jueves, 5 de marzo de 2015

Localizado un planeta "criado" por cuatro estrellas madre

Crédito: Karen Teramura, UH IfA
Todos los planetas de nuestro Sistema Solar, incluida la Tierra, orbitan en torno a una sola estrella, el Sol. Pero si nos fijamos en los mundos que estamos encontrando más allá de nuestras fronteras, nos daremos cuenta de que muchos de estos exoplanetas nacen en familias estelares numerosa, de dos estrellas o más. Esta peculiaridad representa todo un desafío para la dinámica de estos mundos que se ven sometidos a fuerzas que pueden llegar a destruirlos. Por ello, los científicos quieren saber más acerca de estos sistemas complejos.

Para aprender más sobre la influencia que representa la presencia de más de una estrella en un sistema planetario, los astrónomos han estudiado dos ejemplos: un planeta que tiene tres estrellas madre, y otro con cuatro.

Los descubrimientos se hicieron utilizando los instrumentos instalados en el Observatorio Palomar en San Diego, y el PALM, desarrollado por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA  y el Caltech.

Esta es la segunda vez que se ha identificado un planeta en un sistema estelar cuadruple. El primer planeta con cuatro estrellas, KIC 4862625, fue descubierto en 2013 gracias a los datos aportados por el telescopio espacial Kepler.


El último descubrimiento sugiere que los planetas en sistemas estelares cuádruples podrían ser menos raros de lo que se pensaba. De hecho, investigaciones recientes han demostrado que este tipo de sistemas estelares, generalmente, consisten en dos pares de estrellas gemelas dando vueltas entre sí lentamente a grandes distancias.

 "Alrededor de un cuatro por ciento de las estrellas de tipo solar se encuentran alrededor de sistemas cuadruples", dijo el co-autor Andrei Tokovinin, del Observatorio Interamericano de Cerro Tololo en Chile.

 El sistema planetario de cuatro estrellas recién descubierto, llamado 30 Ari, se encuentra 136 años luz de distancia en la constelación de Aries. El planeta gaseoso del sistema es enorme. Posee 10 veces la masa de Júpiter y orbita a su estrella primaria cada 335 días. La estrella principal posee otro astro relativamente cercano, alrededor del cual no orbita el planeta. Esta pareja estelar, a su vez, es orbitada por otro par de estrellas que se encuentran a 1,670 unidades astronómicas de distancia (una unidad astronómica es la distancia entre la Tierra y el Sol). Los astrónomos creen poco probable que este planeta, o una luna que pueda orbitarlo, sean capaces de albergar vida.

Crédito: NASA/JPL-Caltech
 Si fuera posible contemplar el cielo desde este mundo, las cuatro estrellas madre se verían como un pequeño sol y dos estrellas muy brillantes que serían visibles a la luz del día. Con un pequeño telescopio, el pequeño sol se mostraría como un sistema binario, o dos estrellas orbitando entre sí.

 En los últimos años se han localizado docenas de planetas con dos o tres estrellas, incluyendo aquellos que nos recuerdan a Tatooine, con puestas de Sol como las que vemos en Star Wars. Encontrar planetas en sistemas estelares múltiples ya no es extraño. Además hay que tener en cuenta que las estrellas binarias son más comunes en nuestra galaxia que las solitarias como nuestro Sol.

"Los sistemas estelares poseen una gran variedad: una sola estrella, estrellas binarias, sistemas triples, incluso sistemas de cinco y seis estrellas", dijo Lewis Roberts, del JPL, autor principal de los nuevos hallazgos que aparecen en la revista Astronomical Journal.

Roberts y sus colegas buscan entender los efectos que tienen sobre los planetas formarse en regiones que se encuentran bajo los efectos de varias estrellas. La evidencia sugiere que las estrellas pueden influir en el destino de los jóvenes mundos variando sus órbitas o masas. Por ejemplo, los planetas tipo Júpiter caliente orbitan muy cerca de la estrella primaria, tal vez, debido a un "empujón" gravitatorio provocado por una estrella compañera.

En este nuevo estudio, no sólo se analizó el sistema de cuatro estrellas 30 Ari, sino que también se estudió al sistema de tres estrellas HD 2638. En este sistema, un planeta tipo Júpiter caliente orbita a la estrella principal cada 3 días. Esta estrella posee otra compañera orbitando a unos 0,7 años luz de distancia, o 44.000 unidades astronómicas. Para ser un sistema estelar, esta distancia es muy grande. Pero en esta familia, recientemente, se ha descubierto otro astro que orbita a 28 unidades astronómicas de la estrella principal. Y esta estrella sí que podría haber ejercido cierta influencia sobre el planeta y su órbita.


"Este resultado refuerza la conexión entre los sistemas estelares múltiples y los planetas masivos", dijo Roberts.

En el caso de 30 Ari, la cuarta estrella se encuentra a unas 23 unidades astronómicas del planeta. Sin embargo, en este sistema, parece que este astro no ha afectado a la órbita del planeta. La razón exacta de esta diferencia entre estas dos familias se desconoce. Por ello, los científicos están planificando más observaciones para comprender la complicada dinámica estelar de estos sistemas múltiples.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada