domingo, 26 de octubre de 2014

La Galaxia de la Rueda brilla en infrarrojo

Imagen de NGC 1291, la Galaxia de la Rueda, captada por el Telescopio Espacial Spitzer. Imagen, Crédto: NASA/JPL-Caltech
 Una imagen recién publicada por el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA muestra la galaxia NGC 1291. A pesar de que es muy vieja, aproximadamente 12.000 millones de años, se caracteriza por un inusual anillo donde florecen nuevas estrellas.

"El resto de la galaxia es madura", dijo Kartik Sheth del Observatorio Nacional de Radio Astronomía de Charlottesville, Virginia. "Pero el anillo exterior está ahora empezando a iluminarse con nuevas estrellas."

NGC 1291 se encuentra a unos 33 millones de años luz de distancia en la constelación de Eridanus. Es lo que se conoce como una galaxia barrada, debido a que su región central está dominada por una larga barra de estrellas (en la imagen, la barra se encuentra dentro del círculo azul y se parece a la letra "S").


Este barrado se formó pronto en la historia de la galaxia. Agita el material alrededor, forzando a las estrellas y el gas a alterar sus órbitas circulares originales en grandes órbitas radiales. Esto crea resonancias - zonas donde el gas se comprime y se desencadena para formar nuevas estrellas. Nuestra propia galaxia, la Vía Láctea tiene una barra, aunque no es tan prominente como la de NGC 1291.

Sheth y sus colegas están ocupados tratando de entender mejor cómo las barras de estrellas como ésta influyen en el destino de las galaxias. En el programa Spitzer Survey of Stellar Structure in Galaxies, o S4G, Sheth y su equipo de científicos están analizando las estructuras de más de 3.000 galaxias en nuestro vecindario local. La galaxia más lejana del pelotón se encuentra a unos 120 millones de años luz de distancia - prácticamente a tiro de piedra, en comparación con la inmensidad del espacio.

Los astrónomos están documentando las características estructurales, incluyendo la barra. Quieren saber cuántas de las galaxias locales tienen barras, así como las condiciones ambientales en una galaxia que podrían influir en la formación y estructura de estas barras.

"Ahora, con Spitzer podemos medir la forma exacta y la distribución de la materia dentro de las estructuras de barras", dijo Sheth. "Las barras son un producto natural de la evolución cósmica, y son parte del endoesqueleto de las galaxias. Examinar este endoesqueleto de pistas fosilizadas nos da una visión única de su evolución."

En la imagen de Spitzer, la luz infrarroja de longitud de onda más corta se ha asignado al color azul, y la luz de onda más larga, al color rojo. Las estrellas que aparecen en azul en el abultamiento de la región central de la galaxia son mayores; la mayor parte del gas o combustible para hacer estrellas se utilizó previamente por generaciones anteriores de estrellas. Cuando las galaxias son jóvenes y ricas en gas, las barras estelares fuerzan el gas hacia el centro, alimentando la formación de estrellas.

Con el tiempo, ya que el combustible se agota, las regiones centrales quedan en reposo y la actividad de formación estelar se desplaza a las afueras de la galaxia. Allí, las ondas de densidad espiral y resonancias inducidas por la barra de ayuda central convierten el gas en estrellas. El anillo exterior, visto aquí en rojo, es una de esas áreas de resonancia, donde el gas ha sido atrapado y se enciende en un frenesí de formación de estrellas.


Enlace original: NASA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada