miércoles, 31 de diciembre de 2014

Una supernova para despedir el año

fuente: Wikipedia
 A principios de mes se descubrió una nueva supernova en la galaxia espiral NGC 4666 de magnitud 14. Pero recientemente ha alcanzado una magnitud de 11 lo que la ha convertido en la supernova más brillante de esta segunda parte del año. Puede observarse fácilmente con un telescopio de 8 pulgadas o más en la constelación de Virgo. Se halla en las regiones exteriores del Cúmulo de Virgo, a 80 millones de años luz de la Vía Láctea, y es la galaxia más brillante de un grupo de galaxias pequeño que incluye entre otras a las galaxias NGC 4632 y NGC 4668.

NGC 4666, que se ve casi de canto en el centro de la fotografía superior, es conocida por ser una galaxia con brote estelar, es decir, una galaxia con un núcleo galáctico activo, cuya actividad se halla concentrada sobre todo en sus regiones centrales dentro de un radio de 3 kiloparsecs. Los científicos creen que esta actividad ha sido causada por interacciones gravitatorias con su vecina NGC 4668 -visible en el extremo inferior izquierdo de la imagen- y una galaxia enana también cercana. Estas interacciones también han sido las causantes de una elevada formación estelar en sus regiones exteriores, provocando que la galaxia se encuentre envuelta por una gran nube de hidrógeno neutro que ocupa un área bastante mayor que la parte de la galaxia visible en el óptico. Dicho brote estelar también es el causante de que la expulsión de gas hacia el halo galáctivo genere un potente superviento.


 Con el nombre temporal ASASSN-14lp, esta supernova de tipo Ia fue localizada dentro del "Proyecto Assassin", abreviatura de Automated Sky Survey Supernovas (ASAS-SN) el 9 de diciembre. Las supernovas de tipo Ia tienen lugar cuando una enana blanca, el "cadáver" de una estrella similar al Sol, absorbe material de una estrella compañera y alcanza una masa crítica, equivalente a 1,4 masas solares, lo que desencadena una explosión cuya luminosidad será, dado su origen, similar en casi todos los casos. Esta uniformidad convirtió a las supernovas de tipo Ia en los objetos idóneos para medir distancias en el universo.

A continuación tenéis dos mapas elaborados con Stellarium para localizar la galaxia NGC 4666, situada dentro del recuadro azul.





Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada