sábado, 28 de junio de 2014

El Cometa Rosetta: Esperemos lo Inesperado

El cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, el 4 de junio de 2014. Crédito: ESA/Rosetta/MPS para el Equipo OSIRIS MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA

En una imagen que fue tomada a principios de este mes por la nave espacial Rosetta, de la ESA, se observa que el cometa que dicha nave tiene como objetivo se ha calmado, lo que demuestra la impredecible naturaleza de estos enigmáticos objetos.

La imagen fue captada el 4 de junio por la cámara científica de Rosetta y es la más reciente, tomada con resolución completa del sensor de ángulo estrecho. Se la ha utilizado con el propósito de ayudar a realizar los ajustes necesarios para la navegación de Rosetta hacia el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, el cual en ese momento se encontraba a 430000 kilómetros de distancia.

 Causa una enorme sorpresa que ya no haya signos de la extensa nube de polvo que se estaba formando alrededor del núcleo a finales de abril y principios de mayo, como se muestra en las imágenes de nuestro más reciente comunicado. De hecho, la monitorización del cometa ha mostrado una significativa caída en su brillo desde entonces.

“El cometa ahora está casi a nuestro alcance, y nos está enseñando a esperar lo inesperado”, dice el investigador principal de la cámara Holger Sierks, del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar (Max Planck Institute for Solar System Research, en idioma inglés), en Alemania.


 “Después del inicio de la actividad, a finales de abril, nuestras imágenes actualmente están mostrando un cometa que retoma la calma”.

A pesar de que no es nada fuera de lo común que un cometa exhiba niveles variables de actividad, esta fue la primera vez que los científicos presenciaron cambios en la producción de polvo desde una distancia tan corta.

La “coma” de un cometa se origina cuando éste se mueve a lo largo de su órbita cada vez más cerca del Sol; el creciente calor hace que el hielo de la superficie se sublime y que el gas escape desde su núcleo, compuesto de hielo y roca.

El cometa 67P/C-G, el 30 de abril de 2014. El cometa está ubicado justo debajo del centro de la imagen. Asimismo, se puede observar claramente el cúmulo globular M107. Crédito: ESA/Rosetta/MPS para el Equipo OSIRIS MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA


A medida que el gas fluye desde el núcleo, también transporta una nube de pequeñas partículas de polvo hacia el espacio, la cual lentamente se expande para crear la coma.

El calentamiento continúa produciéndose y la actividad aumenta a medida que el cometa se mueve cada vez más cerca del Sol. Finalmente, la presión provocada por el viento solar hace que parte del material se proyecte en una larga cola.

 Como los cometas no son esféricos y son grumosos, este proceso con frecuencia es impredecible, y la actividad aumenta y disminuye a medida que se calientan. Las observaciones que se llevaron a cabo durante las seis semanas, desde finales de abril hasta principios de junio, muestran exactamente la rapidez con la que pueden cambiar las condiciones en un cometa.

Como los instrumentos de Rosetta fueron reactivados a principio de este año, después de una larga hibernación, las cámaras científicas y de navegación han estado captando imágenes regularmente para ayudar a definir la trayectoria de Rosetta hacia el cometa.

Utilizando esta información, la nave espacial ha estado realizando una serie de maniobras que lentamente la alinearán con el cometa antes de que se produzca su encuentro, durante la primera semana de agosto.

Ya se han llevado a cabo cuatro maniobras (la más reciente tuvo lugar ayer) y quedan seis más. La última maniobra de la secuencia está planeada para el 6 de agosto, cuando Rosetta esté ubicada a 100 kilómetros de distancia del cometa y se embarque en una serie de complejas maniobras que la llevarán aún más cerca.

Pero hoy, a seis semanas y aproximadamente 165000 kilómetros de distancia, los instrumentos científicos de Rosetta ya han comenzado a reunir datos sobre el medio ambiente del cometa y sobre su evolución.

Por ejemplo, Rosetta puede medir la coma y determinar la velocidad a la cual se produce agua y gases, como el dióxido de carbono, y también es capaz de precisar cómo cambia dicha velocidad con el tiempo. Estas mediciones proporcionarán más conocimiento sobre la conformación química de la superficie y del interior del cometa.

El medio ambiente de plasma del cometa también se puede evaluar a medida que la coma se desarrolla e interacciona con las partículas en el viento solar.

Luego, a medida que se acerque aún más, Rosetta comenzará a recolectar gas y partículas de polvo de la coma, que analizará en sus laboratorios en miniatura, ubicados a bordo.

“Es genial haber comenzado a recibir datos científicos de manera regular, especialmente después un largo viaje de 10 años hacia nuestro destino”, afirma Matt Taylor, quien es el científico del proyecto Rosetta, de la ESA (European Space Agency, en idioma inglés, o Agencia Espacial Europea, en idioma español). “La actividad variable del cometa muestra que definitivamente tiene personalidad, lo cual nos pone mucho más ansiosos por llegar hasta allí para conocer precisamente cómo evoluciona”.

Hoy, el cometa de aproximadamente 4 kilómetros de ancho aumentó su escala a alrededor de un píxel en la cámara de ángulo estrecho, lo que significa que no se pueden discernir detalles del núcleo. Pero, dentro de pocas semanas, Rosetta estará ubicada lo suficientemente cerca como para ver mucho más: hacia principios de julio, debería abarcar cinco píxeles y, para comienzos de agosto, 500 píxeles.

Teniendo eso en mente, ahora comenzaremos a publicar imágenes con más regularidad. La próxima imagen está programada para el 3 de julio, o para alrededor de esa fecha, y luego se realizarán publicaciones semanales hasta el encuentro que tendrá lugar el 6 de agosto. Las imágenes serán publicadas en la galería de imágenes de Rosetta y también a través del blog de la misión Rosetta.

Pero hay una cosa que parece segura: a medida que Rosetta se acerque cada vez más a su destino, seguramente habrá más emocionantes sorpresas esperándonos.


Enlace original: NASA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada