miércoles, 21 de mayo de 2014

Luz verde para la construcción de InSight, la nueva misión a Marte

Concepto artístico del módulo de aterrizaje de la Misión InSight sobre la superficie de Marte. Crédito: NASA/JPL-Caltech

La NASA y sus socios internacionales han recibido luz verde para iniciar la construcción de un nuevo módulo de aterrizaje para Marte, después de haber completado con éxito el examen de diseño crítico de la misión el pasado viernes.

La misión InSight (Interior Exploration Using Seismic Investigations, Geodesy and Heat Transport) perforará por debajo de la superficie de Marte para estudiar su interior. La misión investigará cómo se formaron los planetas similares a la Tierra y cómo desarrollaron la estructura interna de su núcleo, manto y corteza, y recopilará información sobre el subsuelo con instrumentos nunca antes usados en Marte.

InSight será lanzada desde la Base de la Fuerza Aérea de Vandenberg, en la costa central de California cerca de Lompoc, en marzo de 2016. Esta será la primera misión interplanetaria que sea lanzada desde California. La misión será importante para lograr la ansiada meta de enviar una misión humana a Marte en la década de 2030.

Los jefes del equipo de InSight presentaron los resultados de diseño de la misión la semana pasada a un comité de revisión de la NASA, que dio la aprobación para avanzar a la siguiente etapa de preparación.

"Nuestros socios de todo el mundo han hecho progresos significativos para llegar a este punto y están completamente preparados para entregar su hardware para la integración del sistema a partir de noviembre, que es el próximo gran hito para el proyecto", dijo Tom Hoffman  director del proyecto InSight de la NASA en el Laboratorio Jet Propulsion. “Ahora nos estamos moviendo para realizar el diseño y el análisis a construir, y probar el hardware y el software que nos llevaría a Marte, así como para reunir la ciencia que necesitamos para lograr el éxito de esta misión”.

Para investigar el interior del planeta, el módulo de aterrizaje estacionario llevará un brazo robótico que se desplegará hacia la superficie, así como instrumentos de subsuelo aportados por Francia y Alemania. Las agencias espaciales nacionales de Francia y Alemania se han asociado con la NASA proporcionando dos instrumentos científicos principales de InSight.

El experimento de sísmica para la estructura interior ( SEIS) será construido por el CNES francés en colaboración con DLR alemán y las agencias espaciales de Suiza y el Reino Unido. Medirá ondas de movimiento de tierra en el interior del planeta y de los impactos de meteoritos. También se medirá el calor que viene hacia la superficie desde el interior del planeta.

“Marte ofrece una ventaja sobre la Tierra en cuanto al entendimiento de que tan habitable se pueden formar las superficies planetarias”, dijo Bruce Banerdt, principal investigador de JPL en InSight. “Ambos planetas sufrieron el mismo proceso inicial. Pero Marte, al ser más pequeño, se congeló más rápido y se volvió menos activo, mientras que la Tierra se mantuvo agitada. Así que Marte preservó mejor la evidencia sobre las primeras fases del desarrollo rocoso del planeta".

El módulo de aterrizaje de tres patas irá a un sitio cerca del ecuador marciano y proporcionará información durante una misión de 720 días, unos dos años. InSight adapta un diseño de la exitosa misión Phoenix Mars Lander, que examinó el hielo y el suelo en el norte de Marte en 2008.

"Vamos a incorporar muchas características de nuestra nave espacial Phoenix en InSight, pero las diferencias entre las misiones requieren algunas diferencias en la nave espacial InSight", dijo el Gerente del Programa de InSight Stu Spath de la compañía Lockheed Martin Space Systems. "Por ejemplo, la duración de la misión InSight es de 630 días más que Phoenix, lo que significa que el módulo de aterrizaje tendrá que soportar una amplia gama de condiciones ambientales en la superficie."

Guiado por imágenes del entorno tomadas por el módulo de aterrizaje, el brazo robótico de InSight colocará el sismómetro en la superficie y luego colocará una cubierta protectora sobre ella para minimizar los efectos del viento y la temperatura en el instrumento sensible. El brazo también pondrá a la sonda de flujo de calor en posición para introducirla en el suelo a una profundidad de 4,5 metros.

Otro experimento utilizará el enlace de radio entre InSight y las antenas de la Red del Espacio Profundo de la NASA en la Tierra para medir con precisión una oscilación en la rotación de Marte que podría revelar si Marte tiene un núcleo fundido o sólido. Los sensores del viento y la temperatura así como los de la presión desarrollados por el Centro de Astrobiología de España vigilarán el tiempo en el lugar del aterrizaje, y un magnetómetro medirá perturbaciones magnéticas causadas por la ionosfera marciana.



Enlace original: NASA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada