domingo, 9 de noviembre de 2014

El lado oscuro de Chury

Imagen obtenida con dos saturaciones que nos permiten distinguir diferentes estructuras en el cometa. Créditos: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/ INTA/UPM/DASP/IDA.

El instrumento científico OSIRIS, a bordo de la sonda Rosetta, ha podido vislumbrar el lado sur del cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko. Durante los últimos meses, este lado se ha enfrentado continuamente al lado contrario al Sol, por lo que había sido imposible determinar la forma y estructuras de su superficie. Sólo la luz dispersada por las partículas de polvo de la coma del cometa nos había permitido divisar superficialmente este territorio desconocido.

Desde que la sonda espacial Rosetta llegara al cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko en agosto, el sistema de la cámara científica OSIRIS ha examinado la mayor parte de su superficie revelando la existencia de estructuras impresionantes, tales como acantilados afilados, barrancos y numerosos cantos rodados. Sin embargo, el lado sur de Chury seguía siendo un misterio. Como el eje de rotación del cometa no es perpendicular a su plano orbital, en ocasiones parte de su superficie permanecen en total oscuridad. Durante los últimos meses, el lado sur de Chury ha sufrido una noche polar, comparable a las que sufren las regiones polares terrestres.

Pero al mismo tiempo, el lado oscuro de Chury puede ser la clave para una mejor comprensión de la actividad del cometa.


Lado oscuro de Chury. Créditos: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA.
 "Durante el perihelio, cuando 67P se encuentre a aproximadamente 186 millones de kilómetros del Sol, el lado oscuro del cometa estará iluminado y sometido a altas temperaturas y radiación", comenta  Holger Sierks del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar (MPS ) en Alemania, e investigador de OSIRIS. Los científicos creen que esta zona oscura tendrá una fuerte actividad próximamente, cuando incida sobre ella la luz del Sol. "En mayo de 2015 esta zona oscura comenzará a ver la luz del Sol".

Hasta entonces, una imagen reciente (fotografía superior) ofrece una primera muestra de lo que se podrá ver. En esta imagen la luz del Sol sufre una retrodispersión a través de las partículas de polvo de la coma del cometa iluminando el lado oscuro del cometa, revelando así un toque de estructuras superficiales.

"Para una cámara normal, esta pequeña cantidad de luz no sería suficiente", comenta Maurizio Pajola del Centro de Estudios y Actividades Espaciales de la Universidad de Padua en Italia, miembro también del equipo de OSIRIS. Pero a diferencia de las cámaras ordinarias que codifican información en 8 bits por píxel, y que por lo tanto pueden distinguir 256 tonalidades grises, OSIRIS es una cámara que opera con 16 bits. Esto significa que puede llegar a distinguir una gama de 65.000 tonalidades grises, muchas más de las que un monitor de ordenador puede mostrarnos. "De esta manera OSIRIS puede ver superficies oscuras más negras que el carbón junto con manchas blancas brillante en forma de nieve en la misma imagen", comenta Pajola.

Los científicos del equipo de OSIRIS explotan este alto rango dinámico no sólo para mirar en la oscuridad total de la noche polar de 67P, sino también para reunir información de las regiones que están sombreadas sólo temporalmente en ciertas imágenes.

Rosetta es una misión de la ESA con las contribuciones de sus Estados Miembros y de la NASA. 



Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada