lunes, 24 de marzo de 2014

Estrellas y burbujas

Región de formación de estrellas ON2
 Las estrellas masivas se forman en el interior de tumultuosas nubes de polvo y gas. Su vida es corta pero intensa: sus fuertes vientos de partículas y de radiación alteran su entorno, antes de terminar sus días explotando como supernovas.

Esta imagen de la región de formación de estrellas ON2 nos muestra precisamente esta interacción entre las estrellas masivas y su entorno. Es una combinación de los datos recogidos en la banda de los rayos X por el observatorio espacial XMM-Newton de la ESA con una imagen en el infrarrojo tomada por el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA.

Esta guardería estelar forma parte del cúmulo abierto de estrellas Berkeley 87, situado a unos 4.000 años luz de la Tierra. Esta región alberga a más de 2.000 estrellas, la mayoría con una masa equivalente a la de nuestro Sol o incluso más pequeñas, pero unas pocas docenas son auténticos monstruos estelares con 10-80 masas solares.

El centro de la imagen está dominado por dos brillantes nubes de polvo y gas, la materia prima a partir de la que se forman las estrellas, representadas en color rojo. Toda la región está salpicada por un gran número de protoestrellas (verde), las semillas de la próxima generación de estrellas. La brillante estrella amarilla en la parte superior de la imagen es BC Cygni, una estrella masiva que se está inflando de forma excesiva y que terminará explotando como una supernova.

Los datos tomados por XMM-Newton se muestran en color azul, y revelan tanto fuentes individuales – protoestrellas y jóvenes estrellas masivas – como regiones difusas de rayos X. En las nubes superior e inferior se pueden distinguir dos ‘burbujas’ de rayos X en un tono rosado que contrasta con el fondo rojo. Estas burbujas aglutinan las emisiones de un gran número de protoestrellas, así como la radiación de las partículas de alta energía desencadenada por las ondas de choque generadas por los fuertes vientos de las estrellas masivas.

Esta imagen combina las observaciones realizadas en la banda de los rayos X entre los 0.25 y los 12 keV (azul) y en las longitudes de onda del infrarrojo de 3.6 micras (verde) y 8 micras (rojo). La composición abarca una región de 15 minutos de arco a cada lado, el norte se corresponde con la parte superior y el este con la izquierda.

Esta imagen fue publicada por primera vez en el artículo “Hard X-Ray Emission in the Star-Forming Region ON 2: Discovery with XMM-Newton” de Oskinova et al. en abril de 2010.



Enlace original: ESA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada