viernes, 21 de noviembre de 2014

Rosetta empieza su misión puramente científica


 Ahora que ha finalizado la misión del módulo de aterrizaje, Philae, Rosetta proseguirá con su extraordinaria exploración del cometa Comet 67P/Churymov–Gerasimenko, acompañándolo durante todo el próximo año a medida que se acerca al sol.

La pasada semana la nave Rosetta soltó a la sonda Philae para que aterrizara en la superficie del cometa. Una vez en la superficie, y en buen estado, se inició un programa completo de observaciones que se prolongó durante 64 horas, hasta que se agotaron las baterías de Philae. Científicos de toda Europa están ahora analizando los datos obtenidos.

Pero la misión de la nave Rosetta está lejos de haber concluido.  “Una vez lanzada con éxito la sonda de aterrizaje, Rosetta seguirá con sus observaciones científicas y entraremos en la fase de escolta al cometa”, dijo el director de vuelo de Rosetta,  Andrea Accomazzo.

“Esta fase de obtención de datos científicos durará hasta el año próximo, a medida que vamos con el cometa hacia el sol. Nuestro máximo acercamiento, el 13 de agosto, estaremos a 186 millones de kilómetros de nuestra estrella”.

El 16 de noviembre el equipo de control de vuelo se trasladó desde la Sala de Control Principal en el Centro de Operaciones Espaciales (ESOC) de la ESA, en Darmstadt, Alemania, donde se llevaron a cabo operaciones críticas durante el aterrizaje, a una sala de control dedicada, más pequeña.

 Desde entonces Rosetta ha llevado a cabo una serie de maniobras para situarse en la órbita en torno al cometa que más permite aprovechar los 11 instrumentos científicos que lleva a bordo.

“Está previsto hacer encendidos adicionales el 22 y el 26 de noviembre, para llegar a colocarnos a unos 30 Km del cometa”, dice Sylvain Lodiot, Spacecraft Operations Manager.

A partir de la próxima semana la órbita de Rosetta será seleccionada y planificada en función de las necesidades de los instrumentos científicos. Después de la llegada, el pasado 6 de agosto, la órbita se reajustó en función de las necesidades de Philae.

El 3 de diciembre la nave se acerará a 20 Km durante 10 días, y después de nuevo volverá a los 30 Km.

 Una vez completado el aterrizaje todas las trayectorias se diseñan en función de la ciencia, explican  Laurence O’Rourke y Michael Küppers, en el Centro de Operaciones Científicas de Rosetta cerca de Madrid, España.

“Queremos acercar la nave lo más posible al cometa ahora, antes de que su actividad sea demasiado intensa como para estar tan próximos”, dice Laurence.

“Esta órbita de 20 Km será aprovechada para mapear partes extensas del núcleo a alta resolución, y para recoger gas, polvo y plasma en una fase de aumento de la actividad”.

Para planificar las órbitas para la ciencia se tienen en cuenta dos trayectorias distintas:preferida y alta actividad.La intención es mantenerse en la trayectoria preferida, pero a medida que el cometa aumenta de actividad Rosetta pasará a la otra órbita.

“Esto permitirá que las operaciones científicas prosigan después del impacto inicial que supondrá ese cambio”, añade Michael.

“La ciencia tomará ahora una posición preferente en esta gran misión. ¡Por eso estamos aquí, después de todo!”, dice Matt Taylor, Jefe Científico de Rosetta

Cuando el calor del sol active los gases helados en la superficie y bajo ella, los chorros de gas y partículas de polvo crearán una atmósfera entorno al núcleo, conocida como coma.



Enlace original: ESA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada