jueves, 30 de octubre de 2014

Apophis podría sufrir deslizamientos en su aproximación a la Tierra

Un equipo de investigadores, compuesto por científicos de EE.UU., China y Francia han realizado simulaciones informáticas que revelan que un asteroide que pasará cerca de la Tierra en 2029 podría sufrir deslizamientos menores. En un artículo publicado en la revista Icarus, describen los parámetros de entrada que emplearon  y los resultados obtenidos.

 El asteroide Apophis se acercará a aproximadamente 35.000 kilómetros de la Tierra el 13 de abril de 2029. El número 13, unido a que este día cae en viernes, han provocado que surjan todo tipo de especulaciones catastróficas sin ninguna base científica. La Tierra estará a salvo. Pero el que sí puede sufrir percances es el propio asteroide. ¿Por qué? Porque la Tierra ejercerá una fuerza gravitatoria sobre él. Los científicos han tratado de determinar con sus simulaciones los efectos que tendrá esta fuerza sobre Apophis.


Los investigadores no poseen fotografías detalladas de Apophis. Pero sí poseen imágenes de alta resolución del asteroide Itokawa, tomadas por la sonda Hayabusa. Ambos cuerpos poseen tamaños similares y sus composiciones también podrían ser parecidas. Las imágenes de Itokawa mostraron que este asteroide estaba formado, no por un sólo cuerpo compacto, sino por la aglomeración de rocas de diferentes tamaños que permanecen juntas debido a su atracción gravitatoria. Es por ello, que el asteroide presentaba diferentes densidades en su anatomía.

Itokawa
 Si Apophis tiene una estructura similar a la de Itokawa, es posible que su estructura se vea afectada por la gravedad terrestre, pudiendo llegar a sufrir deslizamientos. Para saber en qué medida podría ocurrir, los científicos realizaron las simulaciones informáticas teniendo en cuenta no sólo la atracción gravitatoria terrestre, sino también la fuerza centrífuga debida a la rotación del asteroide, las fuerzas de inercia, y otros factores.

Las simulaciones mostraron que era probable que Apophis experimentara deslizamientos suaves y lentos así como el movimiento de pequeñas rocas por su superficie. Si esto sucede, los científicos podrían estudiar zonas más profundas del asteroide lo que aportaría datos valiosísimos sobre la evolución de este tipo de objetos.


Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada