domingo, 29 de noviembre de 2015

Swift descubre su GRB número 1.000

Credito: ESO

El pasado 27 de octubre de 2015, a las 22:40 horas GMT, el satélite Swift (NASA/ASI/UKSA) descubrió su GRB número 1.000 (Gamma-Ray Burst). Este notable evento fue seguidamente observado y caracterizado por los telescopios del ESO situados en el observatorio de la La Silla (Chile), los cuales mostraron que este GRB era un objeto especialmente interesante.

Las erupciones de rayos gamma son intensos flashes de radiación gamma que ocurren aleatoriamente a lo largo del Universo distante. Se cree que podrían estar causados por explosiones estelares extremadamente energéticas y quizás la señal procedente del nacimiento de un nuevo agujero negro.

Swift está dedicado a la búsqueda en el firmamento de estos misteriosos y fascinantes eventos y, después de más de 10 años de vigilancia, el satélite ahora ha descubierto su GRB número 1000. El GRB 151027B ocurrió en 27 de octubre, en la dirección de la constelación de Eridanus.

Los telescopios del ESO tienen una larga y exitosa tradición en la realización de observaciones de eventos GRB, y no han faltado en esta importante ocasión. El instrumento GROND (Gamma-Ray Burst Optical/Near-Infrared Detector) montado en el telescopio MPG/ESO de 2,2 metros en el observatorio de La Silla y el espectrógrafo X-shooter en el VLT (Very Large Telescope) en el observatorio de Paranal, comenzaron sus observaciones tan pronto como el GRB se hizo visible desde Chile (unas cinco horas después de ser detectado por primera vez).

Mediante la división de la débil y rápidamente decreciente luz procedente del GRB el espectrógrafo X-shooter es una de las herramientas más potentes que existen para analizar la naturaleza de estos cuerpos. Más de la mitad de todas las medidas de GRBs lejanos desde que X-shooter comenzó a funcionar han sido realizadas con este instrumento.

Las observaciones del ESO ha revelado que la explosión del GRB 151027B ocurrió cuando el Universo tenía una edad de 1.500 millones de años (cerca de un 10% de su edad actual) y su luz ha viajado durante 12.300 millones de años antes de llegar a la Tierra. Este resultado fue anunciado tres horas después de que los datos fueran tomados y ocho horas después de la primera detección por Swift del GRB. Un análisis más detallado también permitió a los astrónomos el determinar que la galaxia en la que el GRB 151027B ocurrió era inusualmente rica en elementos químicos pesados.

Estas intrigantes conclusiones sobre el GRB 151027B demuestran el éxito de la colaboración entre la misión Swift y los telescopios del ESO, la cual a permitido el seguimiento y observación de cientos de erupciones de rayos gamma. Los instrumentos X-shooter y GROND han estado observando sistemáticamente estos elusivos eventos desde el desierto de Atacama desde 2009 y 2007 respectivamente, aportando importantes datos sobre las explosiones más poderosas del Universo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada