miércoles, 16 de abril de 2014

La oruga y la larva


 Esta imagen del Telescopio Espacial Hubble parece una oruga azul brillante moviéndose sobre la oscuridad del espacio. En el interior de este cúmulo de polvo y gas, conocido como IRAS 20324+4057 pero apodado “la Oruga”, ha nacido una brillante protoestrella.

En realidad hay varias protoestrellas en la ‘cabeza’ de la Oruga, pero la amarilla es la más luminosa y masiva. Cuando esta protoestrella haya acumulado una masa suficiente, emergerá como una joven estrella hecha y derecha.

El intenso brillo de color azul del cúmulo está provocado por la radiación ultravioleta emitida por las estrellas en los alrededores de IRAS 20324+4057, que también es la responsable de la forma larga y ondulada de su ‘cola’. Este cúmulo abarca aproximadamente un año luz de cabeza a cola, y contiene una masa de gas equivalente a cuatro veces la de nuestro Sol.

IRAS 20324+4057 parece estar abriéndose camino a través de la asociación estelar Cygnus OB2, un cúmulo difuso situado a unos 4.700 años luz de la Tierra, en la constelación del Cisne. Esta asociación es uno de los cúmulos más grandes del Universo conocido, y es famoso por las grandes estrellas que habitan en su interior. Cygnus OB2 alberga a algunas de las estrellas más calientes, masivas y luminosas que se conocen, algunas de las cuales presentan una luminosidad dos millones de veces superior a la del Sol.

La Oruga no está sola en este jardín interestelar. Fuera del marco de esta imagen, hacia la esquina inferior derecha, se encuentra otro curioso objeto bautizado por los astrónomos como “la Carpa”. La extensión de este segundo cúmulo es aproximadamente la mitad de la de IRAS 20324+4057, y se piensa que también está siendo iluminado y esculpido por la radiación emitida por las estrellas de la región.

Completando el trío se encuentra otro pequeño cúmulo de color azul, conocido coloquialmente como “la Larva”, que se puede distinguir en la esquina inferior izquierda de esta imagen. Los tres objetos tienen la misma orientación en el firmamento y parecen ser más brillantes en su cara norte, lo que sugiere que están siendo moldeados por la radiación y los fuertes vientos emitidos por las estrellas más calientes de Cygnus OB2, situadas en la esquina superior derecha de la imagen.


Enlace original: ESA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada