sábado, 31 de octubre de 2015

CONSTELACIONES EN NOVIEMBRE


Con el cambio del horario de verano al de invierno y con los ocasos adelantados, los anocheceres se han alargado, y mediado el otoño ya advertimos cómo el círculo máximo de la eclíptica se alza y muestra sus constelaciones cada vez a mayor altura según pasan los días, lo que también advertimos cada noche cuando van pasando las horas y se adentra la madrugada.

Tras el crepúsculo podemos ver culminando en la eclíptica la constelación de ACUARIO, en la que, aunque no brillan mucho, destacamos Sadalmelik (Alpha Aqr) y Sadalsuud (Beta Aqr), y debajo de ella nos llamará la atención la brillante Fomalhaut (Alpha PsA), en el PEZ AUSTRAL. Una hora después tendremos que agudizar la vista para ver las tenues estrellas de la constelación de PISCIS. También tras el crepúsculo podemos ver culminando a gran altura la constelación de PEGASO


Siguiendo en la Eclíptica, en el cuadrante SO, al final del crepúsculo vemos a baja altura la constelación de CAPRICORNIO, y por encima, las pequeñas constelaciones de ZORRILLA, FLECHA, DELFÍN y CABALLITO, junto con las estrellas del conocido asterismo del "Triángulo de Verano" que conforme avance el anochecer irán declinando hasta desaparecer totalmente de madrugada; primero Altair (Alpha Aql) por el Oeste, luego Vega (Alpha Lyr) y finalmente Deneb (Alpha Cyg) por el NO. Es cerca de la medianoche cuando los "peces atados por las colas con un sedal" terminan de culminar.

En el cuadrante SE, por la eclíptica, además de Los Peces terminando de culminar, vemos a ARIES comenzando a hacerlo, aunque ya casi de madrugada. Debajo nos llaman la atención Menkar (Alpha Cet) y Diphda (Beta Cet) estrellas de la gran constelación de BALLENA Cetus. Y a su izquierda la constelación de ERIDANO que lleva el nombre del mitológico, largo y “misterioso” río del sur que vemos nacer a los pies de ORIÓN, en Cursa (Beta Eri) pero que, por nuestra septentrional latitud, no vemos dónde desemboca tras desaparecer debajo de nuestros horizontes meridionales. También vemos alzándose al Cazador junto con la LIEBRE. Y un poco antes de medianoche, vemos a asomar a Proción (Alpha CMi) principal del CAN MENOR y poco después a Sirio (Alpha CMa), del CAN MAYOR
A la vez, por el Este, podemos ver en la eclíptica a Aldebarán (Alpha Tau) la estrella principal de TAURO, junto con Las Pléyades; y saliendo por el NE a Cástor (Alpha Gem) y Pólux (Beta Gem) Los Gemelos y destacando sobre ellos a la brillante Capella (Alpha Aur) la estrella principal de AURIGA.

Cerca del cénit, tras el crepúsculo, vemos culminando la discreta y leve constelación de LAGARTO, y antes de medianoche le seguirá ANDRÓMEDA, con Alpheratz (Alpha And) su estrella principal; un buen momento para localizar con prismáticos y observar con telescopios a la Galaxia de Andrómeda, M31.

Mirando al norte, durante el crepúsculo náutico, cuando vemos brillar a Polaris (Alpha UMi), en la OSA MENOR, advertimos a la izquierda su pequeño asterismo del trapecio, que a lo largo del anochecer desciende por el N-NO en su rotación hasta cruzar el meridiano inferior cerca de la medianoche.  También en el cuadrante NO localizamos descendiendo al DRAGÓN, cuya cabeza va acercándose al horizonte. Tras el crepúsculo vemos en la parte superior de la circumpolar a CEFEO y también a CASIOPEA, mientras que simultáneamente, por la parte opuesta, rozando el horizonte vemos a la OSA MAYOR cruzando el meridiano inferior y comenzando a levantarse al llegar la medianoche; también tras el crepúsculo, a media altura, en el cuadrante NE vemos la tenue JIRAFA Camelopardalis, que cerca de la medianoche comenzará a culminar. También por el cuadrante NE vemos alzándose la brillante Capella, (Alpha Aur) la estrella principal de COCHERO Auriga, y por encima, persiguiendo a ANDRÓMEDA, vemos a PERSEO

El Sol comienza octubre entrando en la constelación de LIBRA y pasa a ESCORPIÓN el día 25, aunque según el zodíaco ya se halla en el signo de Escorpio y entra en el signo de Sagitario el día 22.


En noviembre tenemos tres lluvias de meteoros destacables, la de las Táuridas, cuyo periodo de visibilidad va del 20 de octubre al 25 de noviembre, siendo su máximo el día 4; Las Androméidas, cuyo periodo de visibilidad va del 25 de septiembre al 16 de diciembre, siendo su máximo el día 14; y las Leónidas, las más interesantes, cuyo periodo de visibilidad va del 14 al 20 de noviembre, siendo su máximo el día 17.

2 comentarios:

  1. Que buena informacion, aunque soy nuevo en esto me llama la atención y quisiera continuar esta informacion, gracias por su esfuerzo, hemos de seguirle.

    ResponderEliminar
  2. Transmitiré tu agradecimiento a los miembros de Izarbe, agrupación astronómica que colabora con estos contenidos.

    Un saludo!

    ResponderEliminar