martes, 31 de marzo de 2015

¿Está siendo Mercurio "pintado" por los cometas?

NASA
Un equipo de científicos han presentado una nueva idea que podría explicar la superficie oscura, apenas reflexiva, del planeta Mercurio. En un artículo publicado en la revista Nature Geoscience, los investigadores sugieren que el polvo oscuro procedente de los cometas que pasan cera del planeta han ido "pintando" lentamente su superficie a lo largo de millones de años.

 Su superficie oscura ha sido durante mucho tiempo un misterio para los científicos. En promedio, Mercurio es mucho más oscuro que cuerpos similares a él sin atmósfera, como nuestra Luna.

 Los científicos ya sabían que los cuerpos celestes carentes de atmósferas presentan tonalidades más oscuras debidas a los impactos de micrometeoritos y el bombardeo del viento solar. Pero los datos espectrales de Mercurio sugieren que estos dos procesos no podían explicar por sí solos su aspecto.


"Hace tiempo se planteó la hipótesis de que existe un agente misterioso que provoca un oscurecimiento de Mercurio y que contribuye a su baja reflectancia", comentó Megan Bruck Syal, investigador postdoctoral en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore. "Pero hasta ahora no se había tenido en cuenta la gran cantidad de material cometario que se ha vertido sobre Mercurio".

 Cuando los cometas se acercan al Sol, a menudo comienzan a resquebrajarse, por lo que Mercurio se ha visto expuesto a este tipo de partículas durante muchísimos millones de años. Empleando un modelo que estima el flujo de micrometeoritos y la frecuencia de impacto contra la superficie del planeta, los científicos han calculado la cantidad de carbono que se habría podido depositar sobre la superficie de Mercurio, y cuánto habría sido arrojado de vuelta al espacio. Sus cálculos sugieren que después de millones de años de bombardeos, la superficie del planeta debe poseer entre un 3 y un 6 por ciento de carbono.

 Peter Schultz, profesor emérito de Ciencias Geológicas en Brown y coautor de la nueva investigación comenta cómo hicieron colisionar proyectiles de carbono sobre un material que imita al basalto lunar, la roca que compone las manchas oscuras de la cara visible de la Luna, para ver si este se oscurecía más. Los resultado arrojaron que las partículas de carbono eran arraigadas profundamente en el material fundido tras el impacto. Comprobaron que este proceso reducía la cantidad de luz reflejada por el material diana al menos un cinco por ciento, es decir, aproximadamente, la misma proporción detectada en las partes más oscuras de Mercurio.

"Creemos que este es un escenario que debe tenerse en cuenta", dijo Schultz. "Parece que Mercurio es un planeta pintado por los cometas".




Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada