lunes, 9 de junio de 2014

Identifican una nueva posible supernova

Esta imagen infrarroja del Telescopio Espacial Spitzer de la NASA muestra N103B - los restos de una supernova que explotó hace un milenio en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia satélite a 160.000 años luz de distancia de nuestra propia Vía Láctea.Crédito: NASA/JPL-Caltech
 Las supernovas son a menudo consideradas como tremendas explosiones que marcan el final de la vida de enormes estrellas. Si bien esto es cierto, no todas las supernovas se producen de esta manera. Una clase de supernova común, llamada de tipo Ia, consiste en la detonación de las enanas blancas - estrellas pequeñas y densas que ya están muertas.

El telescopio espacial Spitzer de la NASA reveló un raro ejemplo de este tipo de supernova, ya que captó como una estrella muerta se alimentaba de una estrella vieja, algo así como un "zombie" cósmico, lo que provocó una explosión. Los resultados de estas explosiones ayudan a los investigadores a reconstruir cómo se producen estos potentes y diversos eventos.

"Es un poco como ser un detective", dijo Brian Williams del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, autor principal de un estudio presentado a la revista Astrophysical Journal. "Buscamos pistas en los restos para tratar de averiguar lo que pasó, a pesar de que no estábamos allí para verlo".

Las supernovas son fábricas esenciales en el cosmos, produciendo metales pesados como el hierro contenido en la sangre. Las supernovas de tipo Ia tienden a estallar de manera consistente, y por lo tanto se han utilizado durante décadas para ayudar a los científicos a estudiar el tamaño y la expansión de nuestro universo. Los investigadores dicen que estos eventos se producen cuando las enanas blancas -los cadáveres quemados de estrellas como nuestro sol - explotan.

En los últimos diez años han aumentado las evidencias de que las explosiones se desencadenan cuando dos enanas blancas que orbitan entre sí colisionan, con una notable excepción. La Supernova de Kepler, llamada así por el astrónomo Johannes Kepler, testigo de un fenómeno de este tipo en 1604, se cree que estuvo precedida por una sola enana blanca y una estrella anciana compañera llamada gigante roja . Los científicos saben esto porque el remanente se asienta en un charco de gas y polvo arrojado por la estrella envejecida.

Nuevas observaciones de Spitzer han encontrado ahora un segundo caso de un remanente de supernova que se asemeja a Kepler. Llamado N103B, con unos 1.000 años de edad, este remanente de supernova se encuentra a 160.000 años luz de distancia en la Gran Nube de Magallanes, una pequeña galaxia cercana a nuestra Vía Láctea.

"Es como el primo mayor de Kepler", dijo Williams. Explicó que N103B, aunque algo mayor que los restos de la supernova de Kepler, también se encuentra en una nube de gas y polvo que se cree que fue dejada por una estrella compañera mayor. "La región alrededor del remanente es extraordinariamente densa". A diferencia del remanente de supernova de Kepler, no se registran avistamientos históricos de la explosión que creó N103B .

Se cree que tanto las explosiones Kepler como N103B se han desarrollado de la siguiente manera : una vieja estrella orbita a su compañera - una enana blanca. A medida que las estrellas envejecen una parte del material cae sobre la enana blanca. Esto hace que la enana blanca acumule masa, se vuelva inestable y explote.



Enlace original: NASA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada