jueves, 17 de septiembre de 2015

El tumultuoso corazón de nuestra Galaxia

Crédito: ESA

Esta nueva imagen del observatorio de rayos-X XMM-Newton (ESA) de remanentes de estrellas muertas y su posible acción en el gas circundantes revela algunos de los más intensos procesos que tienen lugar en el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Las brillantes fuentes puntuales que aparecen a lo largo de la imagen marcan sistemas estelares binarios en la cuales una de sus estrellas ha alcanzado el final de su vida, evolucionando hacia un objeto denso y compacto -una estrella de neutrones o un agujero negro-. Debido a sus altas densidades, estos remanentes compactos devoran la masa de su estrella compañera, calentando el material y haciendo que brillen de manera notable en rayos-X.

La región central de nuestra galaxia también contiene estrellas jóvenes y cúmulos estelares, y algunos de ellos son visibles como fuentes blancas o rojas esparcidas a lo largo de la imagen, que cubre mil años luz.

La mayoría de los eventos están ocurriendo en el centro, donde nubes difusas de gas están siento traspasadas por potentes vientos creados en estrellas jóvenes y en supernovas, la explosiva muerte de las estrellas masivas.

El agujero negro supermasivo existente en el centro de la Galaxia es también responsable de algunos de estos eventos. Conocido como Sagittarius A*, este agujero negro tiene una masa millones de veces la del Sol, y está situado en la a la derecha del centro de la imagen.

Crédito: ESA

Mientras los agujeros negros por si mismos no emiten luz, su intenso tirón gravitacional desgarra el material que le rodea, el cual durante el proceso emite luz en muchas longitudes de onda y notablemente en rayos-X. Además, dos lóbulos de gas caliente pueden ser observados extendiéndose por encima y debajo del agujero negro.

Los astrónomos creen que estos lóbulos son causados directamente por el agujero negro, el cual expulsa parte del material que fluye hacia él, o por un efecto acumulativo de numerosos vientos estelares y explosiones supernova que ocurren en un ambiente tan denso.

Esta imagen nos muestra una vista sin precedentes del energético núcleo de la Vía Láctea, y que se usa en un nuevo estudio que recoge todas las observaciones realizadas con XMM-Newton de la región, añadiendo un mes y medio de estudio en total.

La gran estructura elíptica debajo a la derecha de Sagittarius A* es una enorme burbuja de gas caliente, probablemente alimentada por los remanentes de varias supernovas en su centro. Mientras esta estructura ya era conocida por los astrónomos, este estudio confirma por primera vez que consiste en una única y enorme burbuja, en lugar de una superposición de varios remanentes de supernovas a lo largo de nuestra línea de visión.

Otra gran bolsa de gas caliente, denominada como la 'Arc Bubble' (Burbuja Arco) debido a su forma, puede ser vista cerca del centro de la imagen, a la izquierda del agujero negro supermasivo. Está expandiéndose por potentes vientos estelares causados por las estrellas de un cúmulo estelar cercano, a la vez que por supernovas; el remanente de una de estas explosiones fue detectado en el núcleo de la burbuja.

El magnífico conjunto de datos recogidos en este estudio incluyen observaciones que se extienden en el rango completo de energías en rayos-X cubierto por XMM-Newton; incluyendo algunas energías correspondientes a luz emitida por elementos pesados silicio, azufre y argón, los cuales son creados principalmente por explosiones supernova. Combinando esta información adicional presente en el estudio, los astrónomos han obtenido otra vista del centro galáctico, la cual revela unos hermosos lóbulos y burbujas descritos anteriormente.

Además, esta vista alternativa muestra también la emisión de plasma templado en las partes superiores e inferiores de la imagen. Este plasma puede ser un efecto macroscópico colectivo fluyendo hacia fuera de la zona de formación estelar.

Otro de las posibles explicaciones de tal emisión la vincula con el pasado turbulento del ahora no tan activo agujero negro supermasivo. Los astrónomos creen que en los comienzos de nuestra galaxia, Sagittarius A* acretaba y emitía masa a un ritmo mucho mayor, como los agujeros negros encontrados en el centro de muchas galaxias, y estas nubes difusas de plasma templado podría ser el legado de su actividad pasada.


Fuente de la noticia: ESA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada