domingo, 18 de octubre de 2015

Erupciones de una estrella recién nacida

Crédito: ESO/M. McCaughrean

Un par de jets sobresalen hacia el exterior en una simetría casi perfecta en esta imagen del objeto Herbig-Haro (HH) 212, tomada con la Infrared Spectrometer And Array Camera (ISAAC).

El objeto se encuentra en la constelación de Orión (el Cazador) en una densa región de formación estelar, no lejos de la famosa Nebulosa Cabeza de Caballo. En regiones como esta, nubes de polvo y gas colapsan bajo la fuerza de la gravedad, girando cada vez más rápido y convirtiendose más y más caliente, hasta que una joven estrella nace en el centro de la nube. Cualquier material sobrante que gire alrededor de la protoestrella recién nacida se une para formar un disco de acreción que, bajo las circunstancias adecuadas, con el tiempo evolucionará para formar el material necesario para la creación de planetas, asteroides y cometas.

Aunque este proceso todavía no se entiende completamente, es común que una protoestrella y su disco de acreción, sean la causa de los jets presentes en esta imagen. La estrella del centro de HH 212 es de hecho una estrella muy joven, de tan sólo unos pocos miles de años de edad. Sus jets son notablemente simétricos, con varios nudos que aparecen a intervalos relativamente regulares. Este patrón sugiere que los pulsos varían con bastante regularidad y en un corto plazo de tiempo -tal vez incluso tan corto como 30 años-. Más lejos del centro, grandes ondas de choque provocadas por el gas eyectado al chocar con el polvo y el gas a velocidades de varios cientos de kilómetros por segundo, se extienden hacia el espacio interestelar.


Fuente de la noticia: ESO


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada