lunes, 10 de marzo de 2014

El cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, visto el 28 de febrero de 2014


 El pasado día 20 de enero, la sonda Rosetta de la ESA despertó del modo de hibernación en el que había permanecido 31 meses para empezar a prepararse para el tramo final de su viaje de 10 años hacia el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Al igual que el satélite, este cometa también está saliendo de su peculiar hibernación.

Durante los últimos meses el cometa había permanecido oculto tras el Sol, desde el punto de vista de la Tierra, pero a finales de febrero el telescopio VLT del Observatorio Europeo Austral (ESO) en Chile pudo retomar las observaciones – el cometa había sido visto por última vez el 5 de octubre de 2013.


Estas imágenes fueron tomadas el día 27 de febrero por la noche, hora local (09:30 GMT del 28 de febrero). La imagen de la izquierda es el resultado de la superposición de una serie de fotografías centradas en el cometa, por lo que las estrellas de fondo aparecen como estelas de luz. El cometa se puede ver como un pequeño punto justo por encima de una de las estrellas (en el centro del círculo). En la imagen de la derecha se han eliminado las trazas de las estrellas.

El Observatorio Europeo Austral está ayudando a la ESA a monitorizar desde tierra este cometa de cuatro kilómetros de diámetro, lo que permitirá ajustar la trayectoria de Rosetta y evaluar la actividad del cometa antes de la llegada de la sonda el próximo mes de agosto.

En estas últimas observaciones, el cometa parece un 50% más brillante que la última vez que se había observado. Si bien es cierto que ahora está más cerca de la Tierra, su brillo ha aumentado más de lo que cabría esperar de un cometa inactivo de su tamaño, lo que podría indicar que su núcleo de hielo ya ha empezado a evaporarse a medida que se acerca al Sol.

El cometa 67P viaja alrededor del Sol entre las órbitas de Júpiter y de la Tierra. En agosto de 2015 alcanzará el punto de su trayectoria más próximo al Sol, pasando a una distancia de 185 millones de kilómetros.

Rosetta se convertirá en la primera misión en estudiar de forma continua y desde primera fila cómo evoluciona la actividad de un cometa durante su viaje alrededor del Sol.



Enlace original: ESA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada