viernes, 5 de diciembre de 2014

Buscando Tierras infantiles en estrellas jóvenes

 Entre los miles de millones de estrellas que pueblan el Universo, ¿dónde tienen que buscar los astrofísicos para localizar jóvenes planetas como la Tierra en los que pueda desarrollarse la vida? Una nueva investigación del Instituto de la Universidad de Cornell busca predecir dónde y cuándo hay más probabilidad de encontrar jóvenes Tierras. Este estudio, llevado a cabo por Ramsés M. Ramírez y Lisa Kaltenegger, será publicado el 1 de enero de 2015 en la revista Astrophysical Journal Letters. Y lleva como título: "Las zonas habitables de las pre-estrellas de la secuencia principal".

"La búsqueda de mundos habitables nuevos es una de las cosas más emocionantes que está haciendo la humanidad hoy en día. Encontrar Tierras en formación añadiría otra pieza fascinante a este rompecabezas", dice Kaltenegger, profesor asociado de astronomía en Cornell.

 La zona habitable de un sistema estelar es una región alrededor de una estrella en la que puede encontrarse agua en estado líquido en la superficie de un planeta. Estos mundos podrían estar situados más lejos de sus estrellas madres de lo que se pensaba. Y esto podría facilita, con la próxima generación de telescopios, el estudio de sus atmósferas, para así, poder detectar señales de vida.


Las estrellas se encuentran en la pre-secuencia principal durante mucho tiempo. Este periodo, calculado en 2,5 mil millones de años, es el suficiente como para que surja la vida en el planeta. Posteriormente, cuando la estrella entra en la secuencia principal y su temperatura y luminosidad varían, la vida podría refugiarse en el subsuelo de los planetas o en sus océanos.

Los investigadores han tenido en cuenta, a la hora de localizar las Tierras infantiles, las posibles pérdidas de agua de la superficie del planeta debido a las condiciones variantes de la estrella naciente. A medida que las estrellas se calientan, pueden provocar un aumento de la temperatura de los planetas con la consiguiente pérdida de agua. Pero también hay que tener en cuenta las posibles aportaciones de agua exteriores como la proveniente de los cometas.

Más adelante sabremos más sobre este estudio.


Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada