viernes, 21 de agosto de 2015

El jet del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko

Crédito: ESA/Rosetta/MPS

La misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha acompañado al cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko durante su reciente paso por el perihelio (el punto orbital más cercano al Sol). Ha sido testigo del incremento de la actividad en el cometa. El pasado 29 de julio, mientras la nave orbitaba a 186 kilómetros del cometa, observó un potente jet. Los primeros resultados obtenidos por diferentes instrumentos de Rosetta, incluyendo el Double Focusing Mass Spectrometer (DFMS), que usa electrónica desarrollada por la NASA. El DFMS es parte del espectrómetro del instrumento Ion and Neutral Analysis (ROSINA) a bordo de Rosetta.

Cuando el jet fue emitido, el espectrómetro registró importantes cambios en la composición de los gases emitidos comparados con los medidos dos días antes. Como resultado del jet, la cantidad de dióxido de carbono se incrementó en un factor de dos, el metano por cuatro y el ácido sulfhídrico por siete, mientras que el agua se mantuvo constante.

Para Kathrin Altwegg, de la Universidad de Berna (Suiza) e investigadora principal del instrumento ROSINA, "A primera vista nuestras medidas tras la emisión del jet son fascinantes. También detectamos algunas trazas de material orgánico pesado que podrían estar con el polvo eyectado. Pero aunque sea tentador pensar que hemos detectado material que podría tener su origen debajo de la superficie del cometa, es muy pronto para decirlo con certeza".

Una secuencia de imágenes tomadas por la cámara OSIRIS de Rosetta muestra el jet emergiendo del cometa. El jet, el más brillante observado hasta la fecha, fue fotografiado por primera vez el 29 de julio a las 13:24 horas TU, pero no aparece en otra fotografía tomada 18 minutos más tarde. El equipo de científicos de la cámara OSIRIS estima que el material del jet viajó al menos a una velocidad de 10 metros por segundo.

Una composición de las tres imágenes tomadas por la cámara OSIRIS de Rosetta está disponible en: http://rosetta.jpl.nasa.gov

El jueves 13 de agosto, el cometa y Rosetta pasaron a 186 millones de kilómetros del Sol, el punto más cercano de la órbita de 6,5 al Sol. Estos pasados meses, la creciente energía recibida del Sol ha estado calentando los hielos congelados del cometa y convirtiéndolos en gas, los cuales están siendo emitidos al espacio. 

Los cometas son cápsulas del tiempo conteniendo materiales primitivos, restos de la época en la cual el Sol y los planetas se formaron. Philae obtuvo las primeras imágenes tomadas desde la superficie de un cometa y aportará un análisis de la posible composición primordial del cuerpo. Rosetta es la primera nave ser testigo a una distancia cercana de los cambios en un cometa a medida que se aproxima al perihelio. Las observaciones están ayudando a los científicos a comprender mejor el origen y evolución de nuestro Sistema Solar y el rol que juegan los cometas en la existencia de agua en la Tierra, y quizás incluso en la vida.


Fuente de la noticia: NASA

1 comentario:

  1. wooo existirá la posibilidad de que se encuentren aminoácidos en un cometa

    ResponderEliminar