jueves, 8 de octubre de 2015

Curiosity confirma la existencia de lagos en Marte en el pasado

 Esta visión de la formación "Kimberley", capturada por Curiosity muestra los estratos presentes en la base del monte Sharp. Gracias a imágenes como estas, los científicos saben que existían flujos de agua en la cuenta antes de la existencia de la montaña. Créditos: NASA / JPL-Caltech / MSSS

 Un nuevo estudio presentado por el equipo de científicos de Curiosity, ha confirmado que Marte, hace miles de millones de años, fue capaz de almacenar agua durante grandes periodos de tiempo en los lagos.

Utilizando datos del rover Curiosity, el equipo ha determinado que, hace mucho tiempo, el agua depositó sedimentos en el cráter Gale, donde el rover aterrizó hace más de tres años. Los sedimentos depositados como finas capas, forman la base del Monte Sharp, la montaña situada dentro de cráter.

" Los datos aportados por el rover sugieren que una serie de corriente duraderas existieron en algún momento entre hace 3,8 y 3,3 mil millones de años, que generaron la entrega paulatina de sedimentos que constituyeron las capas inferiores del monte Sharp", dijo Ashwin Vasavada, del Mars Science Laboratory.

Los hallazgos se basan en trabajos anteriores que sugerían que había antiguos lagos en Marte, además de la idea de un planeta rojo húmedo, tanto en el pasado como en el presente.

"Todo lo que sabemos sobre el agua de Marte está siendo continuamente puesto a prueba", comentó Michael Meyer, científico jefe del Programa de Exploración de Marte de la NASA en la sede de la NASA en Washington. "Está claro que el Marte de hace miles de millones de años se asemejaba mucho más a la Tierra que el actual. Nuestro reto es encontrar por qué era Marte tan húmedo y qué paso con todo ese agua".

Antes de que Curiosity aterrizara en Marte en 2012, los científicos  ya propusieron que el cráter Gale había sido rellenado con capas de sedimentos. Algunas de las hipótesis propuestas era que el propio viento podría haber depositado estos sedimentos "en seco". Pero otras teorías trabajaban en la idea de que estos depósitos fueron arrastrados por el agua.

Secretos de 'Hidden Valley' en Marte: Una imagen tomada en el sitio "Hidden Valley", en ruta hacia el Monte Sharp, por el rover Curiosity de la NASA. Una variedad de estratos indican un depósito en el lecho del lago, con depósitos relacionados con la corriente cercanas. Créditos: NASA / JPL-Caltech / MSSS
 Los últimos datos de Curiosity avalan esta segunda propuesta de un escenario húmedo para las partes inferiores del Monte Sharp. Los nuevos análisis indican que el llenado de al menos las capas inferiores de la montaña se produjeron principalmente por ríos y lagos antiguos en un periodo de al menos 500 millones de años.

"Durante su travesía a través del cráter Gale, nos hemos fijado en patrones geológicos que evidencias antiguos flujos de movimiento rápido, así como lugares en los que el agua parecía estar más estancada", dijo Vasavada. "Las predicciones indicaban que deberíamos empezar a ver rocas de grano fino depositadas cerca del Monte Sharp. Ahora que hemos llegado, estamos observando lutitas finamente laminadas en abundancia que se asemejan a depósitos lacustres".

Los depósitos lacustres, en general, son sedimentos de grano fino, predominando los limos y las arcillas. El contenido de materia orgánica puede ser muy alto, sobre todo en zonas pantanosas. Frecuentemente presentan estructuras laminadas en niveles muy finos. En condiciones de agua salada se forman precipitados de sales.

Curiosity ha encontrado evidencias de que el agua de los lagos se mantuvo durante grandes periodos de tiempo, sufriendo procesos de expansión y contracción en varias ocasiones. Con el tiempo, los sedimentos se depositaron formando la parte inferior de la montaña.

"Paradojicamente, donde hoy hay una montaña, hubo una vez una cuenca que a veces se llenaba de agua", dijo John Grotzinger, ex científico del proyecto Mars Science Laboratory en el Instituto de Tecnología de California en Pasadena, y autor principal del nuevo estudio. "Vemos evidencias de sedimentos que han alcanzado los 75 metros de espesor, y creemos que la deposición sedimentaria transportada por agua podría haber alcanzado al menos de 150 a 200 metros sobre el suelo del cráter".

 Además, el espesor total de depósitos sedimentarios en el cráter Gale indican que la interacción con el agua podría extenderse aún más alto, tal vez hasta una media de 800 metros por encima del suelo del cráter.

Por encima de los 800 metros, el Monte Sharp no muestra evidencias de estratos hidratados, por lo que tal vez este segmento posterior de la historia del cráter pudo haber sido dominado por los depósitos en seco impulsados por el viento.

Para que exista la cantidad suficiente de agua en la superficie de Marte capaz de transportar todos estos sedimentos, en el pasado, el planeta tendría que haber contado con una atmósfera más densa y un clima más cálido. Una parte de este agua podría deberse a las nevadas y lluvias que se producían en tierras más altas. Los científicos siguen investigando gracias a los datos aportados por Curiosity.




Más información: NASA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada