jueves, 27 de febrero de 2014

Siding Spring: los científicos se preparan para su encuentro con Marte

 Uno de los eventos más interesantes de la exploración planetaria en 2014 es, potencialmente, uno de los más peligrosos para las naves espaciales que orbitan alrededor de Marte.

El domingo 19 de octubre de 2014, alrededor de las 18:30 GMT (20:30 CET) , el cometa C/2013 A1, conocido como  Siding Spring , va a hacer un sobrevuelo cercano a Marte. Será el segundo cometa que visite Marte en poco tiempo después de que lo hiciera ISON en octubre de 2013. Sin embargo, a diferencia de ISON que pasó a 10.000.000 kilómetros del planeta, se espera que Siding Spring pase a tan sólo 136.000 kilómetros de la superficie. Para darle un poco de perspectiva, Siding Spring se aproximará a Marte en alrededor de 1/3 de la distancia media que hay entre la Tierra y la Luna (unos 385.000 kilómetros).

En las escalas de nuestro Sistema Solar, esta distancia es realmente pequeña. 

Crédito: NASA

Los científicos han afirmado que el cometa no colisionará con Marte, pero su coma, la nube de partículas y polvo que rodean su núcleo, será lo suficientemente grande como para envolver a todo el planeta, y con él a las sondas espaciales que lo observan.


Actualmente hay tres orbitadores en torno a Marte: Mars Reconnaissance Orbiter (MRO), Mars Odyssey , y Mars Express. Además hay dos sondas más en camino al planeta rojo: MAVEN y la Mars Orbiter Mission de la India que llegarán antes que el cometa por lo que también correrían un peligro potencial.

Como la coma de los cometas evolucionan con el tiempo, los científicos están estudiando la evolución del objeto para saber cómo deberán proteger a las sondas espaciales llegado el momento. Las partículas de la coma cometaria no son especialmente grandes (de 1 cm a 1/10.000 partes de un cm). El problema es que viajarán a la velocidad de 56 km por segundo. ¡Unos 200.000 kilómetros por hora! A estas velocidades, incluso el polvo es peligroso.

Cometa Siding Spring , visto desde la estación de la ESA, Optical Ground, Tenerife, España , 31 de enero de 2014, 19:50 UTC. Crédito: ESA.
Para visualizarlo recordemos que los desechos espaciales que orbitan alrededor de la Tierra a una velocidad de 7 kilómetros por segundo pueden perjudicar seriamente a los satélites. La velocidad relativa de las partículas de polvo de Siding Spring será aproximadamente ocho veces superior. Y como la energía aumenta con el cuadrado de la velocidad, obtendríamos unos niveles de energía en los impactos 64 veces superiores.

Además, no solamente debemos considerar el riesgo de un impacto físico. Los impactos a estas hipervelocidades pueden generar nubes de plasmas y pulsos electromagnéticos que pueden dañar los equipos electromagnéticos de las sondas, provocando interrupciones en los numerosos sistemas electrónicos.

Una de las opciones planteadas por los científicos es la de modificar las órbitas de las sondas para colocarlas en lugares con la menor probabilidad de riesgo durante el encuentro del planeta con el cometa. También hay que evaluar la orientación de las sondas para tener los instrumentos más sensibles mínimamente expuestos a las peligrosas partículas. Otra opción es la de la reconfiguración de los sistemas para que resistan mejor a los posibles problemas que puedan surgir. Pero tampoco hay que olvidar que también tenemos una gran oportunidad para observar un cometa desde una distancia muy cercana, así que hay que encontrar el método de proteger nuestros instrumentos mientras se realizan estudios del cuerpo.

El equipo de la Mars Express ya ha comenzado a trabajar en la protección de la sonda en el encuentro con Siding Spring. Es un gran desafío porque no hay ninguna garantía de que la sonda no se vea afectada.

Siding Spring se encuentra actualmente a 670 millones de kilómetros de Marte, una distancia que recorrerá en sólo nueve meses.

¡La cuenta atrás ha comenzado!


Más información en el enlace.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada