miércoles, 19 de febrero de 2014

Posibles evidencias de deslizamientos oceánicos en Marte

 La idea de la existencia de un océano global en Marte ha sido objeto de acaloradas discusiones entre los científicos durante los últimos 20 años. Desde que la Viking Orbiter descubriera lo que podrían haber sido líneas costeras, hasta los actuales hallazgos, el apodado como Oceanus Borealis, podría haber cubierto una tercera parte del planeta rojo.

Pero a pesar de las expectativas de los investigadores, la existencia de este océano sigue sin esclarecerse. Pero un nuevo estudio realizado por Lorena Moscardelli, geóloga de la Universidad de Texas, propone otra evidencia para esta teoría.

En la actualidad, grandes campos de rocas cubren parte de las llanuras septentrionales de Marte. Observando terrenos análogos en la Tierra, Moscardelli sugiere que estas rocas fueron depositadas en sus ubicaciones actuales mediante deslizamientos catastróficos de tierras submarinas, reforzando así, la evidencia de un antiguo océano marciano.

 Estas rocas fueron observadas por la cámara HiRISE del MRO hace tiempo. Moscardelli nos ofrece ahora una interpretación de los procesos que hay detrás de su origen. El artículo que recoge su investigación ha sido publicado este mes en la revista de la Sociedad Geológica de América.


 Analogía Terrestre

En el pasado, los científicos pensaron que los sedimentos oceánicos deberían estar compuestos en su mayoría por grano fino, en suspensión en las aguas del océano. Con el tiempo, estos sedimentos precipitarían, a modo de una lenta lluvia, hasta el lecho marino. Pero ahora sabemos que este no es el único escenario posible.

Sabemos de la existencia de deslizamientos submarinos, y también cómo éstos generan el desplazamiento de grandes rocas a través de cientos de kilómetros en las profundidades del océano. En su investigación, Moscardelli documenta varios lugares donde se han producido estos fenómenos en la Tierra: Jackfork Group en Pensilvania, los afloramiento de la Formación Guandacol en la  Cuenca Pangazo (Argentina) o la Cuenca de Santos (Brasil).

Estos eventos subacuáticos pueden afectar a áreas extensas, como el que ocurrió en el Mar de Barents, al norte de Rusia, hace aproximadamente un millón de años y que afectó a miles de kilómetros cuadrados.

Deslizamiento oceánico.
 Algunos científicos creen que las rocas situadas en las llanuras del norte de Marte pueden tener su origen en el impacto de meteoritos, pero Moscardelli cree que esa no es una teoría apropiada.

"Esta teoría podría ser posible para las rocas que se encuentran cerca de los cráteres. ¿Pero cómo se explica la presencia de estas rocas en zonas donde no hay cráteres cercanos? La hipótesis del deslizamiento submarino es una alternativa viable.

El caso de un océano marciano

En la década de 1980 , las imágenes de la nave espacial de Viking revelaron dos posibles líneas costeras antiguas. Nuevas observaciones mostraron que estas líneas variaban en su elevación, lo que puso en duda la teoría del océano global. Pero posteriormente se demostró que estas variaciones podían deberse simplemente al movimiento del eje de Marte, lo que provocó que los científicos se centraran de nuevo en la existencia del antiguo océano.

Grandes rocas en Arcadia Planitia, las tierras bajas del norte de Marte (HiRISE ESP_019853_2410). Crédito: NASA (Moscardelli 2014)


 Las llanuras del norte de Marte poseen una elevación menor que las llanuras australes, Lo mismo ocurre en las cuencas oceánicas terrestres.

Moscardelli quiere seguir reuniendo documentación acerca de los deslizamientos terrestres compartiendo información con las comunidades de geociencias marinas para posteriormente, aplicar estos conocimientos al estudio de las cuencas marcianas.




Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada