domingo, 5 de octubre de 2014

Los cuatro posibles lugares para el aterrizaje de ExoMars 2018

Posibles lugares para el aterrizaje del vehículo de exploración

  La misión ExoMars de 2018 aterrizará en uno de estos cuatro lugares de Marte. Su vehículo de exploración buscará pruebas de la existencia de vida en Marte, en el pasado o en el presente.

ExoMars es un proyecto conjunto de la ESA y de la agencia espacial rusa Roscosmos, compuesto por dos misiones independientes. El Satélite para el Estudio de Gases Traza (TGO) y el Módulo Demostrador de Entrada, Descenso y Aterrizaje, bautizado como Schiaparelli, se lanzarán en enero de 2016 y llegarán a Marte nueve meses más tarde. El vehículo de exploración y la plataforma de superficie partirán en mayo de 2018 y aterrizarán sobre la superficie marciana en enero de 2019.


Mawrth Vallis

 La búsqueda de un lugar apropiado para el aterrizaje de la segunda misión comenzó en diciembre de 2013, solicitando propuestas a la comunidad científica.

El Grupo de Trabajo para la Selección del Lugar de Aterrizaje evaluó las ocho propuestas recibidas durante un taller celebrado el pasado mes de abril. Al final del encuentro se identificaron las cuatro mejores opciones.

Un panel de expertos nominados por la ESA realizó un análisis adicional de estos cuatro lugares, que ahora han pasado formalmente a la siguiente fase del proceso de selección, en la que se realizará un estudio más detallado de sus condiciones.
Oxia Planum

  Los cuatro candidatos –Mawrth Vallis, Oxia Planum, Hypanis Vallis y Aram Dorsum – se encuentran relativamente cerca del ecuador marciano.

“En la actualidad, la superficie de Marte es un entorno hostil para cualquier forma de vida, pero ciertos organismos primitivos podrían haber prosperado hace unos 3.500-4.000 millones de años, cuando el clima era más cálido y más húmedo”, comenta Jorge Vago, científico del proyecto ExoMars para la ESA.

“Por este motivo, el lugar de aterrizaje de ExoMars tiene que estar en una zona en la que abunden las rocas primitivas y en la que hubiese grandes cantidades de agua líquida en el pasado. Nuestra primera evaluación identificó cuatro posibles emplazamientos que cumplirían con los requisitos científicos de la misión”.

Hypanis Vallis

 El entorno de Mawrth Vallis y de la cercana Oxia Planum presenta una de las mayores concentraciones de rocas de más de 3.800 millones de años de todo el planeta y es rico en arcillas, lo que indica que el agua jugó un papel importante en algún momento de su historia.  Mawrth Vallis se encuentra en la frontera entre las tierras altas y las tierras bajas, y es uno de los canales de desagüe más antiguos de Marte.

 Las rocas al descubierto en estas dos regiones presentan una gran variedad de composiciones, lo que indica distintos escenarios de sedimentación y de hidratación. Por otra parte, las rocas de interés han quedado expuestas por la erosión en los últimos pocos cientos de millones de años, habiendo estado protegidas de la radiación y de los agentes oxidantes del planeta durante un periodo de tiempo considerable.

En contraste, Hypanis Vallis se trata de un abanico aluvial que podría ser todo lo que queda de un antiguo delta fluvial en la desembocadura de un importante sistema de valles. Está formado por distintas capas de rocas sedimentarias de grano fino, que proporcionan acceso a materiales depositados hace unos 3.450 millones de años.


Aram Dorsum

 Finalmente, Aram Dorsum es una región que recibe el nombre del canal que la surca de noreste a oeste. Se piensa que las rocas sedimentarias de esta cuenca son sedimentos aluviales depositados por un mecanismo similar al que se puede observar en el río Nilo de nuestro planeta.

Esta región sufrió la acción continuada del agua, seguida por un proceso de enterramiento que protegió a sus materiales de la radiación y de la oxidación durante la mayor parte de la historia geológica de Marte, por lo que también presenta un gran potencial para preservar huellas de la existencia de vida en algún momento de su pasado.

“Si bien los cuatro emplazamientos son muy interesantes desde un punto de vista científico, también tienen que cumplir con los requisitos operacionales e ingenieriles para garantizar un aterrizaje seguro y permitir unas operaciones adecuadas en la superficie”, añade Jorge.

 “Cada una de estas ubicaciones satisface todos los requisitos técnicos en mayor o menor medida, y si bien nuestra primera evaluación sugiere que Oxia Planum podría presentar menos problemas, todavía tenemos que realizar un estudio más detallado”.

En la siguiente fase de análisis se realizarán simulaciones para evaluar las probabilidades de éxito de la misión en función de los perfiles de entrada y de las propiedades de la atmósfera y del terreno en cada uno de los posibles emplazamientos.

El objetivo es completar la certificación de al menos uno de los lugares en la segunda mitad de 2016, para tomar una decisión final sobre el lugar en el que aterrizará el vehículo de exploración ExoMars 2018 a lo largo del año 2017. 





Enlace original: ESA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada