miércoles, 9 de julio de 2014

El CAB y CRISA entregan un sistema de monitorización para la próxima misión a Marte

Concepción artística de la misión InSight en suelo marciano. / NASA/JPL-Caltech.
InSight será la futura misión de exploración de Marte de la NASA. La agencia espacial estadounidense y sus socios están ahora construyendo un nuevo explorador que será lanzado en 2016 como parte de esta misión, cuyo objetivo será estudiar el planeta rojo por dentro. A finales de junio, el Centro de Astrobiología (CAB, CISC-INTA) entregó a JPL su contribución: el instrumento TWINS.

Este dispositivo, diseñado y construido por el CAB y la firma española CRISA, monitorizará, a través de sus sensores de temperatura y viento, las condiciones ambientales en la zona de aterrizaje de manera continua durante los dos años que está previsto que dure la misión.

InSight (Interior Exploration Using Seismic Investigations, Geodesy and Heat Transport) pretende estudiar el interior marciano, investigando cómo se formaron los planetas similares a la Tierra y cómo se desarrolló su estructura interna en capas: núcleo, manto y corteza, recopilando información sobre las zonas interiores.

La nave se lanzará desde la costa central de California en marzo de 2016, llegando a su destino seis meses después. Proporcionará información para cuando la agencia intente enviar una expedición humana a Marte en la década de 2030.

En mayo se superó con éxito una revisión crítica de diseño lo que suponía su aprobación definitiva de la misión. En ese momento, la NASA y todos sus socios internacionales, entre los que se encuentra el CAB, iniciaron la construcción de todos los sistemas e instrumentos que irán a bordo del nuevo explorador de Marte.

Condiciones ambientales

Según informan el CAB y CRISA, además del registro exhaustivo de las condiciones ambientales y la ciencia asociada a éstas, TWINS jugará un importante papel durante el despliegue de los delicados instrumentos que lleva a bordo InSight:

"Ayudará a identificar los momentos exactos en los que los instrumentos han de ser cogidos por el brazo robótico y depositados sobre el suelo marciano. Las condiciones meteorológicas en esos instantes son cruciales, y un despliegue adecuado será crítico para la posterior ciencia y funcionamiento de estos instrumentos", señala José A. Rodríguez-Manfredi, investigador principal del desarrollo español.

También permitirá filtrar los datos que registre SEIS (Seismic Experiment for Interior Structure), otro de los instrumentos de InSight. Este dispositivo ha sido desarrollado por el CNES (Francia), en colaboración con DLR (Alemania), y las agencias espaciales de Suiza y el Reino Unido, con el objetivo de medir martemotos e impactos de meteoritos;

El dispositivo español está basado en la estación ambiental REMS, que estudia actualmente las condiciones en Marte en Curiosity, y que fue diseñado también por el  CAB.

Ventajas para el estudio

Otros instrumentos a bordo serán HFP3 (Heat Flow and Physical Properties Package), construido por DLR, que medirá el calor que llega hasta la superficie desde el interior del planeta; y RISE, que utilizará el enlace de radio entre InSight y las antenas de la Red de Espacio Profundo de la NASA en la Tierra para medir con precisión oscilaciones en la rotación de Marte y así intentar desvelar si Marte tiene un núcleo fundido o sólido.

"Marte ofrece una ventaja sobre la propia Tierra para entender cómo se pueden formar las superficies planetarias habitables", dice Bruce Banerdt, investigador principal de InSight en JPL.

Ambos planetas fueron sometidos a los mismos procesos tempranos –añade–, "pero Marte, que es más pequeño, se enfrió más rápidamente y se volvió menos activo, por ello conserva mejor las evidencias de las primeras etapas de desarrollo de los planetas rocosos".

El equipo científico internacional de InSight  está formado por investigadores de Alemania, Austria, Bélgica, Canadá, España, EE UU, Francia, Japón, Polonia, Reino Unido y Suiza.



Enlace original: SINC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada