viernes, 27 de junio de 2014

Siding Spring: el cometa que mezclará los compuestos de su coma con la atmósfera de Marte

 En su camino hacia el Sol, el cometa Siding Spring visitará el planeta rojo el próximo octubre. Marte no sólo será escenario de este espectáculo, sino que nos ofrece también la oportunidad de poder estudiar un cometa "fresco".


"Los cometas frescos  son aquellos que se formaron hace mucho tiempo y que se han mantenido en las regiones heladas del Sistema Solar mucho más allá de la órbita de Plutón, y que mantienen por ello sin alterar, los primeros materiales con los que se construyó el Sistema Solar temprano", comentó el Dr. Dennis Bodewits, investigador principal del UMD, el equipo de la NASA que emplea el satélite Swift para analizar y estudiar el cometa.

 Siding Spring procede de la Nube de Oort, llamada así por el astrónomo que predijo su existencia. La Nube de Oort es una cáscara esférica de cuerpos helados que rodea el Sistema Solar y que dista del Sol entre cinco mil y 100.000 U.A. Una UA es equivalente a la distancia entre el Sol y la Tierra.

 "Los cometas se formaron en las fases tempranas del Sistema Solar", comentó Bodewits. "Cuando los protoplanetas alcanzaron la suficiente masa,  una población de cometas fue expulsada a la Nube de Oort de forma dinámica, donde algunos permanecen todavía hoy".

La Nube de Oort es uno de los dos puntos de partida para los cometas que visitan el Sistema Solar interior. Los cometas que se acercan con frecuencia, como el cometa Halley, tienen lo que se llama periodos cortos. La mayoría proceden del Cinturón de Kuiper, un anillo de objetos que orbitan más allá de Neptuno. Plutón, un planeta enano, también pertenece al Cinturón de Kuiper. Siding Spring y otros cometas con periodos largos de más de 200 años, proceden de distancias mayores que la de Plutón y conservan el material primigenio del Sistema Solar.

Crédito: NASA/JPL-Caltech

  "Los cometas que se adentran por primera vez en el Sistema Solar interior se dice que son nuevos", explicó Bodewits. "Estos objetos nunca han sido calentados por el Sol y retienen algunos materiales primordiales que podemos estudiar para comprender la formación del Sistema Solar".

Cinco sondas van a estudiar a Siding Spring: La Mars Odyssey, Mars Express, Mars Reconnaissance Orbiter (MRO), MAVEN y MOM.

MAVEN se dirige en estos momentos a Marte. Su misión es estudiar su atmósfera superior y se pretende posicionarlo para que analice la corona del cometa, cuyo borde barrerá el espacio marciano a medida que transite cerca del planeta. La Mars Orbiter Mission (MOM) analizará con su espectrómetro de masas el contenido del cometa y podría capturar moléculas orgánicas, como el metano, con su cámara.

"Esta podría ser la primera vez que apreciemos una dinámica nueva en el núcleo de un cometa", dijo Bodewits. "Los equipos encargados de la sondas marcianas están investigando cómo estudiar de forma segura el cometa y cuál será su impacto en la atmósfera de Marte".

Visión artística del satétile Swift. Crédito: NASA.
Pero por el momento, el satélite Swift es el que mantiene una estrecha vigilancia de Siding Spring.


 Swift comenzó a observar el cometa en noviembre de 2013 cuando se encontraba a 4,5 U.A. del Sol. Continuará observándolo hasta por lo menos enero de 2015 cuando se deslice hacia el exterior del Sistema Solar nuevamente para siempre. Las observaciones detalladas de Swift han revelado mucho sobre este visitante lejano. Por ejemplo, el núcleo de Siding Spring posee unos 700 metros y se activó cuando el cometa se acercó a 2,5 U:A. del Sol. Desde entonces el agua comenzó a volatilizarse a través de la superficie del cometa, a razón de 49 litros cada segundo. A este ritmo el cometa podría llenar 12 piscinas olímpicas por semana.

Swift también observó la alarmante trayectoria del cometa. En un principio parecía que el cometa se dirigía derecho hacia el planeta rojo, pero mejores cálculos han verificado que se acercará a 132.000 kilómetros de Marte. Para tener una perspectiva de esta distancia, tenemos que tener en cuenta que el cometa que más se ha acercado a la Tierra fue Lexell, que se acercó a nuestro planeta a 2.300.000 kilómetros el 1 de julio de 1770, es decir, a una distancia equivalente a ses veces la que nos separa de la Luna.

El 19 de octubre de 2014, el cometa Siding Spring pasará dieciséis veces más cerca de Marte que cualquier cometa que ha visitado la Tierra hasta la fecha. Eso es tan cerca que Siding Spring rozará la atmósfera marciana exterior. El gas y el polvo de la propia coma del cometa se mezclarán con la ionosfera del planeta. En el proceso, podemos aprender algo muy nuevo o algo muy antiguo.

"La órbita del cometa está bien determinada y no hay riesgo de un impacto en Marte", dijo Bodewits. "Las mediciones de Swift mostraron que el cometa es probablemente pequeño y no muy activo. Dinámicamente, los nuevos cometas son, sin embargo, impredecibles. Swift mantendrá una estrecha vigilancia sobre el cometa a medida que se acerque y se active más ".

Composición del cometa Siding Spring tomada por el satélite Swift. Crédito NASA/Swift/D. Bodewits (UMD), DSS




Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada