miércoles, 26 de marzo de 2014

Schrödinger VS Newton. ¿A quién le gustaban más los gatos?

En Astrofísica y Física ya hemos nombrado anteriormente al gato como mascota de la Física. Pero siempre nos hemos referido al gato de Schrödinger, o a la habilidad de estos felinos para caer de pie sin violar las leyes de la física.

En este post vamos a recordar a  otro gran amante de los gatos entre los genios de la Física. ¿Adivináis quién puede ser?



¡No! No me refiero a Sheldon Cooper, sino a un personaje histórico real. (Tampoco me refiero a mí, yo no soy un personaje histórico, aunque creo que sí soy real).


Para saber de quién estoy hablando no tenéis más que fijaros en el título de esta entrada. Sí, al ilustre Newton le encantaban los felinos. De hecho, se le atribuye la invención de las puertas para gatos. Según su biografía, Newton adoraba la compañía de estos simpáticos animales, teniendo una habitación dedicada en exclusiva a ellos. 


Aunque existe cierta discusión en cuanto a si esto es cierto o no, la habitación de Newton en la Universidad de Cambridge tenía un agujero diseñado para los gatos en la parte inferior de la puerta, que el mismo Isaac había ordenado realizar al carpintero de la Universidad. Newton era conocido por su pocas habilidades sociales, por lo que la compañía de los gatos le aportó esas amistades que no pudo mantener con los humanos.


Así que si hay que responder a la pregunta: ¿A quién le gustaban más los gatos? ¿A Schrödinger o a Newton? Las apuestas están abiertas...



7 comentarios:

  1. Anda! No sabía esta faceta de Newton!! Era un tipo listo.
    ^_^

    Yo voto por Schrödinger

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo por ti no voto. Cierto gato me ha contado que le haces muchas gamberradas. ^_^

      Eliminar
    2. Que va! Son rumores sin fundamento :-P

      Eliminar
    3. Incluso se cuenta otra anécdota sobre Newton, mucho más sabrosa, que completa la que tú has mencionado. Pues parece ser que cuando D. Isaac le encargó al carpintero la entrada para los gatos, le pidió que hiciese dos agujeros, uno grande para que cupiese la madre y otro pequeño para que entraran los gatitos. El carpintero le replicó que sólo hacía falta un agujero, el grande, porque los gatitos... ¡Cabrían también por él! Lo que supuso una lección de humildad para el genial científico.
      Si non e vero (que no lo es) e ben trovato!
      Un cordial saludo y felicidades por este blog imprescindible que vengo siguiendo hace años.

      Eliminar
    4. Hasta ahora no había leído sobre esta anéctoda. Pero tratándose de Newton y su personalidad, cualquier cosa. ¡Pobre madre!

      Un saludo!

      Eliminar
  2. Lo mismo la madre de Newton le decía"Newton! Te voy a dar con la rodea que te vas a marear!"
    :-P

    ResponderEliminar