jueves, 26 de junio de 2014

Descubierto un nuevo tipo de polvo en la atmósfera marciana

 Un grupo de científicos franceses y rusos entre los que se encontraban tres especialistas del Instituto de Física y Tecnología de Moscú,  Anna Fedorova, Alexander Rodin y Oleg Korablev, han descubierto una nueva peculiaridad en la atmósfera marciana. Los investigadores han realizado su descubrimiento analizando los datos aportados por el espectrómetro de la Mars Express y datos capturados en la luz ultravioleta, lo que les ha permitido concluir que el polvo presente en la atmósfera marciana puede ser de dos tipos. El artículo científico que presenta esta investigación ha sido publicado en la revista Icarus.

Los científicos obtuvieron los datos cuando el disco del planeta ocultaba el Sol en el comienzo del verano del Hemisferio Norte. Antes de que el Sol fuese completamente ocultado por el planeta, sus últimos rayos atravesaban la atmósfera marciana para después ser analizados por los detectores de la sonda. Tras atravesar la atmósfera, los rayos solares muestran un espectro diferente en función de las partículas presentes en la misma, lo que da datos del tamaño de éstas y de su cantidad. Este método se empleó con el fin de comprender cómo se distribuyen las partículas en la atmósfera marciana.


Los investigadores han descubierto que la distribución de las partículas de polvo en Marte no es homogénea, sino que, a grandes rasgos, pueden agruparse de dos modos. El primer modo, más grueso, está representado por granos de hielo de H2O con un radio promedio de 1,2 micrómetros y partículas de polvo ligeramente más pequeñas, del orden de 0,7 micrómetros de radio. El segundo modo, mucho más fino, es un aerosol que consiste en partículas más pequeñas con radios que oscilan entre los 0,04 y 0,07 micrómetros de radio.

Curiosamente, la densidad de ambos modos no es tan alta. Incluso en las capas con más "polvo" de la atmósfera del planeta, a una altitud de 20-30 kilómetros, hay cerca de 3.000 partículas del modo fino por centímetro cúbico, y no más de 2 partículas del modo grueso.

Si se compara con lo que se considera una cantidad normal en la Tierra, esta densidad de polvo es bastante baja. Pero la presencia de los aerosoles son muy importantes porque tienen un papel fundamental en el clima del planeta.

Debido a la presencia de finas partículas de polvo en las capas superiores de la atmósfera, los "embriones" de hielo se forman más rápidamente, lo que a su vez, influye en la acumulación de nubes. Estas nubes son responsables de la precipitación y de las temperatura superficial de Marte. El análisis de la forma en la que este polvo se esparce en la atmósfera del planeta con respecto a la altitud y a las coordenadas geográficas es crucial para la formación de una visión completa de lo que sucede en Marte.

Además, los modos de polvo descubiertos por los científicos, confirman que las tormentas de polvo marcianas son capaces de levantar grandes cantidades de sustancias desde la superficie del planeta.

Pero los investigadores señalan que el hecho de detectar la presencia de polvo fino en la atmósfera puede contradecir los datos obtenidos previamente sobre la existencia de vapor saturado a la misma altitud. Es decir, con la cantidad de sustancias encontradas, hubiera sido natural para el vapor sobresaturado condensar y formar nubes.

La clave para solucionar esta contradicción está en la temperatura. Con temperaturas bajas, de alrededor de -100ºC, el crecimiento de los granos de hielo se ralentiza sustancialmente.

El estudio de la acumulación de las nubes en las capas altas de la atmósfera es importante no sólo para entender lo que ocurre en Marte, sino también para saber más sobre la Tierra, debido a que procesos similares podrían estar ocurriendo aquí.



Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada