jueves, 5 de noviembre de 2015

MAVEN revela la tasa a la que el viento solar arranca la atmósfera marciana

Concepción artística de una tormenta solar golpeando Marte y arrancando iones de la atmósfera superior planetaria. Crédito: NASA/GSFC

La misión Mars Atmosphere and Volatile Evolution (MAVEN) de la NASA ha identificado el proceso que parece jugar un papel clave en la transición del clima marciano de un entorno primitivo templado y húmedo, con capacidad para permitir vida en la superficie, al actual, frío y árido.

Los datos de MAVEN han permitido a los investigadores determinar la tasa a la cual la atmósfera marciana está actualmente perdiendo gas al espacio debido al viento solar. El hallazgo revela que la erosión de la atmósfera de Marte se incrementa notablemente durante las tormentas solares. Los resultados científicos de la misión han sido publicados hoy 5 de noviembre en Science and Geophysical Research Letters.

Según John Grunsfeld, astronauta y administrador asociado de la NASA, "Marte parece haber tenido una gruesa atmosfera lo suficientemente cálida para permitir el agua líquida, ingrediente clave para la vida tal y como la conocemos. Comprender que paso en la atmósfera de Marte nos ayudará en la comprensión de la dinámica y evolución de cualquier atmósfera planetaria. Es importante comprender que causó los cambios a un ambiente del planeta capaz de permitir la existencia de microbios a un ambiente que no lo permite".


Las medidas de MAVEN indican que el viento solar arranca gas a una tasa próxima a 100 gramos cada segundo. Según Bruce Jakosky, investigador principal de la misión MAVEN en la Universidad de Colorado, "Aunque aproximadamente como unas pocas monedas cada día, la perdida a lo largo de tiempo es importante. Hemos visto que la erosión de la atmósfera se incrementa significativamente durante las tormentas solares, por lo que pensamos que la tasa de pérdida fue mayor hace miles de millones de años cuando el Sol era más joven y activo".

Además, una serie de dramáticas tormentas solares golpearon la atmósfera de Marte en marzo de 2015, y MAVEN encontró que la pérdida se aceleró. La combinación de mayores tasas de pérdida y el incremento de tormentas solares en el pasado sugieren que la perdida de atmósfera al espacio fue un proceso importante en el cambio del clima marciano.

El viento solar es un chorro de partículas, principalmente protones y electrones, viajando de la atmósfera solar a velocidades de más de un millón de kilómetros por hora. El campo magnético que porta el viento solar a medida que fluye alrededor de Marte puede generar un campo eléctrico. Este campo eléctrico acelera eléctricamente los átomos de gas cargados en la atmósfera superior de Marte, llamados iones, y los 'dispara' al espacio.

MAVEN ha estado examinando como el viento solar y la luz ultravioleta arranca gas de la atmósfera superior de Marte. Los nuevos resultados indican que la pérdida es experimentada en tres diferentes regiones del planeta rojo: bajo la "cola", donde el viento solar fluye más allá de Marte, sobre los polos marcianos en un "pluma polar", y desde una nube de gas extendida alrededor de Marte. El equipo científico ha determinado que al menos el 75% de los iones que escapan proceden de la región de la cola, y cerca del 25% de la región de la pluma, con una contribución menor de la nube que se extiende alrededor del planeta.

Antiguas regiones de Marte tienen signos de abundante agua -detalles tales como valles creados por ríos y depósitos minerales que únicamente se pueden formar en presencia de agua líquida-. Estos detalles ha llevado a pensar a los científicos que hace miles de millones de años, la atmósfera de Marte fue mucho más densa y cálida, lo suficiente como para formarse ríos, lagos y quizás incluso océanos de agua líquida.

Recientemente, investigadores usando el Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA observaron la aparición estacional de sales hidratadas. Sin embargo la atmósfera marciana es muy fría y delgada para permitir largos periodos de duración de agua en estado líquido en la superficie.

Según Joe Grebowsky, científico del proyecto MAVEN, "El viento solar es un mecanismo importante para la pérdida de atmósfera, y fue lo suficientemente importante dentro del cambio del clima de Marte. MAVEN también está estudiando otros procesos generadores de pérdidas -tales como pérdidas debido a impacto de iones o escape de átomos de hidrógeno- y estos únicamente incrementarán la importancia de la pérdida atmosférica".


Fuente de la noticia: NASA/MAVEN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada