miércoles, 2 de abril de 2014

Un asesino en serie galáctico

Crédito: ESO.
 En esta nueva imagen, obtenida por el telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, instalado en el Observatorio La Silla de ESO, en Chile, podemos ver el contraste entre estas dos galaxias: NGC 1316 y su compañera, de menor tamaño, NGC 1317. Estas galaxias están muy cerca la una de la otra, pero tienen historias muy diferente. La pequeña galaxia espiral NGC 1317 ha tenido una vida tranquila, pero NGC 1316 ha engullido a otras galaxias en su violenta historia, mostrando sus cicatrices de guerra.

Varias claves en la estructura de NGC 1316 revelan que esta galaxia ha vivido un pasado turbulento. Por ejemplo, tiene varios rastros de caminos de polvo poco comunes [1] incrustados en un envoltorio de estrellas mucho mayor, y una población de cúmulos globulares estelares inusualmente pequeños. Esto sugiere que ha podido engullir con anterioridad una galaxia espiral rica en polvo, en concreto hace unos tres mil millones de años.


La mayor parte de las estrellas que se muestran en este mapa pueden verse a simple vista en una noche oscura. La pequeña constelación de Fornax (El Horno) contiene una concentración de galaxias cercanas, incluyendo las galaxias en interacción NGC 1316 y 1317 (indicadas con un círculo rojo). Son lo suficientemente brillantes como para poder verlas con un telescopio de aficionado de tamaño medio, apareciendo como débiles machas borrosas circulares. Crédito: ESO, IAU and Sky & Telescope


Alrededor de la galaxia también se han visto colas de marea muy débiles — volutas y cáscaras de estrellas que han sido arrancadas de sus ubicaciones originales y lanzadas al espacio intergaláctico. Estas formas se producen por complejos efectos gravitatorios en las órbitas de las estrellas que tienen lugar cuando otra galaxia se acerca demasiado. Todas estas señales apuntan a un pasado violento durante el cual NGC 1316 anexionó otras galaxias y sugiere que este comportamiento disruptivo continúa.

NGC 1316 se encuentra a unos 60 millones de años luz de la Tierra, en la constelación austral de Fornax (El Horno). También tiene el nombre de Fornax A, reflejando el hecho de que se trata de la fuente emisión en ondas de radio más brillante de la constelación — y, de hecho, la cuarta fuente de ondas de radio más brillante de todo el cielo [2]. Esta emisión de radio es producida por material que cae en el agujero negro supermasivo del centro de la galaxia que, probablemente, ha obtenido combustible extra gracias a la interacción con otras galaxias.

Esta nueva y detallada imagen, obtenida por el Telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, que se encuentra en el Observatorio La Silla de ESO, en Chile, fue creada combinando muchas imágenes individuales del archivo de ESO. El objetivo de las observaciones originales era revelar las características más débiles y estudiar la perturbación de este interesante sistema.

En esta imagen podemos ver el cielo que rodea a las galaxias NGC 1316 y 1317. Fue creada a partir de imágenes que forman parte del sondeo Digitized Sky Survey 2. Crédito: ESO/Digitized Sky Survey 2

Como regalo, la nueva imagen también proporciona una ventana al universo distante más allá de las dos brillantes galaxias en interacción que vemos en primer plano. La mayor parte de los débiles puntos difusos de la imagen son galaxias aún más distantes — y hay una concentración especialmente densa justo a la izquierda de NGC 1316.



Notas

[1] Esos caminos de polvo se han captado en detalle gracias al Telescopio Espacial Hubble de NASA/ESA.

[2] Esto se aplica en frecuencias de radio de 1400 MHz, en otras frecuencias el orden será diferente.



Enlace original: ESO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada