tienes esta iniciativa, ¿por qué no la aprovechas para difundirla o abrir un blog con este y otros vídeos? Comparto en la página de Facebook un enlace al concurso.

      Mucha suerte:

      Un saludo!

      Eliminar