jueves, 26 de junio de 2014

La corona solar se extiende mucho más lejos de lo que se pensaba

 

Rodeando al Sol existe una gran atmósfera de partículas a través de la cuales pululan los campos magnéticos de la estrella, estallan las llamaradas solares y se elevan gigantescas columnas de materiales. Ahora, los científicos han descubierto que esta atmósfera, llamada corona, es aún más grande de lo que se pensaba, se extiende hacia fuera unos 5 millones de kilómetros sobre la superficie, el equivalente a 12 radios solares. Esta información tiene implicaciones para la próxima misión Solar Probe Plus, de la NASA, que se lanzará en 2018 y que se aproximará a nuestra estrella más de lo que lo ha hecho cualquier otra sonda.

Estas observaciones de las sondas Stereo proporcionaron las primeras medidas del límite interior de la heliosfera, la gigantesca burbuja repleta de partículas solares que rodea el Sol y todos los planetas. Estos datos, en combinación con los aportados por la sonda Voyager 1 de la frontera exterior de la heliosfera nos permiten estudiar el alcance total de esta burbuja.



“Hemos estudiado las ondas del sonido a través de la corona externa para mapear la atmósfera”, dijo Craig DeForest, del Southwest Research Institute en Boulder, Colorado. “No podemos escuchar el sonido directamente a través del vacío del espacio, pero con un análisis cuidadoso podemos verlo a través de la corona”.

Los resultados fueron publicados en The Astrophysical Journal el 12 de mayo de 2014.

  Los investigadores estudiaron las ondas conocidas como ondas magnetosonic, que son un híbrido de las ondas sonoras y las ondas magnéticas llamadas ondas Alfven. A diferencia de las ondas de sonido en la Tierra, que oscilan varios cientos de veces por segundo, estas ondas oscilan alrededor de una vez cada cuatro horas y poseen aproximadamente 10 veces la longitud de la Tierra.

El seguimiento de las ondas magnetosonic mostraron a DeForest y a su equipo que el material se mantuvo conectado a través de tormentas solares gigantes o  eyecciones de masa coronal, a distancias mayores de unos 8 millones de kilómetros, pudiendo crear efectos ondulatorios a través de la corona. Más allá de ese límite, sin embargo, el material solar es un flujo constante llamado viento solar. El material que constituye este viento se ha separado de la estrella y su movimiento ya no puede afectar a la corona.

 "Esta investigación proporciona la seguridad de que Solar Probe Plus explorará el sistema magnético solar interior", dijo Marco Velli, un científico de la nave Solar Probe Plus del JPL de la NASA en Pasadena, California. "La misión de medir directamente la densidad, la velocidad y el campo magnético del material solar allí,  nos permitirá comprender cómo se generan el movimiento y el calor en la corona, y el viento solar."

Con acceso directo a la atmósfera del Sol, la nave Solar Probe Plus proporcionará información sin precedentes sobre cómo se calienta la corona solar y revolucionará nuestro conocimiento del origen y la evolución del viento solar.

Al darse cuenta de que la corona se extiende mucho más allá de lo pensado anteriormente, tiene importantes consecuencias para la nave Solar Probe Plus, de la NASA porque la misión se trasladará a unos 4 millones de kilómetros del Sol. Los científicos sabían que la misión recogería información más cerca del Sol de lo que lo había hecho antes cualquier otro instrumento, pero no podían estar seguros de que iba a viajar a través de la propia corona.


Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada