jueves, 12 de noviembre de 2015

67P/Churyumov-Gerasimenko un año después del "acometizaje" de Philae

Crédito: ESA / Rosetta / MPS para OSIRIS equipo MPS / UPD / LAM / IAA / SSO / INTA / UPM / DASP / AIF
 Hace un año se sabía poco de Agilkia, la zona elegida como lugar de aterrizaje de Philae. Un año después, esto ha cambiado gracias a las mediciones in situ que han contribuido a la elaboración de una imagen de esta zona emblemática del cometa.

Rosetta está aportando una información sin precedentes sobre el cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko. En la imagen se ha señalado con un círculo el área en la que Philae aterrizó por primera vez el 12 de noviembre de 2014. Y la línea de puntos marca el ecuador del cometa. La gran depresión es la región Hatmehit. Esta imagen es una composición de cinco fotogramas capturados por la cámara OSIRIS Narrow Angle entre el 14 y el 15 de septiembre de 2014.

 Agilkia fue el nombre elegido para este área de un kilómetro cuadrado destinado a ser el lugar de aterrizaje de Philae, dentro de una región llamada Ma'at. Pero el aterrizador tuvo problemas para "agarrarse" a la superficie y rebotó posándose finalmente en la región Abydos, que se encuentra al otro lado de la región Hatmehit, cerca de la frontera con Bastet. Las regiones del cometa son nombradas en función de sus diferencias geomorfológicas con nombres de antiguas deidades egipcias.



A partir de las imágenes de OSIRIS, vemos que Ma'at, y la región vecina Nut, están cubiertas principalmente por suaves depósitos de material compuestos por grano fino. El tamaño de estos granos es del orden de unos pocos centímetros. Aunque se desconoce la profundidad que alcanza esta capa, se cree que probablemente podría variar su grosor a través del cometa. Las observaciones de un cráter de impacto en la región de Ash sugieren que la profundidad podría alcanzar varios metros, mientras que en otros lugares hay evidencias de que la capa es más delgada.

Esta capa puede ser el resultado de la actividad del cometa, creándose cuando el polvo es expulsado de la superficie. Como dicho polvo posee muy poca velocidad no puede escapar del cometa, volviendo a caer sobre el mismo. Hay una serie de dunas longitudinales visibles en la zona de Agilkia que parecen indicar la trayectoria de deriva de este polvo. Esto es inusual en los cometas y podría deberse a que existe una dirección predominante en los vientos generados por la actividad del cuerpo helado.

El área de Agilkia también posee algunos pozos, más pequeños que otros observados en la superficie del cometa. Su origen puede deberse a colapsos que generan sumideros de los que después salen chorros de material que rocían el cometa. Una sugerencia es que las fosas más pequeñas están relacionadas con el hielo. Se han visto varios puntos brillantes en las polvorientas llanuras lisas a través de las zonas C-G de 67P. La interpretación de estas formaciones es que están formadas por hielo que se sublima cuando el cometa se acerca al Sol, expulsando las partículas finas de polvo y excavando las fosas.

Mapa geomorfológico de la zona conocida como Agilkia. Las principales unidades geológicas han sido identificados sobre la base de su forma y estructura. Crédito:. Imagen cortesía de F. La Forgia et al, 2015

También hay afloramientos generalizados, como colinas con una fuerte pendiente en un lado y una pendiente poco profunda en el otro, terrazas y paredes empinadas, rocas esparcidas por la superficie. Philae aterrizó en un lugar interesante.

Se cree que Philae se encuentra descansado en la región de Hatmehit, cerca de la frontera con Bastet, aunque su ubicación exacta sigue siendo un tema a debate. Hatmehit es una depresión circular repleta de cantos rodados de diferentes tamaños y dunas. La naturaleza de esta depresión es aún desconocida, pero los científicos creen que no se trata de un cráter de impacto, sino de una región que se hundió después de que se sublimaran los hielos del subsuelo.

Además de evaluar la geomorfología de Agilkia, los científicos también analizaron sus propiedades fotométricas para medir la cantidad de luz que la superficie refleja en las diferentes longitudes de onda. La respuesta es simple: no mucha. El lugar de aterrizaje muestra una reflectancia promedio de apenas el 0.96% en la banda naranja (649,2 nm; uno de los cinco filtros en la cámara OSIRIS).

Los científicos también han encontrado una marcada similitud entre las unidades geológicas y la reflectancia. En particular, los depósitos lisos tienen una reflectancia más alta que los afloramientos. Estas lecturas son compatibles con la idea de que la superficie de un cometa se compone de material orgánico que muestran sólo pequeñas variaciones locales, no pudiendo ser explicadas solamente por las diferencias de texturas del terreno.

En resumen, estos resultados presentan un cuadro cada vez mayor de las propiedades geológicas y de la composición general del lugar de aterrizaje de Philae. Los científicos siguen trabajando para comprender mejor todos los datos que han recibido de Philae y Rosetta.




Enlace original: ESA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada