lunes, 31 de marzo de 2014

El retroceso de Pine Island visto por los radares


 El rápido adelgazamiento del glaciar antártico Pine Island aparece claramente registrado en los veinte años de datos recogidos por los radares de los satélites de la ESA. Y revelan que la pérdida de hielo es más veloz de lo que se creía.

Pine Island es el mayor glaciar del casquete polar de Antártida Occidental, y donde está teniendo lugar una de las más rápidas pérdidas de hielo de todo el continente. Alrededor de una décima parte del casquete polar drena al mar a través de este glaciar.

En los bordes de los casquetes polares el hielo se levanta, se desgaja y flota sobre el agua. Medir estas plataformas heladas y seguir su evolución es importante para determinar con precisión la masa de los casquetes polares y su contribución a los cambiantes niveles marinos.


Pero las mediciones son complicadas. Las perforaciones y muestreos submarinos pueden hacerse localmente, pero no proporcionan los datos continuos y globales necesarios para una vigilancia precisa.

Los satélites obtienen información frecuente de áreas amplias, proporcionando así un medio efectivo de cuantificar el deshielo. Los radares en los satélites pueden ver a través de las nubes y en la oscuridad, lo que los hace especialmente adecuados para observar los polos, donde la climatología es adversa y hay largos periodos de oscuridad.

A lo largo de 20 años las órbitas de los satélites ERS de la ESA han sido cambiadas ocasionalmente para hacer medidas más frecuentes sobre las zonas polares. Si bien las misiones ERS-1 y 2 terminaron en 2000 y 2011, respectivamente, aún se sigue recurriendo a sus datos archivados para hacer descubrimientos.

Un estudio publicado recientemente, ha analizado el adelgazamiento acelerado y el retroceso de la frontera entre el hielo y el mar en el glaciar antártico Pine Island basándose en datos de ERS. Los resultados muestran que entre 1992 y 2011 la línea de crecimiento del glaciar retrocedió 20 kilómetros de media, alcanzando un máximo de 40 km en la sección central. El retroceso se mantuvo constante mientras el hielo adelgazaba más de 200 metros en 20 años.

Esta aceleración es consistente con el aumento del deshielo producido por aguas más cálidas en la parte inferior de la parte flotante de las plataformas heladas.

"Un primer desafío es medir el desplazamiento del hielo con precisión suficiente como para detectar las variaciones mareales del hielo en la línea de crecimiento, el punto en el que el hielo empieza a flotar", dijo Noel Gourmelen, co-autor del estudio.

"Un segundo desafío es discriminar entre el flujo de hielo, de unos 4 kilómetros al año, y las variaciones, de alrededor de un metro, debidas a la marea. Ambas se detectan con una única medida".

Para ello los científicos han recurrido a la interferometríar radar, combinando dos o más imágenes radar de la misma área para detectar los cambios ocurridos entre cada medición.

 Gracias a la frecuente cobertura de ERS-2 hacia el final de su vida los científicos han podido sustraer las variaciones mareales.

Combinando estos datos con observaciones anteriores realizadas con ERS-1 y 2, mapearon 20 años de adelgazamiento del hielo en el glaciar Pine Island con una precisión nunca antes alcanzada.

Dado que el deshielo no parece ralentizarse ni estabilizarse, los científicos creen que las previsiones actuales relativas al aumento del nivel del mar podrían ser demasiado conservadoras: Pine Island podría contribuir al incremento más de lo predicho.

Las imágenes de radar de los satélites ERS y la misión Envisat -finalizada en 2012-han proporcionado información crucial, pero sigue siendo necesario vigilar la evolución de los glaciares y del nivel del mar.

El satélite Sentinel-1, que será lanzado el 3 de abril dentro del programa Copernicus, medirá la velocidad del hielo a intervalos frecuentes, permitiendo una vigilancia más estrecha de la interacción entre los océanos y el hielo a escala global. Los Sentinel son una constelación de dos satélites idénticos. 




Enlace original: ESA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada