lunes, 12 de mayo de 2014

Los astrónomos encuentran el 'hermano perdido hace mucho' del Sol

Crédito: Iván Ramirez/Tim Jones/McDonald Observatory/Phys.org

Un equipo de investigadores, liderados por el astrónomo Iván Ramírez de la Universidad de Texas en Austin, ha identificado al primer "hermano" del sol -una estrella que casi seguramente nació de la misma nube de gas y polvo como la nuestra-. Los métodos de Ramírez ayudarán a los astrónomos a encontrar a otros hermanos solares, que podrían llevar a un mejor entendimiento de cómo y dónde nuestro sol se formó, y como nuestro Sistema Solar se hizo apto para la vida. El trabajo será publicado el 1 de junio en el Astrophysical Journal.

Tal y como dijo Ramírez "Queremos saber donde nacimos. Si podemos entender en que parte de la galaxia se formó el sol, podemos comprender las condiciones en el Sistema Solar temprano. Esto podría ayudarnos a entender por qué estamos aquí".

Además, también dijo que hay una posibilidad "pequeña, pero no nula, de que estas estrellas hermanas del Sol podrían tener planetas habitables. En sus días más tempranos dentro de su cúmulo donde nacieron las colisiones podrían haber fragmentado mundos, y estos fragmentos podrían haber viajado entre sistemas solares, y quizás hasta pueden haber sido responsables de traer la vida primitiva a la Tierra. Entonces podría ser posible que los hermanos del Sol sean candidatos claves en la búsqueda para la vida extraterrestre".

El hermano solar encontrado por el equipo se denomina como HD 162826, una estrella un 15 por ciento más masivo que el sol, localizado a 110 años luz de distancia en la constelación de Hércules. La estrella no es visible a simple vista, pero es fácilmente observable con unos sencillos prismáticos, no lejos de la brillante estrella Vega.

El equipo identificó a HD 162826 como el hermano de nuestro sol de entre un grupo de 30 candidatos posibles elegidos por varios grupos de todo el mundo y que estaban buscando posibles hermanos solares. El equipo de Ramírez estudió 23 de estas estrellas a fondo con el telescopio Harlan J. Smith del Observatorio McDonald, y las estrellas restantes (visibles sólo del hemisferio austral) con Clay Magellan Telescope en Observatorio de Las Campanas en Chile. Todas estas observaciones usaron la espectroscopia de alta resolución para conseguir una mayor información de la composición química de las estrellas.

Según Ramírez "Pero varios factores son necesarios para realmente considerar a una estrella como un hermano solar". Además del análisis químico, su equipo también incluyó la información sobre las órbitas de las estrellas -buscando sus caminos alrededor del centro de la Vía Láctea-. Al considerar tanto la química estelar como las órbitas estrechó el número de candidatos a HD 162826.

Nadie sabe si esta estrella posee planetas con vida. Pero según Ramírez por "una coincidencia afortunada, el equipo de búsqueda de planetas del Observatorio McDonald ha estado observando HD 162826 durante más de 15 años". Los estudios realizados por Michael Endl Guillermo Cochran -Universidad de Texas-, juntos con los cálculos de Rob Wittenmyer -Universidad de Nueva Gales del Sur-, han excluido cualquier planeta masivo con órbita cercana a la estrella (un supuesto júpiter caliente), e indican que es improbable que las órbitas de un análogo de Júpiter sean cercanas a la estrella. Los estudios no excluyen la presencia de planetas más pequeños tipo terrestre.

El encuentro de un único hermano solar es intrigante, pero Ramírez indica que el proyecto tiene un objetivo más grande: crear el camino para identificar a hermanos solares, en previsión para la gran cantidad de datos que se esperan en breve de misiones como Gaia, la misión de Agencia Espacial Europea para crear el mapa 3-D más grande y más exacto de la Vía Láctea.

Ramírez afirmo que "Los datos que pronto tendremos de Gaia no van a estar limitados a la vecindad solar. El número las estrellas que podemos estudiar aumentará en un factor de 10.000", señalando que Gaia proporcionará distancias exactas y movimientos propios para mil millones de estrellas, permitiendo a los astrónomos buscar a nuevos hermanos solares. 

Afirma que el proyecto de su equipo acelerará el proceso de reducción del número de potenciales hermanos solares.

Ramírez comento que "No invierta mucho tiempo en el análisis detallado de cada estrella. Usted puede concentrarse en ciertos elementos químicos clave que serán muy útiles". Estos elementos son los que varían enormemente entre estrellas, que de otra manera tendrían composiciones químicas muy similares. Estos elementos químicos sumamente variables son en gran parte dependientes de la región en la galaxia donde la estrella se formó. El equipo de Ramírez ha identificado el bario y el itrio como particularmente útiles.

Cuando más hermanos solares sean identificados, los astrónomos estarán un paso más cerca de saber donde y como se formó el sol. Para alcanzar dicho objetivo, los especialistas en dinámica harán modelos hacia atrás en el tiempo para controlar las posibles órbitas de todos los hermanos solares conocidos y encontrar donde se cruzan: su lugar de nacimiento.

Fuente del enlace: Phys.org

2 comentarios:

  1. Ahora diran los "enteraos de to", que ese hermano de Sol, se dirije a nuestro sistema solar y cantidad de tonterias.
    Venga, a vender libros como churros!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sería una tontería. Todas las estrellas nacen en racimos, conocidos como cúmulos estelares, que posteriormente se separan. Con el tiempo seguramente encontremos más hermanas del Sol. Y si viviésemos lo suficiente veríamos cómo las estrellas del conocido grupo de las Pléyades se separan para emprender cada una su propio camino.

      Un saludo!!

      Eliminar