viernes, 11 de septiembre de 2015

Pruebas de los segmentos del espejo del James Webb Space Telescope

Crédito: ESA

La galaxia de Andrómeda es uno de los objetos más distantes que podemos ver a simple vista en el firmamento nocturno. La luz que vemos actualmente partió de allí hace 2,5 millones de años. Mientras esto puede parecer mucho, en la práctica, la galaxia de Andrómeda se encuentra en nuestro vecindario, dado que es uno de los objetos galácticos más cercanos.

Para observar más allá y a la vez, más atrás en el tiempo, necesitamos potentes telescopios, como el James Webb Space Telescope (JWST), el cual será capaz de observar 13.500 millones de años atrás para ver la luz de las primeras estrellas y galaxias formándose en el Universo temprano.

Cuando la luz emitida por estas estrellas y galaxias nos llega ha sido desplazada a la parte infrarroja del espectro. Con JWST, esta luz podrá ser capturada con un gran espejo de 6,5 metros de diámetro y dirigida a cuatro instrumentos infrarrojos muy sensibles. El telescopio y estos instrumentos estarán permanentemente a la sombra de un enorme parasol y mantenidos a temperaturas de -233 ºC o menos.

Estos atributos combinados, gran espejo y temperaturas bajas, son cruciales para las medidas en el infrarrojo de estrellas y galaxias muy distantes. Sin embargo, si hubiese sido construido en una única pieza, semejante espejo -el necesitado por los científicos- podría ser demasiado pesado para lanzarlo y podría no entrar dentro del cohete que enviará al espacio el JWST (el Ariane 5 ECA tiene un diámetro de 5 metros en su zona de carga).

Para resolver este problema, los ingenieros han diseñado un espejo compuesto de 18 segmentos hexagonales construidos de berilio, un metal duro pero ligero. Cada segmento se recubrirá con una fina capa de oro, el cual es un material excelente para reflejar la luz infrarroja, y estará protegido por una fina capa de cristal. La cantidad de oro necesario para todos los segmentos del JWST es equivalente en tamaño a una pelota de golf.

En la imagen se puede ver segmentos del espejo inspeccionados por un ingeniero óptico: un segmento con capa de oro ya aplicada, el otro sin ella.

Los segmentos son montados dentro de una carcasa negra. Esta estructura tiene dos alas que permiten ser plegadas para poder situarse dentro de la zona de carga del cohete. Una vez que esté en el espacio, el JWST será desplegado. En ese momento pasará a ser el mayor telescopio astronómico jamás puesto en el espacio.

El JWST es una colaboración internacional entre ESA, NASA y la Agencia Espacial de Canadá (CSA)


Fuente de la noticia: ESA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada