miércoles, 25 de noviembre de 2015

Una extraña estrella en un enjambre de cometas

Concepción artística. Crédito: NASA

Un estrella denominada KIC 8462852 ha sido recientemente protagonista en las noticias por un comportamiento extraño y sin explicación. La misión Kepler de la NASA monitorizó la estrella durante cuatro años, observando dos incidentes inusuales, en 2011 y 2013, cuando el brillo de la estrella caía notablemente y de una forma no vista hasta ahora. Algo había pasado por delante de la estrella y había bloqueado su luz.

Los primeros datos científicos fueron publicados en septiembre, sugiriendo que una familia de cometas podría ser la explicación más probable. Otras fuentes citaron causas tales como fragmentos de planetas y asteroides.

Un nuevo estudio que ha empleado datos del Telescopio Espacial Spitzer de la NASA aporta nuevas pistas en el misterio, encontrando evidencias de un enjambre de cometas en el escenario. El estudio, liderado por Massimo Marengo de la Iowa State University (Ames), ha sido aceptado para su publicación en el Astrophysical Journal Letters.

Una forma de aprender más sobre una estrella es estudiándola en el infrarrojo. Kepler la había observado en luz visible. Si un impacto planetario, o una colisión entre asteroides, estuviese detrás del misterio de KIC 8462852, entonces debería haber un exceso de radiación infrarroja alrededor de la estrella. El polvo debería estar en una temperatura dentro de las longitudes de onda infrarrojas.

Primero, los investigadores intentaron usar los datos de observaciones realizadas en 2010 en infrarrojo por WISE (Wide-Field Infrared Survey Explorer) de la NASA, antes de los extraños eventos observados por Kepler, y antes de que cualquier colisión hubiese podido expulsar el polvo. Además también han empleado observaciones de KIC 8462852 realizas por Spitzer más recientemente, en 2015.

Según Michael Werner, científico del proyecto Spitzer en el Jet Propulsion Laboratory (Pasadena, California) de la NASA e investigador líder de este programa de observación, "Spitzer ha observado todas las estrellas donde Kepler ha localizado planetas, con la esperanza de detectar emisiones infrarrojas procedentes de polvo alrededor de ellas".

Pero, al igual que WISE, Spitzer no ha encontrado ningún exceso significativo en el infrarrojo. Esto hace que las teorías sobre colisiones sean improbables, y apoya la idea de sean los fríos cometas los responsables. Es posible que una familia de cometas esté viajando en una larga y excéntrica órbita alrededor de la estrella. A la cabeza del grupo podría estar un gran cometa, el cual habría bloqueado la luz de la estrella en 2011, tal y como observó Kepler. Posteriormente, en 2013, el resto de la familia de cometas, un grupo fragmentos de diversos tamaños, podría haber pasado por delante de la estrella bloqueando nuevamente su luz.

En la época en la cual Spitzer observó la estrella en 2015, estos cometas podrían estar ya muy alejados de nuestra línea de visión con KIC 8462852, continuando su largo viaje. No habrían dejado ningún indicio en el infrarrojo que pudiese ser detectado.

De acuerdo con Marengo, son necesarias más observaciones para cerrar el misterio de KIC 8462852. "Es una estrella muy extraña. Me recuerda cuando fueron descubiertos los púlsares. Emitían extrañas señales que nadie había visto antes, y el primero en ser descubierto recibió el nombre de LGM-1, abreviatura de 'Little Green Men-1'" [Pequeño Hombrecito Verde-1]. Finalmente se descubrió que las señales de LGM-1 eran un fenómeno natural.

Morango señaló que "no sabemos que es lo que ocurre alrededor de esta estrella pero eso justamente es lo que lo hace tan interesante".


Fuente de la noticia: NASA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada