jueves, 4 de diciembre de 2014

Luz verde para la construcción del E-ELT

Crédito:
ESO/L. Calçada
En una reunión mantenida recientemente, el Consejo de ESO, su principal órgano directivo, aprobó [1] la construcción del European Extremely Large Telescope (E-ELT) en dos fases. Se autorizó el gasto de cerca de mil millones de euros para la primera fase, que incluye los costes de construcción de un telescopio plenamente operativo, unido a un conjunto de potentes instrumentos, con el objetivo de lograr su “primera luz” en un plazo de diez años. El E-ELT permitirá enormes avances científicos en los campos de los exoplanetas, las poblaciones estelares de galaxias cercanas y el universo profundo. El mayor contrato jamás suscrito por ESO, que abarcará la cúpula del telescopio y su estructura principal, se adjudicará el próximo año.

El E-ELT será un telescopio óptico infrarrojo con una apertura de 39 metros, situado en Cerro Armazones, en el Desierto de Atacama (Chile), a 20 kilómetros del Very Large Telescope de ESO, en Cerro Paranal.  Será el “ojo más grande del mundo para mirar el cielo”.

“La decisión adoptada por el Consejo significa que podemos comenzar la construcción del telescopio y que disponemos de los fondos necesarios para realizar las principales obras de edificación industrial del E-ELT y proceder de acuerdo a lo planificado. Ya se han logrado importantes progresos en la cumbre de Armazones en Chile, y los siguientes años serán muy estimulantes”, declaró el Director General de ESO, Tim de Zeeuw.

La construcción del E-ELT había sido aprobada por el Consejo de ESO en junio de 2012 bajo la condición de que los contratos que superaran los 2 millones de euros fueran adjudicados solamente una vez que el coste total del telescopio (estimado en el año 2012 en 1083 millones de euros) estuviera financiado en un 90%. Se concedió una excepción para las obras civiles, que comenzaron en junio de 2014 con la ceremonia de tronadura de la montaña, y que han seguido avanzando.

Por ahora, el 10% de los costes totales del proyecto han sido transferidos a la segunda fase. Con el acceso de Polonia a ESO, los actuales compromisos de financiación para el E-ELT han alcanzado más del 90% del coste total de la primera fase, que pondrá al E-ELT en condiciones plenamente operativas. Se espera que, en los próximos años, se pueda contar con compromisos  adicionales por parte de Brasil, el próximo estado miembro. Para evitar retrasos en el proyecto, el Consejo de ESO ha decidido proceder con la construcción de la primera fase del telescopio de 39 metros. Las obras financiadas incluyen el mayor contrato de la historia de ESO, destinado a la cúpula del telescopio y la estructura principal, que serán adjudicados a fines del 2015 y culminarán con la construcción de un telescopio E-ELT plenamente operativo.

Los componentes del telescopio que aún no cuentan con financiación incluyen partes del sistema de óptica adaptativa, trabajo instrumental, los cinco anillos de segmentos más internos del espejo principal (compuesto por 210 segmentos) y un conjunto adicional de segmentos del espejo primario requeridos para una operación más eficiente del telescopio en el futuro. La construcción de estos componentes, cuya postergación no reducirá los extraordinarios logros científicos que el telescopio podrá obtener al finalizar la primera fase, serán aprobados a medida que se disponga de financiación adicional, incluyendo el que proporcionará Brasil, el próximo estado miembro. (Para información adicional, pueden consultar el enlace FAQ y el artículo de la revista The Messenger).

“La financiación que ya está comprometido permitirá la construcción de un E-ELT plenamente operativo, que será el más poderoso proyecto de telescopios extremadamente grandes actualmente en planificación, con un área de recolección de luz e instrumentación superiores. Permitirá la caracterización inicial de exoplanetas con masa similar a la Tierra, el estudio de poblaciones estelares en galaxias cercanas, como también observaciones ultra-sensibles del Universo profundo”, concluyó Tim de Zeeuw.



Notas

[1] La decisión requería diez votos afirmativos. Tres de los catorce votos fueron ad referéndum, votos que deben considerarse como provisionalmente afirmativos, sujetos a confirmación por las autoridades de estos tres Estados Miembros, antes de que se celebre la próxima reunión del Consejo. Una vez que se confirme, esto significaría que la decisión del Consejo sería unánime.


Enlace original: ESO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada