viernes, 3 de octubre de 2014

Invierno en Argyre

Vista en perspectiva del cráter Hooke, en la cuenca de Argyre

A lo largo de miles de millones de años, es las mesetas del sur de Marte se han acumulado las huellas de numerosos impactos, a menudo tan juntas que se superponen. Una de esas huellas es el cráter de Hooke, en la imagen superior. La foto fue tomada por la sonda de la ESA Mars Express durante el invierno en el Hemisferio Sur marciano.

 El cráter de Hooke está cerca del borde norte de la cuenca Argyre, de 1.800 kilómetros de anchura -una de las estructuras de impacto más impresionantes, excavadas tras una potente colisión hace 4.000 millones de años-.

El cráter de Hooke ocupa la parte plana de la cuenca Argyre Planitia; tiene un diámetro de 138 kilómetros y una profundidad máxima de unos 2.4 kilómetros. Debe su nombre al físico y astrónomo británico Robert Hooke (1635–1703). 


Mapa de contexto del cráter Hooke, en la cuenca de Argyre
 Comprende los restos de diferentes impactos: una depresión, por una colisión, está cerca del centro de otro gran cráter pre-existente. El cráter más nuevo, en el centro, tiene un montículo cubierto por un campo de oscuras dunas. Esta colina parece estar formada por material en capas, posiblemente láminas de arena y hielo.

Las dunas oscuras también se extienden hacia el sur desde el cráter más pequeño (a la izquierda, en las imágenes en color y 3D), cubriendo parte del suelo del cráter principal. La orografía local modifica las corrientes de aire, y funciona como una trampa de arena para los sedimentos transportados por el viento.  

Mapa topográfico del cráter Hooke, en la cuenca de Argyre

 En estas imágenes, gran parte de la región baja al sur, así como el montículo central dentro del cráter de Hooke, está cubierto por una capa fina y blanca de hielo de dióxido de carbono. A mayores alturas, y en las paredes del cráter que miran al norte, el hielo está ausente y aparece solo en áreas en sombra, protegidas de la luz directa del Sol por las paredes de cráteres más pequeños.

Fuera del cráter, el suelo de Argyre Planitia muestra una serie de características al sur (izquierda), en las imágenes topográfica, color y 3D. Son ejemplos de 'yardangs', bordes rocosos que han adquirido su forma por la erosión prolongada del viento. La mayoría de los yardangs están orientados hacia el cráter Hooke, lo que revela la dirección más frecuente del viento.

 También pueden verse en suelo de la cuenca de Argyre pequeñas áreas de terreno caótico, similar a depresiones con montañas en forma de mesas, cerros y colinas. En la imagen de relieve, color y 3D puede verse una de estas regiones en el borde superior, a aproximadamente un tercio de la imagen desde la izquierda, y otra en la parte baja, bajando desde el borde izquierdo del cráter.

Mapa topográfico del cráter Hooke, en la cuenca de Argyre

Se cree que los terrenos caóticos como estos se crearon cuando la fusión a gran escala del hielo provocó el colapso del terreno. Las mesas más grandes aún pueden contener cantidades importantes de hielo de agua, donde el terreno no haya colapsado por completo. 

No hay duda de que esta región ha sufrido muchas alteraciones naturales, desde los potentes impactos que hace miles de millones de años formaron la cuenca de Argyre y posteriormente los dos cráteres de Hooke. 



Enlace original: ESA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada