jueves, 3 de abril de 2014

El Objeto de Sakurai: la evolución estelar a tiempo real


 Las estrellas tienen periodos de vida que abarcan miles de millones de años, por lo que los cambios que se producen en ellas conforme van evolucionando no suelen ser perceptibles en la escala de vida humana. Es por ello que es muy emocionante poder contemplar a un astro pasar de una etapa de la vida a otra en una escala de tiempo de meses o años, lo que sólo se ha podido estudiar en contadas ocasiones. Una de esas estrellas es el Objeto de Sakurai (V4334 Sgr).

 Su existencia fue notificada por primera vez por un astrónomo aficionado japonés en 1996, Yukio Sakurai, mientras buscaba cometas. Clasificada al principio como un astro tipo nova, el Objeto de Sakurai había sido pocos años antes la estrella central de una débil nebulosa planetaria. En 1990 se iluminó por un factor de 10.000. Este brillo se atribuyó  a  un «flash de helio final» antes de convertirse en una enana blanca. En este evento, el núcleo estelar se reavivó.

 Este flash de helio final fue tan violento, que expulsó una nube de polvo y gas que formó un capullo alrededor de la estrella que bloqueó toda su luz visible. En el año 2000, la nube de polvo era tan espesa que ni siquiera el Telescopio Espacial Hubble podía verla. Pero los científicos del NOAO la han estado observando durante un tiempo a la espera de que la radiación infrarroja emitida por el astro traspasara la nube de polvo. La radiación infrarroja penetra en el polvo mucho más eficientemente que la luz visible. Los científicos creen que la llegada de este tipo de radiación es una señal de que pronto la nube de polvo se disipará lo suficiente como para permitir el paso de la luz visible.



Gracias al sistema de óptica adaptativa instalado en el telescopio Gemini Norte en Mauna Kea (Hawai), cuya finalidad es compensar la distorsión de la luz de las estrellas provocada por la atmósfera terrestre, dos astrónomos del NOAO pudieron observar la cáscara de material escapando alrededor de la estrella. El Dr. Richard Joyce comenta que han obtenido imágenes de donde debería estar el Objeto de Sakurai. "Las primeras imágenes tomadas por Gemini en 2010 mostraron un manchón débil y oscuro cerca de la ubicación del Objeto de Sakurai. Las imágenes de 2013 mostraban claramente a la estrella".

El Dr. Kenneth Hinkle, autor principal, comenta, " el Objeto de Sakurai parece estar formando una nebulosa bipolar: en los últimos tres años se han observado dos lóbulos de gas que se mueve hacia el exterior de la estrella central. La nebulosa bipolar está más o menos alineada a la nebulosa planetaria. La nebulosa planetaria se formó a partir del gas que perdió la estrella hace más de 10.000 años cuando pasaba por el estado de gigante roja. Esta estructura puede indicar que la estrella está acompañada por otra estrella o un planeta. En la ilustración superior se muestra al Objeto de Sakurai de color rojo, ya que la luz que emite la estrella es absorbida por el polvo.

Las estrellas como el Sol cuando llegan al final de sus días se expanden y se enfrían para convertirse en gigantes rojas. Cuando se agota su combustible nuclear, queda un remanente en forma de enana blanca. Sin embargo, entre un 10 y un 15 por ciento de estas estrellas pueden conservar todavía un pequeño remanente de hidrógeno y helio que les permite iniciar de nuevo la combustión nuclear, lo que enciende brevemente al astro. Esta fase se llama flash final. Aunque este fenómeno no es poco común, este pulso tiene una duración muy breve, por lo que es muy raro contemplarlo: en la actualidad sólo se ha observado en tres ocasiones. Los científicos estiman que en nuestra galaxia se da cada diez años este fenómeno, pero el anterior fue contemplado en 1919.

La distancia a la que se encuentra respecto al Sistema Solar es incierta, pero se estima que puede ser de entre 6.800 hasta 12.000 años luz, en la constelación de Sagitario. A medida que la nube de escombros se expanda será posible refinar nuestro conocimiento de la distancia y otros parámetros de este objeto.



Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada