lunes, 19 de mayo de 2014

Venus Express se prepara para penetrar en la hostil atmósfera venusiana


 Tras ocho años en órbita, la nave de la ESA Venus Express ha completado las observaciones científicas de rutina y se prepara para una zambullida en la atmósfera hostil del planeta.

Venus Express fue lanzada en una nave Soyuz–Fregat desde el cosmódromo ruso de  Baikonur, en Kazajistan, el 9 de noviembre de 2005, y llegó a Venus el 11 de abril de  2006.

Durante estos años la sonda ha permanecido en una órbita muy elíptica en torno al planeta, que la lleva hasta a 66.000 Km sobre el polo Sur en su punto más alejado -lo que le ha permitido obtener impresionantes vistas globales-, y a solo 250 Km sobre el polo Norte, cerca de las capas superiores de la atmósfera del planeta.


Gracias a sus siete instrumentos la nave ha proporcionado un completo estudio de la ionosfera, la atmósfera y la superficie de Venus.

“Venus Express nos ha mostrado la gran variabilidad de este planeta a corto y largo plazo, y también nos ha dado pistas sobre como ha cambiado desde que se formó hace 4.600 millones de años,” dice Håkan Svedhem, el jefe científico de la misión, de la ESA.

“Esta información nos ayuda a descifrar qué hizo que Venus y la Tierra acabaran siendo tan diferentes, pero también hemos advertido que comparten algunas características”.

La temperatura de la superficie de Venus supera los 450°C, muy superior a la de un horno normal de cocina. Es además enormemente densa, y los gases que la componen son tóxicos para nosotros. Pero el análisis químico de la superficie rocosa realizado por los detectores infrarrojos de la misión han revelado que Venus podría haber tenido en el pasado un sistemas de placas tectónicas como el que tiene hoy la Tierra, e incluso un océano de agua.

Al igual que la Tierra, Venus está perdiendo partes de su atmósfera superior al espacio. En concreto, Venus Express ha detectado que escapan al espacio el doble de átomos de hidrógeno que de oxígeno. Dado que la molécula de agua esta compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, las observaciones indican que en la atmósfera se está produciendo desintegración de agua.

Hoy en día hay 100.000 veces más agua en la Tierra que en Venus. Pero ambos planetas son alrededor del mismo tamaño y se formaron en la misma época, así que los dos deben haber tenido aproximadamente la misma cantidad de agua en las etapas tempranas de su formación.

La sonda también ha observado con gran detalle la parte alta de las nubes, a unos 70 km de altitud sobre la superficie del planeta. Eso incluye un vórtice gigantesco que gira sobre el polo Sur, y que guarda cierto parecido con los huracanes terrestres. La nave ha detectado también -por su firma electromagnética- rayos generados en nubes de ácido sulfúrico. 

 La atmósfera de Venus da una vuelta completa al planeta en solo cuatro días, mientras que este tarda 243 días en girar en torno a su eje. Venus Express ha estudiado este fenómeno de la super-rotación de la atmósfera, revelando detalles sorprendentes. Un estudio mostró que las velocidades medias del viento habían pasado de unos 300 km/h a 400 km/h en solo seis años terrestres.

Por otra parte, otro trabajo halló que la rotación del planeta se ha ralentizado en 6.5 minutos desde que lo midiera la misión Magallanes, de la NASA, que permaneció cinco años en Venus hace dos décadas.

Aún no se sabe, no obstante, si hay una relación entre la velocidad cada vez mayor de los vientos y la rotación que se ralentiza.

El radar de la nave Magallanes mostró una superficie muy alterada por erupciones volcánicas pasadas. Venus Express, además, ha hallado indicios de que el planeta aún podría ser geológicamente activo en la actualidad. Un estudio encontró abundantes ríos de lava que podrían haber sido formado hace no más de 2,5 millones de años, y quizás incluso mucho más recientemente.

De hecho, las mediciones de dióxido de azufre en la atmósfera superior han producido resultados muy variables a lo largo de la misión. Aunque algunos procesos de circulación atmosférica podrían producir resultados similares, este es el argumento más convincente hasta ahora de la existencia de un vulcanismo activo en el presente.

Ahora, tras ocho años en órbita, el combustible necesario para mantener la órbita elíptica está a punto de agotarse. Por ello las operaciones científicas de rutina han concluido esta semana.

Y la nave se prepara para una última tarea: lanzarse a la atmósfera de forma controlada, mucho más profundamente de lo que nunca se ha intentado.

“Ya habíamos llevado a cabo campañas cortas de ‘aerodrag’  en las que rozábamos las capas altas de la atmósfera, a unos 165 km, pero queremos profundizar más, hasta  130 Km o incluso más abajo”, dice Patrick Martin, jefe de misión de Venus Express.

“Solo llevando a cabo operaciones atrevidas, como esta, podemos obtener datos nuevos acerca de regiones de la atmósfera por lo general inaccesibles, y también relativos a la respuesta de la nave y sus componentes en un entorno tan hostil”.

Esta fase de aerofrenado experimental está planeada para entre el 18 de junio y el 11 de julio. Durante la operación algunos instrumentos científicos podrán tomar datos, en concreto medidas del campo magnético, del viento solar y de la composición atómica. Además, los sensores de temperatura y presión registrarán las condiciones a las que está siento sometida la nave.

“Esta campaña nos proporciona también la oportunidad de desarrollar y poner en práctica las operaciones técnicas necesarias para el aerofrenado, una experiencia muy valiosa de cara a futuras misiones planetarias”, señala Paolo Ferri, jefe de operaciones de la misión.

El aerofrenado puede ser una manera de colocarse en órbita de otros planetas sin necesidad de llevar grandes cantidades de combustible.

Es posible que el combustible de Venus Express se agote durante esta fase, o que la nave no sobreviva estas arriesgadas operaciones. Pero si aún sigue funcionando correctamente su órbita se elevará de nuevo y las operaciones, limitadas, proseguirán durante varios meses más, si el combustible no se agota antes.

En cualquier caso a finales de año es probable que Venus Express haya completado su descenso final a la atmósfera del planeta, dando así por finalizado un magnífico logro científico.

“Venus Express ha profundizado en los misterios de este planeta envuelto en una densa y opaca atmósfera mucho más de lo que soñábamos, y sin duda seguirá sorprendiéndonos hasta el último minuto”, añade Håkan.



Enlace original: ESA.

2 comentarios:

  1. Buenos dias veronica, soy un lector asiduo de este blog y me gustaria compartir con ustedes las actividades que estamos llevando acabo en un pequeño colegio cerca de sevilla...

    Desde el CEIP Peñaluenga estamos trabajon con los alumnos asuntos relacionados con la astronomia y la cosmologia y la primera experiencia piloto ya ha generado interesantes noticias por nuestra relacion con la ESA, te adjunto dos enlaces:

    http://blogs.esa.int/rosetta/2014/05/16/sending-a-signal-into-the-future-2/

    http://blogs.esa.int/rosetta/2014/05/20/planetary-colonisation-study/

    El proyecto esta en su inicio pero tenemos ideas ambiciosas para el proximo curso, por ello, y por la calidad de los contenidos de este rincon de internet me gustaria tenderos la mano para una futura colaboracion...

    Gracias por ser unos grandes divulgadores cientificos. Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:

      Me alegro muchísimo de recibir tu comentario. He leído sobre vuestro proyecto y lo primero que me vino a la cabeza es la envidia. Envidia por no haber tenido la oportunidad de realizar este tipo de actividades en mi edad escolar. Estas iniciativas me parecen estupendas. A lo largo de los años, todos los estudiantes olvidamos muchas cosas de las que aprendemos. Pero en vuestro colegio no creo que ningún estudiante olvide nunca lo que habéis conseguido.
      Mi admiración. Y muchísimas gracias por escribirnos.

      Un saludo!

      Eliminar