domingo, 11 de enero de 2015

El cometa que pudo destruir la Tierra

En 1883, los días 12 y 13 de agosto, un astrónomo del pequeño observatorio de Zacatecas, en México, hizo una observación extraordinaria. José Bonilla observó unos 450 objetos, cada uno de ellos rodeado por una especie de niebla, cruzando por delante de la cara del Sol.

Bonilla publicó su observación en la revista francesa L'Astronomie en 1886. Incapaz de explicar el fenómeno, el editor de la revista sugirió que su origen podría heber sido una bandada de pájaros y polvo que pasó por delante del telescopio del observatorio.

Pero ahora, Héctor Manterola, de la Universidad Nacional Autónoma de México, en Ciudad de México, y un par de colegas, dan una interpretación diferente. Estos científicos creen que Bonilla observó los fragmentos de un cometa que se fracturó hacía poco tiempo. Por ello,  los pedazos observados por Bonilla estaban rodeados de una "neblina", y estaban tan juntos.

Pero hay más datos que Manterola y sus colegas han deducido. Señalan que nadie más observó el fenómeno aunque a pocos cientos de kilómetros de distancia hubiera otro observatorio. Hay que tener en cuenta que México está en la misma latitud que el Sahara, el norte de India y el sudeste de Asia, por lo que no es difícil que en estas regiones nadie se percatara del fenómeno. Así, calculando el paralaje, Manterola sugiere que los fragmentos se situaron entre los 600 y 8.000 kilómetros de distancia de la Tierra. Es decir, rozando nuestro planeta. Además, los tamaños de los fragmentos oscilarían en tormo a los 50-800 metros de diámetro, por lo que el cometa originario tendría una masa de mil millones de toneladas o más, acercándose al tamaño del cometa Halley.


Los astrónomos ya han visto anteriormente fragmentos de cometas como los que describió Bonilla. La imagen que ilustra esta noticia pertenece al cometa Schwassmann-Wachmann 3, que tras romperse regresó al Sistema Solar interior en 2006. No hay ninguna razón por la cual dichos fragmentos no puedan pasar cerca de la Tierra. El enigma es por qué nadie más vio esos fragmentos. Sin embargo Manterola y sus colegas sugieren que los fragmentos podrían tener su origen en el cometa Pons-Brooks visto ese mismo año por astrónomos estadounidenses.

Bonilla observó estos fragmentos durante cerca de tres horas y media en dos días. Esto implica un promedio de 131 objetos por hora y un total de 3.275 objetos en el tiempo entre las observaciones.
Cada fragmento fue al menos tan grande como el que se cree que impactó en Tunguska, así que si hubiera chocado contra la Tierra habríamos tenido 3.275 eventos de Tunguska en dos días, probablemente un evento de extinción.

2 comentarios:

  1. Quisiera saber qué sintió el astrónomo José Bonilla ante la respuesta de la revista francesa. Él, que acudiría a una revista científica acreditada de la época en busca de una explicación coherente, recibe esta patochada de los pájaros por parte de un editor que no había realizado observación alguna del fenómeno, tuvo que sentirse "ninguneado" como poco.
    A veces las altas instancias de la comunidad científica sufren de un "pragmatismo miope" que les lleva a desacreditar a los que aventuran alguna posible explicación ante un nuevo fenómeno inexplicable en esa época.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfred Wegener, por ejemplo, y muchos otros científicos han visto como su trabajo no era reconocido. Pero eso no los hizo ceder ante las críticas de sus colegas y siguieron trabajando en sus ideas. Por eso la ciencia avanza, por las grandes ideas de los grandes científicos.

      Un saludo!

      Eliminar