viernes, 11 de abril de 2014

¿Descubierta la primera exoluna?

¿Existen lunas fuera del Sistema Solar? Los científicos llevan mucho tiempo especulando sobre la posible existencia de otros Titán, Fobos o Europa en torno a lejanos exoplanetas. Pero ahora, investigadores de la NASA han descubierto las primeras evidencias de la existencia de una "exoluna", y aunque afirman que es imposible confirmar su presencia, el hallazgo es un primer paso para localizar otras lunas.

" No vamos a tener la oportunidad de observar el candidato a exoluna de nuevo", dijo David Bennett, de la Universidad de Notre Dame , Indiana, autor principal de un nuevo documento sobre los resultados que aparecen en la revista Astrophysical Journal . "Pero podemos esperar descubrimientos inesperados como este."

En un estudio en el que han participado investigadores de diferentes países, han empleado telescopios instalados en Nueva Zelanda y Tasmania para observar, mediante la técnica de la microlente gravitatoria, la alineación casual de dos astros. Gracias a este método se pueden medir las variaciones débiles de la intensidad de luz de los objetos de fondo. Estos eventos duran aproximadamente un mes.



Si la estrella situada en el primer plano, la que los astrónomos llaman lente, posee un planeta orbitando a su alrededor, este actúa como una segunda lente oscureciendo todavía más a la estrella. Escudriñando estas variaciones de luz, los astrónomos pueden calcular la masa de la estrella situada en primer plano en relación a la de su planeta.

Sin embargo, en algunos casos, el objeto de primer plano puede ser un planeta que vaga libremente por el espacio, y no una estrella. Entonces, los investigadores podrían medir la masa del planeta en comparación con la masa de su compañera en órbita o luna. 

Hasta ahora los astrónomos han buscado activamente exolunas en misiones como Kepler, sin éxito hasta la fecha. En el nuevo estudio, la naturaleza del objeto situado en primer plano no está muy clara. La relación entre el cuerpo más grande y el pequeño es de 2.000 : 1. Eso significa que el par podría ser una pequeña estrella, muy débil, rodeada de un planeta de unas 18 masas terrestres. o bien, un planeta más masivo que Júpiter, junto a una luna un poco menos masiva que la Tierra.

El problema es que los astrónomos no tiene forma de saber cuál de estas dos hipótesis es la correcta.

"Si la posibilidad verdadera es que hemos observado un exoplaneta junto a su luna, sería un espectacular descubrimiento de un sistema no visto hasta ahora", dijo Wes Traub. "Los modelos elaborados por los investigadores apuntan más a la posiblididad de que se trate de un sistema exoplaneta-exoluna, pero el escenario más probable es que sea una estrella junto a un planeta".

Al desconocer la distancia entre el cuerpo grande con respecto al pequeño, los astrónomos tienen dificultades a la hora de tomar medidas adicionales del sistema. Pero Spitzer y Kepler sí son lo suficientemente potentes como para llegar a medir la distancia de un exoplaneta con su luna en caso de observar un evento de este tipo, mediante la técnica del paralaje. Este método permite obtener datos más precisos gracias a la realización de observaciones de un mismo evento desde diferente ubicaciones. Cuando se combina un fenómeno de lente, con un efecto de paralaje, se obtendrán resultados diferentes que ayudarán a comprender la naturaleza del sistema.

Actualmente existen varios proyectos de observación de microlentes gravitatorias que han descubierto docenas de exoplanetas orbitando alrededor de estrellas o flotando libremente.

El nuevo candidato a exoluna, si es real, podría estar orbitando en torno a un planeta errante. Este mundo podría haber sido expulsado junto a su satélite debido a la caótica dinámica orbital de los sistemas planetarios jóvenes.



Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada